Close
Radio Radio Radio Radio

Pese a baleo a niña de 13 años delegado presidencial sostiene que delitos han bajado

Cristian Cáceres

Estacionado justo a los pies de un semáforo ubicado en el paso peatonal de las calles Constitución con la Avenida Argentina, estaba ese vehículo Hyundai Accent color gris del que ya todos en Chillán hablaban en la mañana.

Estaba rodeado de funcionarios de la Policía de Investigaciones, vestidos en esos trajes blancos que usan cuando es hora de hacer peritajes.

Y también había funcionarios de Carabineros resguardando al mudo testigo de un hecho lleno de indicios, de conjeturas que por muy lógicas que asomen, aún no alcanzan para establecer las causas y detener a los responsables de una nueva muerte sangrienta en Chillán, que esta vez afectó a una niña de 13 años de edad, alumna del Colegio Darío Salas.

Su primo, de 20 años, está internado en el hospital a causa de una herida en la cabeza, producto del roce de otra bala.

Tres impactos de bala, uno en el parabrisas polarizado del Hyundai, otro en el techo y otro en un foco, algunas vainillas encontradas en la cabina y el testimonio de otros tres menores de edad que iban a bordo del auto, entre ellos el conductor, de 15 años (las otras niñas tenían 13 y 14), son parte de las evidencias que hasta el momento cuenta la Brigada de Homicidios de la PDI, para establecer las circunstancias del homicidio.

El fiscal jefe de la Fiscalía Local de Chillán, Sergio Pérez, dijo que el incidente se registró pasada las 3 de la madrugada y que estos cinco jóvenes “estaban deambulando por distintos sectores de la ciudad, llegando a la población Lomas de Oriente 3, específicamente, en la calle Los Lleuques. En ese contexto se detienen por unos minutos y reciben balazos desde uno de los domicilios existente en las inmediaciones, una casa que estaba situada unos metros más atrás, a seis siete metros de distancia”.

Uno de esos impactos alcanzó a la menor en el cráneo. Ella iba sentada en la parte trasera, detrás del conductor, mientras que su primo (el lesionado) viajaba detrás del asiento del copiloto.

“Los mismos jóvenes llevaron a la menor hasta el servicio de Asistencia Pública del Hospital de Chillán, pero la menor, lamentablemente, ya venía fallecida”, especificó el fiscal.

Personal de la PDI, luego de conseguir una orden para ingresar al domicilio desde donde salieron los disparos, ubicado al inicio del pasaje, informó que “efectivamente, se encontraron vainillas de calibre 9 milímetros, que son coincidentes con los proyectiles que encontramos dentro del vehículo. A la hora de la llegada del personal de la Policía de Investigaciones, esto es pasada las 11.00 horas, no había personas en el lugar, pero gracias a los empadronamientos realizados, sabemos quienes son las personas que llegan habitualmente a ese domicilio”, acotó el persecutor.

Hasta el momento no hay detenidos.

Drogas

La noticia causó revuelo en la comuna entera, y en especial en la población Vicente Pérez Rosales, donde la menor registraba residencia.

“Era una familia que se dedicaba al tráfico de drogas y habían estado carreteando el fin de semana entero. Lo que se dice es que salieron a comprar tusi para seguir carreteando”, explicó una vecina que pidió reserva de su identidad.

El padre de la menor, de hecho, se encuentra recluido en la cárcel de Chillán, por infracción a la ley 20 mil.

Su primo, también cuenta con antecedentes.

Algunos vecinos del sector de Lomas de Oriente, en el que se registró esta balacera, dijeron que “se habían escuchado disparos todo el fin de semana”.

Acudiendo a la simbología delictual, esa balacera significa “llegó la droga”.

Una región tranquila

Aún con la amargura del luto que significó la muerte del cabo Breant Rivas, en la madrugada del viernes, el alcalde, Camilo Benavente, fue consultado por medios escritos, radiales y televisivos del país, respecto a la seguridad comunal, claramente en entredicho.

“Para nosotros es muy frustrante haber quedado fuera del plan que dotaba a las comunas de más carabineros. En especial, ahora que los delitos violentos han aumentado exponencialmente y que estamos viendo lo que pasa con nuestros carabineros y nuestros adolescentes. Si esto no se arregla ahora, se puede volver irreversible” dijo.

En la misma mañana de ayer, en cambio, el delegado presidencial Claudio Ferrada, quien aseguró que “la seguridad pública es el sello de este delegado”, advirtió que “han estado circulando datos que no son exactos. Ñuble sigue siendo una región tranquila” y que “no tengo los datos exactos, pero lo que puedo señalar es que los delitos en Ñuble no han ido en aumento.

Consultada la página STOP, de análisis criminal de Carabineros, arroja que en Chillán, al menos, los delitos violentos cometidos a la fecha en 2021 suman 755, mientras que en 2022, ya alcanzan las 1.338 denuncias, lo que significa un alza del 78%.

Finalmente, cifras oficiales de la Fiscalía Regional de Ñuble entregadas ayer a La Discusión, certifican que en 2019 hubo nueve homicidios, en 2020 fueron 10, el año pasado, en tanto, se llegó a los 19 y este año, ya son 13, estando recién en el mes de mayo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top