Close
Radio Radio Radio Radio

Galilea proyecta construcción de 546 viviendas en dos proyectos

Mauricio Ulloa

Una inversión de 31,9 millones de dólares concretará la empresa constructora Galilea de Ingeniería y Construcción en el desarrollo de la segunda etapa de su proyecto Parque Universitario, que consiste en la construcción de 210 viviendas en el sector nororiente de Chillán, específicamente en el fundo El Mono, colindante con la Villa Barcelona.

La empresa ingresó a tramitación la respectiva declaración de impacto ambiental (DIA) ante el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) de la región de Ñuble, el pasado 29 de abril, la que fue admitida a tramitación el 6 de mayo.

Según se indica en el documento, el proyecto “Desarrollo Inmobiliario Parque Universitario, Etapa 2”, tiene por objetivo lotear y construir 210 viviendas de categoría DFL-2 de construcción simultánea, con su respectiva urbanización, áreas verdes y equipamientos municipales en 7,2 hectáreas.

Actualmente, la primera etapa del desarrollo inmobiliario cuenta con calificación ambiental favorable a partir de la RCA del 23 de mayo de 2018. Esta consiste en la construcción de 227 viviendas en 9,2 hectáreas, con una inversión de 33,6 millones de dólares (calculado en 2017).

El proyecto integral comprende un total cercano a las 650 viviendas en una superficie de 22 hectáreas. Respecto de la tercera etapa del proyecto inmobiliario, la empresa aclaró que ésta aún no posee definiciones claras, aunque se estima que aportará 208 viviendas en 5,6 hectáreas.

Etapa 2

En relación a la materialización de la segunda etapa, ésta se desarrollará en un período de 2 años y medio, aproximadamente. Según el cronograma, el inicio de faenas está previsto para el 1 de junio próximo, las que demandarán una mano de obra promedio de 50 trabajadores, con un peak de 80.

Conviene recordar que este proyecto ya había sido ingresado a evaluación al SEA, el 30 de abril de 2019, sin embargo, fue declarado inadmisible por la Comisión de Evaluación Ambiental ocho días después, debido a que “si bien el titular reconoce que el proyecto corresponde a una modificación de un proyecto, la DIA no realiza la evaluación de impacto ambiental considerando la suma de los impactos provocados por la modificación y el proyecto o actividad existente. Del análisis de la información presentada, el titular omite el análisis requerido en la Ley, respecto de los impactos acumulativos con las etapas anteriores”

En aquella ocasión, la Comisión de Evaluación Ambiental exigió a la empresa “analizar los impactos acumulativos de las dos etapas, en aquellos componentes ambientales que pudieran verse afectados, incluyendo los componentes agua, agua subterránea, aire, etc.”.

De igual forma, se resolvió la inadmisibilidad de la DIA, debido a que ésta no presentó la determinación y justificación del área de influencia de la componente hídrica asociada a los cuerpos de agua existentes en el sector de emplazamiento del proyecto y que serán intervenidos por el mismo; no presentó la información técnica que acredite la no afectación a la biota acuática en los cauces de agua del área de influencia; y no incluyó los antecedentes técnicos que acrediten el cumplimiento de la normativa ambiental aplicable respectiva, correspondiente a los componentes agua.

Huertos de Chillán

Tampoco corrió mejor suerte la DIA de la tercera etapa del proyecto Huertos de Chillán, cuyo titular también es la constructora Galilea, que fue ingresada al SEA el 29 de abril pasado, sin embargo, el 8 de mayo el organismo ambiental declaró su inadmisibilidad.

Este proyecto representa una inversión de 8,9 millones de dólares.

Considera ejecutar 336 unidades habitacionales que califican como viviendas sociales en un terreno de 9,3 hectáreas, ubicado en el Camino a Las Mariposas, a través de un loteo y edificación DFL 2 de construcción simultánea. Se desarrollará en un periodo de dos años y medio, iniciando sus obras el primer semestre del 2024 y finalizando durante el segundo semestre del 2026, a una tasa de construcción de 134 viviendas al año.

En este caso, la razón para no admitir a evaluación la DIA es similar a lo que ocurrió con la DIA de Parque Universitario. Según argumentó la Comisión de Evaluación Ambiental de Ñuble, la Declaración no cumplió con los contenidos mínimos que debe considerar la presentación de este tipo de documento, establecidos en la normativa ambiental aplicable en la materia, específicamente en cuanto a la determinación del área de influencia y de los impactos y en cuanto a la evaluación del impacto acumulado de las demás etapas. “La DIA no realiza la evaluación de impacto ambiental considerando la suma de los impactos provocados por los proyectos o actividades existentes y la ampliación”, se indicó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top