Close
Radio Radio Radio Radio

Inseguridad se consolida en las plazas de Chillán: carpas, alcohol y drogas alejan a las familias

Mauricio Ulloa

“Todo empezó después del estallido social”, cuentan los vecinos. Otros coinciden en que el problema comenzó hace unos meses. Como sea, el diagnóstico es el mismo: se sienten inseguros en las plazas céntricas de Chillán.

Y aunque hay esfuerzos de la municipalidad que han tenido frutos, como la reducción de carpas en estas zonas, los residentes y comerciantes aledaños afirman que la presencia del consumo de alcohol y drogas los ha alejado de estos espacios públicos. Y cuando sacan las carpas, estas a los pocos días vuelven a aparecer.

“Yo creo que en la mayor parte de las plazas esta ocurriendo esto de beber o fumar, hasta en las de las villas. La verdad es que ya estaría bueno que nos sintiéramos tranquilos, antes lo estábamos y ahora hay una inseguridad que se ha visto aumentada”, detalla Cecilia Henríquez, expresidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán.

En la plaza de Armas, el principal problema ha sido la presencia de personas que pernoctan en carpas o alrededor de edificaciones del sector. Se une al aumento de delitos.

En el caso de la florería Las Rosas, en Libertad con 18, los propietarios han tenido que lidiar por meses con restos de desechos afuera de su local. “Desde el estallido social diría que no es nada normal. Yo este negocio lo cerraba a las diez de la noche sin miedo, ahora lo cierro a las ocho porque no es posible estar más tarde. No sabes la gente que llega y anda mucha gente durmiendo en las calles. Es complicado”, declara Patricia Parra, dueña de la florería.

Mientras que en la otra esquina, en el kiosco “Ely”, su propietaria Eliana Gallegos Zapata confiesa que el año pasado en un mes le abrieron el local tres veces, por lo que ha tenido que reforzar su seguridad. “No puede ser que esto pase en el corazón de Chillán”, lamenta.

Desde la Municipalidad de Chillán informan que, en conjunto con Carabineros, desde hace aproximadamente un mes realizan patrullajes preventivos mixtos en el centro, de lunes a viernes. Trabajo que se coordina a través de una “carta diaria de situación”.

En el último operativo realizado este viernes 1 de julio, el reporte fue el siguiente: en la plaza de Armas había una persona en situación de calle a la que le entregaron orientación social y se retiró voluntariamente del lugar. Mientras que en la plaza Héroes de Iquique había una carpa instalada solo con una persona, a quien se entregó citación a Juzgado de Policía Local y del mismo modo se entregó orientación social.

Peleas y drogas

En la plaza Héroes de Iquique desde hace tiempo lidian con la instalación de carpas, drogas y alcohol en sus alrededores. Sin embargo, en el último tiempo se le ha sumado un aumento de riñas.

Luis González, encargado del local de comida venezolana “Burger Eats” ubicado frente a la plaza, detalla que desde este año han visto bandas en las noches que se pelean con botellas y hasta piedras. “Nosotros cerramos a las diez y media todos los días. En las noches andamos con cuidado, menos mal no nos han atacado dentro del local, pero afuera nos han robado plantas y un contenedor de basura. A veces hay gente que duerme en nuestra terraza también”, revela.

Sobre las carpas, González explica que han disminuido bastante en comparación al verano, aunque el consumo de sustancias ilícitas sigue siendo un problema latente. “El consumo de drogas es total allí. Tengo un niño pequeño y a veces uno va al parque y se tiene que mover porque el humo molesta y nadie hace nada por eso”, revela.

Gracias a la presencia de gendarmería y cámaras en el sector, los vecinos de la Plaza San Francisco han comentado que no han tenido mayores problemas hasta el momento. Sin embargo, ante la poca afluencia de público en las tardes, han tenido que tomar algunas medidas de precaución.

“Optamos por cerrar más temprano ahora en invierno. Desde este martes 28, adelantamos el cierre a las 18.30 horas. Como anda poca gente en las tardes, a mí me da miedo atender sola”, manifiesta Sandy Navarrete, vendedora del minimarket “El Sol”.

Pese a que se han registrado pocos hurtos o robos, comenta que hay otro problema al que se han enfrentado en el último tiempo: “Han pasado muchas niñas que sienten que hay hombres que las siguen y nosotras las resguardamos acá”, explica.

Y transeúntes comentan que durante el dìa es común sentir olor a marihuana, a cualquier hora del día.

Mientras que en la plaza La Victoria, el consumo y venta de sustancias ilícitas ha sido un problema durante mucho tiempo. Al cruzar por el sector, también el olor a marihuana es casi permanente. Es por esto que, apoderados del Colegio San Vicente De Paul desde mayo de este año, comenzaron a implementar el Plan Nacional Elige Vivir Sin Drogas del Senda.

Carolina Cofré, miembro de la mesa de trabajo del programa, comentó que “los jóvenes de nuestro colegio están latentes mirando todos los días este foco. Entonces se solicitó a Carabineros del Plan Cuadrante que hicieran rondas”. Mientras que al interior del colegio han estado realizando actividades como charlas preventivas y stand con informaciones para concientizar a los estudiantes.

Falta de vida urbana

A pesar de que en invierno las personas suelen salir menos por el clima, los entrevistados concuerdan con que en comparación a otros años se ha perdido la vida urbana en las plazas. “La gente al ver peligro no sale. Con la pandemia se han perdido muchas cosas, porque todavía no se recupera nuestro país ni la ciudad como era. Se ha perdido incluso el compartir, que la gente vaya y se siente conversar y a hacer vida social, la gente se ha olvidado de socializar”, expresa la ex presidenta de la JJVV Comandante San Martín, Miriam Garcés.

Desde la Oficina de Seguridad de Chillán confirman que la pandemia suprimió las actividades que se realizaban en los espacios públicos y que han estado tratando de retomarlas paulatinamente, ya que esto ayuda a disminuir la sensación de inseguridad. “Sin duda que la apropiación de espacios con actividades al aire libre nos permite disminuir los niveles de inseguridad en la comuna”, puntualiza Alejandra Martínez, directora de Seguridad Pública e Inspección Municipal.

Por su parte, el ex prefecto de Ñuble, coronel Ricardo Asfura, explica que “intervenir las plazas mejora la percepción de seguridad. Porque disminuye las probabilidades de que los vecinos sufran algún asalto, algún tipo de delito como los robos. Hay que implementar la recuperación de plazas, mejorar el mantenimiento, menos rayados. Tratar de recuperar los espacios para que la comunidad tenga un lugar donde reunirse”.

Texto: Ignacia Oyarce

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top