Close
Radio Radio Radio Radio

Radiografía a la franja televisiva del plebiscito: ¿Contribuye a informar?

Comenzó la franja electoral televisiva para el plebiscito constitucional del 25 de octubre, e inevitable es compararla con clásicos como el Sí y el No de 1988, que incluso, ha servido de inspiración para cineastas.

Consultamos a tres expertos en diversas áreas qué les pareció la primera edición, en cuanto a su contenido y forma.

Alfonso Henríquez, académico de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la UdeC, por ejemplo, cree que la franja presenta varios problemas.

“No se explica de forma correcta, cuál es el sentido y función de la Constitución. Resulta sorprendente, pues el proceso se trata precisamente de cambiar o mantener la actual Carta Fundamental, pero ninguna fuerza política dedica tiempo a explicar para qué sirve o qué hace”, sostuvo.

En el caso del Rechazo, dijo, “la franja incurre en confusiones importantes cuando señala que ciertos derechos estarían en peligro, o que la Convención Constituyente nos obligaría a tener dos congresos, aspectos que no tienen fundamento. A su vez, la franja del Apruebo simplifica el debate, por ejemplo, cuando asocia el cambio constitucional con una mejora de la calidad de vida de la población, sin explicar que dicho efecto no será automático, al depender de la forma en cómo se diseñe la Constitución”, explicó.

Según Henríquez, “la información que se entrega cae en lugares comunes, propios de otros procesos eleccionarios, sin que el observador tenga claridad acerca de por qué tendría que optar por una u otra alternativa, y sin mayor referencia a los complejos procesos sociales que ha vivido el país en las últimas décadas, lo cual permitiría poner en contexto el sentido de esta elección”.

Pese a estos problemas, afirmó, “la franja puede jugar un rol clave, pero no tanto en relación con el plebiscito de octubre, sino que más bien pensando en la futura elección de convencionales. Esto dependerá de la claridad con la cual cada fuerza política defina sus razones a favor o en contra del Apruebo”, afirmó.

Emoción v/s racionalidad

El ingeniero comercial Rodrigo Landa se dedica al análisis político y tiene vasta experiencia en campañas electorales locales.

“La franja televisiva del plebiscito es la representación fidedigna de dos visiones políticas o de dos mundos culturales que sostienen ambas opciones: la del Apruebo, que apela más al componente emocional, como históricamente se han presentado los sectores de izquierda frente a la ciudadanía; y por otra parte, quienes defienden la opción Rechazo invocan un discurso más racional, intentando demostrar que la realidad supera a la ilusión o a las expectativas generadas en este proceso. Observo un contraste entre idealismo y racionalismo en los mensajes”, aseveró.

Según Landa, “ambas franjas entregan una verdad, pero no responden a la pregunta sobre cómo una u otra opción influirá en la construcción de esa verdad. La opción Apruebo sostiene que un camino constitucional significará mayores derechos sociales, pero no explica cómo o por qué un cambio constitucional es útil para ello. La opción Rechazo, en tanto, se sustenta en el paradigma opuesto, y tampoco logra explicar una solución o camino alternativo para mejorar esos derechos sociales”, afirmó.

En todo ese juego discursivo, añadió, “no se aprecia mucho contenido desde ambas posiciones sobre los alcances y características del proceso constituyente en sí. Es más propagandístico que informativo, lo que puede ser criticable desde el punto de vista del contenido que está recibiendo la ciudadanía para tomar la mejor decisión. Hay un desconocimiento abismante de la ciudadanía sobre las etapas del proceso, plazos, participantes y todo lo que envuelve un proceso constituyente, aspecto que finalmente puede generar frustración al ser comparado con las expectativas iniciales”, planteó.

“Fome”

“No me gustó que en la franja del Rechazo se descalificara, se dijera que éste ‘es un proceso lleno de mentiras’, pues hay argumentos para ambos lados, no hay que entrar a denostar al otro, no es sano, pensando en que los discursos se van a extremar conforme vayan pasando los días”, sostuvo la académica y experta en Marketing Político, Paulina Pinchart.

“Tampoco me gustó que los evangélicos se arrogaran una opción. En esto hay que comunicar que ambas opciones son legítimas y que depende de lo que cada quién piense, pero no se puede descalificar ni arrogarse el pensamiento de un grupo, eso va en contra de la idea fundamental de la democracia”, sostuvo.

En el Apruebo, en tanto, a Pinchart no le agradó la propuesta de la diputada Pamela Jiles, “aunque sé que ella apunta a un segmento específico, ‘a sus nietecitos’. La propuesta de la DC, de mostrar las marchas masivas de octubre, exacerba la democracia y la tolerancia. Lo que sí vi fue una intención de educar en torno a la convención constitucional y la convención mixta. Quizás se extraña el estándar creativo de la campaña del Sí y el No, pero echo de menos algo más musical, una melodía, porque nosotros tenemos memoria auditiva. También le falta color. La verdad es que encontré fome la franja, espero que vaya mejorando con los días”, sentenció.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top