Close
Radio Radio Radio Radio

Celebrar el cumpleaños bajo cuarentena en Chillán

infobae

Sin duda para muchos chillanejos celebrar el cumpleaños bajo cuarentena fue especial y distinto.

Besos y abrazos virtuales, a través de videollamadas y en redes sociales, reemplazaron los habituales saludos con contacto físico, para expresar el cariño en una fecha tan especial.

En su casa en villa Barcelona Wilma Ibáñez, quien es chillaneja por adopción, cumplió 33 días a puertas cerradas para respetar la medida impuesta en la capital regional, y el 5 de abril festejó un año más de vida en el calor de su hogar.

En años anteriores el resto de su familia viajaba desde Concepción para saludar a Wilma, sin embargo, debido a la necesidad de quedarse en casa producto de la pandemia, las prioridades cambiaron, y la celebración fue íntima, pero muy especial.

“A mi me gusta mucho en general organizar eventos, fiestas y celebrar los cumpleaños de los niños. Así que también este año había pensado celebrar el mio y que fuera diferente, pero con esto, nos quedamos al final los cuatro en familia. Se celebró igual, pero con un tono distinto, con más sencillez, estar en casa que es lo importante. Hay harta incertidumbre en varias cosas, por lo tanto, hay que ser más prudente”, expresó.

Wilma celebró junto a su marido Rodolfo, quien también pasó su “cumple” el 14 de abril en cuarentena, más sus dos hijos. Las sorpresas y las muestras de cariño no faltaron. Manualidades de sus hijos en casa, además una torta y un desayuno llegaron a domicilio.

“Tenemos poca familia en Chillán. Por lo general, para mis cumpleaños mis familiares viajan y este año lo pasamos los cuatro. Pero fue muy bonito, me llegó un desayuno al domicilio y una torta bien ad hoc a la circunstancias. Mis amigas me mandaron una tortita que también me llegó a domicilio. El almuerzo lo hicimos en el patio”, comentó.

“Todos los saludos fueron virtuales, por teléfono y redes sociales, pero ningún abrazo de mis seres queridos que no viven en mi casa”, agregó.

Si bien este periodo ha limitado la libertad de acción y ha generado incertidumbre, Wilma reconoció que ha vivido un experiencia satisfactoria y única, que antes el trabajo no le hubiese permitido.

“Cuando pasan varios días te das cuenta que empiezas a valorar muchas más cosas. Por ejemplo, el hecho de estar tranquila, tener un techo donde puedas estar cómoda. Cuando uno ve noticias tan terribles,  uno se siente afortunada de poder tomas medidas de precaución y cuidar a tu familia. Los niños valoran el tiempo que están con la mamá. Hemos hecho cosas que antes no podíamos, como cocinar juntos. Uno en estas circunstancias conoce más a sus hijos, ha sido satisfactorias”, expresó.

A Carla Aliaga sus 38 años también la sorprendieron en cuarentena. Por naturaleza extrovertida acostumbra celebrar en “grande” con la familia y muchos amigos, pero esta vez el festejo fue sobrio, pero no por eso menos especial.

“Preparamos una celebración emotiva y más simbólica que otras veces. Generalmente son varias etapas del cumpleaños, con la familia, los amigos, con los colegas, en realidad, le doy harto color al cumpleaños ja,ja,ja, me gusta. Esta vez fue todo más austero y en la intimidad, así que igual compré algunas cositas para hacer un asado y armar un ambiente rico con los niños. Mi hermano me vino a dejar una torta, y mis hijos me hicieron un pie de limón”, recordó.

Para la periodista el día 6 de abril fue muy significativo, ya que las videollamadas  y los buenos deseos en redes de sus seres queridos fueron una fuente de energía positiva para este periodo.

“Las videollamada fueron muy útiles y están muy moda. Creo no me faltó ningún saludo, también en las redes sociales.Todo en la casa, celebré varios días. Estás más sensible y el cariño de permea de forma diferentes, siempre con el “bichito” de qué ganas de estar en una fiesta, pero quedé llena de emociones positivas”, manifestó.

Durante la cuarentena Carla se ha preocupado de mantener un buen clima al interior de su hogar, evitando rutinas tan estrictas que causen estrés en sus dos hijos.

“Generalmente trabajo mucho fuera de casa, tengo dos hijos y obviamente me hago cargo de ellos. No estoy siempre en la casa, tengo una persona que me ayuda, pero por la contingencia, por supuesto, que ella está en su casa. Por lo tanto, me toca todo, y acompañar a mis hijos en sus necesidades con lo que les exigen, pero estoy alejada de imponer mucha regla para pasar cuarentena. Me exijo en cumplir con lo que me piden del trabajo, no me puedo abstraer de eso. El comer sano, leer libro o tejer se hace en la medida que podamos y no exigirnos el triple, porque ya todo esto es muy exigente”, comentó.

Para el chillanejo Felipe Salamanca su cumpleaños realizado el 27 de marzo no fue diferente a las versiones anteriores, ya que las celebraciones siempre han sido en familia en torno a un almuerzo especial y una torta. Por lo general, los “carretes” no tienen espacio en la vida del joven de religión evangélica.

Eso sí, ese día el estudiante de ingeniería en Construcción lamentó cumplir sus 19 años sin la presencia de sus hermanas, Camila y Belén, quienes viven en Chillán y Santiago respectivamente.

Si bien la cuarentena y el cordón sanitario no permitieron el reencuentro, los llamados no faltaron al igual que los positivos mensajes de sus amigos por redes sociales.

“La cuarentena la hemos sobrellevado bien, y nos ha servido para conocemos más como familia, ya que por los estudios y el trabajo no tenemos mucho tiempo para compartir”, destacó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/