Close
Radio Radio Radio Radio

Mayoría de convencionales por Ñuble no apoya propuesta que elimina el Senado

Convención

La mayoría de los miembros de la comisión de Sistema Político de la Convención Constitucional logró hace unos días un amplio acuerdo en torno a un tema complejo, como es la transformación del Congreso.

Este consenso daría piso a una eventual aprobación por dos tercios en el pleno la próxima semana -luego que se vote en particular en la comisión este lunes 28- de la implementación de un bicameralismo asimétrico, que implica terminar con el actual Senado para dar lugar al Consejo Territorial, una cámara que velará por los temas principalmente regionales, y que considera, entre otros, ley de presupuesto, división política administrativa y reformas constitucionales.

Si bien este nuevo organismo tendrá incidencia legislativa, la facultad exclusiva de presentación y término de los proyectos de ley, seguiría estando en el Congreso Plurinacional (ex Cámara de Diputados). La composición del mismo se llevaría a cabo a través de elección directa de sus miembros, con el mismo número de representantes en todas las regiones, y mantendrá un vínculo estrecho con las denominadas asambleas regionales autonómicas, propuestas en el Estado Regional ya aprobado por el pleno.

A favor

Entre los convencionales de Ñuble, el representante de Pueblo Constituyente, César Uribe, respalda la propuesta.

“Estoy de acuerdo, creo que la mayoría de los convencionales lo vimos en campaña, existe una crítica hacia la labor del congreso en general, es un espacio muy deslegitimado, y mucho de ello tiene que ver con el Senado. Se entiende que hay un nivel de burocratización o letargo de las iniciativas que en la práctica hacen que éste no sea un espacio resolutivo y no responda a las necesidades de las personas”, planteó.

Agregó que “con dos cámaras espejo como son el Senado y la Cámara de Diputados no hay características distintivas entre ambas más allá del número de integrantes y la duración de sus cargos. Eso es precisamente lo que se espera cambiar. Se habló en un principio de la unicameralidad, pero finalmente, dentro de la discusión que se está dando en las comisiones de Sistema Político y Forma de Estado, y en que ya se aprobó el Estado Regional, se planteó este espacio de aprobación legislativa nacional donde el criterio de composición no sea necesariamente la proporción poblacional. Se trata del Consejo Territorial, donde el espacio de decisión sería bajo criterios territoriales, y sobre aspectos muy puntuales, como la ley de Presupuesto Nacional, los tratados de libre comercio, la aprobación de los estatutos regionales, etc.”, aseveró.

Según Uribe, “es algo positivo, aún se está discutiendo y se han buscado los acuerdos, llegando a este punto intermedio entre uni y bicameralismo, que termina con el Senado, algo en lo que creo, hay consenso a nivel nacional, pues éste ha servido más para que personajes de Santiago lleguen a ejercer poder a regiones, sin mayor vinculación, como ocurrió con Felipe Harboe o José Miguel Insulza”, sentenció.

Carolina Sepúlveda, de Independientes por una Nueva Constitución, prefirió no referirse a la propuesta hasta que le toque revisarla, sin embargo, No Neutrales concurrió al acuerdo.

En contra

El resto de los convencionales de Ñuble no respalda la eliminación del Senado.

“Me parece un despropósito. La existencia de dos cámaras busca crear contrapesos políticos y revisión de normas en tramitación. Se podrá hacer más eficiente el proceso legislativo, pero de ahí a eliminar el Senado no parece adecuado”, advirtió Felipe Harboe, del Colectivo del Apruebo.

En la derecha son aún más reacios a la idea.

Para Martín Arrau, de la UDI, “es una improvisación para responder a las críticas transversales que surgieron por la idea de eliminar el Senado. Se crea ahora un Consejo Territorial que no significará ningún contrapeso al poder político del Ejecutivo y de toda esta nueva orquestación estatal que están construyendo, porque este nuevo organismo sólo verá materias regionales específicas. Es decir, ‘chipe libre’ para el próximo Gobierno. Esto no es sano para ninguna democracia, indiferente del color que hoy esté en el Ejecutivo, no podemos seguir debilitando al resto de los poderes del Estado, lamentablemente ya aprobaron normas para debilitar y politizar al Poder Judicial, y ahora quieren hacer lo mismo con el Legislativo”, afirmó.

Arrau puso énfasis “en el engorroso sistema administrativo que van a generar todos estos consejos territoriales creando normativas locales propias, que también deberán coexistir con la normativa de los pueblos autodeterminados. Una maraña impracticable. El buenismo no quiere dar su brazo a torcer a pesar de todo el peso del sentido común. Creer que este nivel organizacional va a funcionar en Chile es de una ingenuidad tremenda. Tenemos que dar más poder a las regiones, pero hagámoslo con seriedad”, aseveró.

Su par de la UDI, Margarita Letelier, en tanto, sostuvo que la eliminación del Senado disminuye la representación de las regiones.

“Si lo llevamos a nuestra región, es la única instancia donde Ñuble tiene la misma representación y el mismo poder de decisión, que una región más grande como la Metropolitana. Eliminarlo disminuye el control y calidad de las normas, porque ya no existiría una doble revisión de ellas, como ocurre en la actualidad con el trabajo conjunto del Senado y de la Cámara de Diputados. Lo que necesita nuestro país hoy en día, es mayor estabilidad, y si lo comparamos con el resto de países que cuenta con una cámara dentro de un régimen presidencial, la inestabilidad en ellos abunda”, manifestó.

Según Letelier, “la izquierda ya se dio cuenta que no alcanzará los 2/3 necesarios en el pleno para aprobar en particular esta idea, y es por eso, que manejan una nueva fórmula, donde exista una segunda cámara con dientes, aunque sean de leche. Esto sería la Cámara Territorial, con obviamente, menores atribuciones. Porque el origen de todas las leyes, no estaría en esta cámara sino en la Asamblea Popular, que sería lo que hoy en día, es la Cámara de Diputados. Nuevamente una solución que a mi parecer, si bien trata de rellenar una propuesta incompleta y que no convence ni a su propio sector, solo traería mayor incertidumbre a nuestro país”, planteó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top