Close
Radio Radio Radio Radio

Caso fraude: Fiscalía se queda sin teoría de la “triangulación”

Conseguir fondos para una meta que, según los persecutores, buscaba sanear la contabilidad municipal y generar asistencialismos para favorecer la campaña electoral del alcalde Felipe Aylwin, en 2012.

Ese ha sido, en resumen, el planteamiento del Ministerio Público, en el juicio por fraude al Fisco en la Municipalidad de Chillán Viejo.

Lo anterior se busca demostrar con una serie de falsificaciones de firmas, duplicaciones ilegales de actas, testigos y peritajes que certifiquen pagos por servicios no prestados y contratación simulada de funcionarios.

Y en la jornada de este viernes, la sexta, en el juicio que se desarrolla en el Tribunal Oral en lo Penal de Chillán, por primera vez se intentó dar forma a la tesis del Ministerio Público de la “triangulación” de dineros para certificar sus acusaciones de colusión entre funcionarios y proveedores.

Demostrarlo asomaba como clave y una de las primeras oportunidades se le presentó al fiscal Álvaro Serrano, cuando interrogaba a la gerenta de Buses Ríos, Silvana Ríos.

Una fotografía, tomada por el concejal Jorge del Pozo, mostraba que en la pandereta de la empresa de buses, ubicada a una cuadra de la Plaza de Armas, se leía “Felipe Aylwin, alcalde”.

De esta manera, Serrano quería demostrar que había una relación de favores políticos y económicos entre el municipio y los proveedores.

Sin embargo, las magistrados Claudia Montero y María Paz González incidentaron el que la testigo explicara por qué estaba esa leyenda en la pandereta.

“Muéstreme en qué parte de la acusación aparece la triangulación como teoría del caso y yo lo dejo seguir con esa pregunta” le espetó la jueza presidenta, Claudia Montero, al fiscal.

En efecto, Serrano había dicho en su alegato de apertura que los imputados se coludieron para triangular dineros. Pero como no lo presentó en la acusación, la tesis queda descartada en este juicio.

Y lo anterior aplicará, por lo tanto, en los pagos a Lya González (sindicada como funcionaria fantasma) y para el resto de los proveedores.

Política, deudas y furia

Silvana Ríos, de todas maneras, aclaró lo de la propaganda en su pandereta.

“Yo no soy partidaria del alcalde Aylwin, es más, me inclino por Renovación Nacional. Mi marido fue candidato a concejal por Renovación Nacional en la Municipalidad de Chillán”, dijo como introducción.

Y remató con que “en ese tiempo, las avanzadas de la candidatura del alcalde Aylwin rayaban cualquier pandereta que encontraran sin el consentimiento de sus dueños”.

Risas sin contener rodearon al alcalde, quien se encogió de hombros mientras ponía una  mueca de “yo no fui”.

También fue el turno de declarar de otra figura clave: el exadministrador municipal, Ulises Aedo, destituido por “falta de confianza” por el Concejo Municipal, en 2016.

Dijo que había trabajado en Bulnes junto al alcalde Jorge Hidalgo, luego le ofrecieron el cargo de administrador en El Carmen (lo rechazó) y finalmente, en Chillán Viejo.

Junto con declarar que “la Municipalidad de Chillán Viejo es la más auditada en Ñuble”, reconoce que se querelló contra quien resulte responsable cuando detectó las primera anomalías.

Había “proveedores que decían que le pedían cosas por teléfono, a última hora, lo que no es regular. También llegaba mucha gente a cobrar servicios impagos, pero sin nada que acreditara que esos servicios se prestaron”.

Recordó incluso el caso de los dueños de Supermercados Leo, quienes como prueba solo tenían una lista en un cuaderno. “Ellos eran muy agresivos, no escuchaban argumentos”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
http://www.ladiscusion.cl/feed/rss/