Close
Radio Radio Radio Radio

Vecinos del campamento Los Eucaliptus reciben casa propia tras 40 años de toma en Paul Harris

Cristian Cáceres

Ana Luisa Sepúlveda y su marido llegaron un día con un televisor de segunda mano al campamento. Era de carcasa color marfil y panel negro, pantalla de 12 pulgadas, blanco y negro y con la perilla del volumen rota.

El “evento” congregó a todo el campamento, quienes esperaban que por un acto de generosidad de sus dueños, sacaran el moderno aparato al patio y ver juntos, sentados en sillas, cajones, troncos, o en el suelo, teleseries, alguna película, un partido, noticias o, simplemente, los monitos.

“Como no había electricidad, la conectaban a una batería de auto y para bajar o subir el volumen, usábamos un alicate”, recuerda Ana Quiroz, sobrina de ese primer matrimonio que llegó a establecerse en ese predio perteneciente a Ferrocarriles, y era donde a mediados del siglo pasado se emplazaba el ramal Chillán–Talquipén –Pinto-Recinto.

Era tan solo una cota de tierra a la orilla de la Avenida Paul Harris, desde donde termina el predio de Conaf hasta donde nace el Jumbo en Vicente Méndez.

Hasta fines de los 90, cuando recién nacía la villa Las Asturias, su fuente de agua era el canal de La Luz, donde lavaban ropa, la loza, llenaban baldes para luego hervirla para consumo y en verano, era donde se zambullían para refrescarse.

Recién, desde el 2005 en adelante, la Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco) de la Municipalidad de Chillán, comenzó a asistirlos con agua potable rural y les realizó conexiones al tendido eléctrico, pero seguían siendo una toma.

Sin embargo, “en la Dideco nos ayudaron a hacer el tema de los subsidios, a postular y por eso cuando nos llamaron del Serviu y nos invitaron a todos a ver las casas pilotos a las que nos iban a llevar a vivir, no lo podíamos creer. A lo mejor, mucha gente no lo entendería, pero para nosotros eso era harto más de lo que nunca imaginamos”, dijo la flamante dueña de una de las nuevas casas del Parque Habitacional Cordillera.

Finalmente, fueron erradicados y trasladados a una vivienda de calidad gracias a una alianza público – privada en donde participaron la Cámara Chilena de la Construcción y TECHO-Chile.

El proyecto habitacional, ubicado en calle El Volcán con Cerro Azúcar, en el sector de Los Volcanes, contempla 299 viviendas, que fueron entregadas esta semana a igual número de familias chillanejas en una ceremonia encabezada por el gobernador, Óscar Crisóstomo, el delegado presidencial, Claudio Ferrada; representantes del Serviu, parlamentarios y autoridades locales.

De ellas, 92 se destinaron a grupos vulnerables y 207 para sectores medios. Son casas que cuentan con calificación energética C y responden a las exigencias térmicas del PDA de Chillán, viviendas de albañilería con envolvente térmica EIFS, con ventana termopanel y sistema solar térmico para calentar agua. El proyecto, además, contempla juegos infantiles y equipamiento de servicio de 75 metros cuadrados.

A la universidad

Estas 11 familias del Campamento Los Eucaliptus, en Paul Harris, se llevaron todas las miradas y fueron destacadas sus historias por el propio gobernador. “Estas familias tienen una historia de más de 40 años de ser invisibles, pero hoy ya no son invisibles y nadie puede serlo, porque cuando dejamos que lo sean, nos olvidamos de ellos”, dijo.

Por su parte, Isidora Lazcano, directora social TECHO-Chile, comentó que “ha sido un largo camino de tránsito del campamento al barrio definitivo para esta comunidad, pero gracias a un gran trabajo colaborativo entre distintos actores hoy logramos dar este importante paso.”

María Quiroz recordó a otros vecinos que se fueron o fallecieron esperando por el sueño de la casa propia.

“Muchos se fueron buscando trabajo o una mejor vida. Ninguno de nosotros estudió, pero ahora, las cosas cambian y quien sabe si alguno de los hijos nuestros, más adelante llegue a la universidad, eso es lo que queremos todos”, sostuvo.

Otros tres campamentos

“Aquí hubo un trabajo importante de la directora de Dideco, Soraya Martínez, desde hace más de 15 años, por lo que estamos muy contentos que al final se haya podido solucionar esto y, más nos alegra verlos en las condiciones que quedaron con estas nuevas casas”, comentó el alcalde de Chillán, Camilo Benavente.

Sin embargo, el jefe comunal explica que aún quedan otros segmentos por erradicar en la comuna y que al menos, cuatro de ellos, podrían tener novedades positivas este año.

“Otro de los campamentos con el que se está trabajando está en la población Luis Cruz Martínez, colindante al cementerio Parque Las Flores, otro está en Cabildo, con el que también estamos avanzando; y otro que tenemos bien avanzados en el tema de los subsidios es el que está en el sector de Confluencia. En total son cerca de 35 familias más con las que hemos estado trabajando”, detalló.

 

Felipe Ahumada

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top