Close
Radio Radio Radio Radio

Confirman discriminación salarial contra inmigrantes

De acuerdo a los estudios del Observatorio Laboral Ñuble (OLÑ) del Sence UBB , existen en la región 4.165 inmigrantes, más del doble de los 1.661 que había el año 2013, lo que significa que la cifra creció un 150% durante este período.

Este aumento comienza a tener a nivel país un efecto palpable, tanto así que en el último Informe de Política Monetaria que entregó el Banco Central, adelantó el proceso de actualización de estimación de los parámetros estructurales de la economía, frente a la evidencia que el fenómeno de migración que está viviendo Chile ha comenzado a notarse en esta área.

En concreto, el Banco Central estimó que la migración tuvo un efecto sobre el potencial de crecimiento y contribuyó a disminuir la inflación “Efectivamente la migración es, por definición, un aumento en la fuerza de trabajo y eso provoca un efecto de oferta que es conducente a una menor inflación, por vía de una mayor fuerza de trabajo”, explicó Elías Albagli, gerente de la División de Política Monetaria del Banco Central.

El fenómeno en Ñuble

Los analistas del Observatorio Laboral han estudiado este proceso migratorio en la región.

Cristina Martin afirmó que “estudios han demostrado que la burocracia que existe para que todos los inmigrantes puedan validar sus títulos y realmente estar legal dentro de un país, es de más de seis meses, es decir, cuesta mucho”, explicó.“El migrante viene a trabajar a lo que sea,  eso lo hace vulnerable y por eso se habla de discriminación salarial”, apuntando a la valoración del trabajo, “con la misma profesión, con el mismo nivel de estudios”. Manifestó que “esta necesidad imperante de trabajar, hace que este empleador, como en una relación asimétrica, les proponga trabajar por un monto que es más bajo a lo que le pagaría a un chileno”.

De acuerdo a la profesional. “los migrantes,  en general,  no perciben discriminación, por un tema también de desconocimiento del mercado laboral, en términos sociales ellos se sienten muy agradecidos con el hecho de que ya les dieron trabajo y aunque no lo perciben al comienzo, se da”, lamentó.

Su colega del OLÑ Héctor Garrido, argumentó que “los empleadores muchas veces no saben cómo es el trabajador externo, entonces, ante ese riesgo se opta por pagarle menos, todos estos factores desembocan en lo que llamamos discriminación salarial, que vemos hacia los inmigrantes, estas son las razones económicas”, sostuvo.

Por su parte, el director del Departamento de Extranjería e Inmigración de la Gobernación provincial del Diguillín, Carlos Ruiz, afirmó que “alrededor del 40% de los permisos de visación se hacen por la solicitud de la visa sujeta a contrato, cuyo requisito es tener una oferta laboral con indicación de al menos el salario mínimo y una cláusula especial, llamada cláusula de vigencia, que señala que el contrato no surte efecto sino hasta que el extranjero ha regularizado su situación migratoria”, advirtió.

Ruiz confirmó que los inmigrantes,al llegar, trabajan “en las distintas áreas del comercio, en pequeñas y medianas empresas y eso ha sido una ventaja, porque tienen muchos empleados sobrecalificados en muchos casos, que desempeñan actividades menores”, y precisó que “en la medida que van llegando sus documentos debidamente legalizados, van escalando dentro de la sociedad de acuerdo a sus virtudes y habilidades profesionales, por lo que si bien en un primer momento trabajan en actividades menores, conforme pasa el tiempo, estos extranjeros van ascendiendo y obteniendo trabajos acorde con su formación profesional”.

Inserción laboral

Ingrid está trabajando por primera vez, ella es haitiana y se desempeña como empleada de casa particular.“Me vine porque me daba miedo que algo le pasara a mi hija, en mis tiempos mi país era tranquilito, se podía vivir y trabajar, pero después todo se ha hecho pedazos”, explicó, “pero al llegar aquí, primero es el frío muchas veces nos enfermamos y lo primero es querer irse, lo peor es que no podemos dejar el trabajo para ir al hospital cuando nos enfermamos, el chileno no entiende que un inmigrante que sale de Haití, tiene muchos problemas de salud”, afirmó.

Nicolás está por segunda vez trabajando, también viene de Haití, tuvo un trabajo donde lo pasó muy mal, sin contrato, ganaba en promedio cinco mil pesos el día y no tenía horas ni días de descanso, pero prefiere no hablar de eso, ahora todo es diferente: “la señora que me arrienda me ayudó a encontrar un nuevo trabajo, ahora trabajo con contrato en el área de contabilidad”, relató.”He trabajado desde noviembre, ahora es más bueno que antes, ahora está todo bien”, afirmó, “en Haití hacía hartas cosas, mi profesión es en la fotografía, haciendo video, a veces también hacía de profesor de inglés”, explicó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/