Close
Radio Radio Radio Radio

Escasez de pellet y eventuales sobreprecios preocupan en Ñuble

Diario Concepción

En esta época del año la calefacción es esencial para contrarrestar las frías jornadas de invierno que azotan al territorio.

En una de las ciudades más contaminadas del país como Chillán, especial relevancia han adquirido las estufas a pellet, por ser una fuente de energía que ayuda a mejorar la calidad del aire. De hecho, su uso ha sido estimulado por el propio Estado, a través del programa de recambio de calefactores del Plan de Descontaminacion de Chillán-Chillán Viejo.

  [bg_collapse view=”button-orange” color=”#4a4949″ expand_text=”Leer más” collapse_text=”Menos” inline_css=”width: 100%” ]

Sin embargo, en los últimos días los consumidores de este producto han tenido serias dificultades para abastecerse, peregrinando de un punto de venta a otro, sin encontrar stock.

De acuerdo a la experiencia del chillanejo, Nadir Hernández, el pellet está agotado en los lugares que suele comprar, por lo que ha tenido que recurrir a otras alternativas de calefacción para enfrentar las bajas temperaturas de estos últimos días.

“Este año, considerando la situación de salida de pandemia, no me preocupe de comprar pellet ni de acopiar pellet y ha sido un gran error, porque hay días en que incluso no he tenido calefacción, porque no se encuentra pellet en el mercado, sobre todo en las últimas semanas”, lamentó.

“En mi caso tengo una estufa tipo Toyotomi, de parafina y electricidad, que me ha permitido paliar los días en que lamentablemente no he podido encontrar pellet en ninguna parte. Ni en las grandes tiendas como Sodimac, Easy o el Jumbo. Está agotado. Incluso en Ecomas, el otro día pasé por ahí y estaba lleno de gente esperando si la podían atender, y tampoco había en ese depósito, ni en otros puntos de venta, como ferreterías o barracas”, agregó.

Hace tres años que Nadir tiene una estufa a pellet, a la que accedió mediante el Programa de recambio de calefactores del Ministerio de Medio Ambiente. Para su funcionamiento, en su caso, consume una bolsa de 18 kilos cada dos días, y cuyo valor ha experimentado un aumento progresivo en el tiempo.

“Cuando recién instalé la estufa a pellet recuerdo haber comprado alrededor de dos pallets y los acopié en la bodega, para no preocuparme porque se venía la pandemia y recuerdo haber pagado $3.300 la bolsa, fue hace dos años. Y hoy esa bolsa, que antes era de 18 kilos y ahora de 15 cuesta $3.990, y lo peor es que no hay en ningún lado.

Lo que en un momento parecía una muy buena solución para la gente de trabajo, se ha transformado en un mecanismo de calefacción más caro de lo que pensamos podía llegar a ser”, lamentó.

Entre diferentes personas consultadas para este artículo y otras que comentaron el tema en el programa Todos Juntos, de Radio La Discusión, hay una positiva valoración de iniciativas como el recambio de calefactores, para aportar al cuidado del medio ambiente, pero manifiestan que estas iniciativas deben ir acompañadas de otras que permitan generar equilibrios. “Debería haber políticas que acompañaran, una regulación del mercado en cuanto a los precios o que existiera alguna institución o empresa que tenga convenio con el Estado para que los usuarios no nos veamos tan afectados”, agregó.

“Producción no para”

Desde la Asociación Chilena de Biomasa (AChBIOM), que agrupa productores de pellet, aseguraron que la producción no se ha detenido y que la baja que han constatado los chillanejos en los puntos de venta se debe tanto factores económicos internos como externos que explican la actual falta de aserrín y virutas secas que son fundamentales para la manufactura de este producto.

“Se debe a dos grandes causas: la primera es la contracción de la industria de la madera que tiene dos aristas, la primera el mercado en sí, principalmente el mercado de exportación donde EE.UU. es muy relevante para las industrias que abastecen de materia prima al pellet y además hay una contracción también a nivel nacional de la producción de madera aserrada por la falta de materia prima de los bosques. Esto un poco relacionado al conflicto que está sucediendo en La Araucanía”, sostuvo el gerente general de AChBIOM, Antonio Minte.

Adicionalmente, aclaró que la generación eléctrica con biomasa es actualmente un competidor directo por la misma materia prima con la cual se produce el pellet para la calefacción.

“La biomasa la podemos generar en energía térmica que es la que usamos comúnmente en nuestras casas, pero también tiene la posibilidad de generar energía eléctrica y dentro de ese escenario, que hoy día estamos retirando las plantas a carbón, las energías renovables ha ido supliendo esa producción de energía eléctrica y la biomasa ha sido cada vez más utilizada porque es la única renovable que genera 24/7 sin la necesidad de batería y sin necesidad de depender directamente del clima como la solar o eólica”, aclaró.

No es primera vez que la producción experimenta una baja resentida por los consumidores locales y nacionales, hace dos años  también aunque las causas fueron distintas.

“Es distinto de lo que ocurrió en el 2020. Nos encontró con una demanda inesperada por el tema de la pandemia y no teníamos más fierro más capacidad instalada, más industria para poder responder a esa demanda. Después creció mucho la industria y se hicieron muchas inversiones para tener mayor producción”, aseguró Minte.

Una preocupación de los consumidores es el aumento en los precios del producto que puedan aplicarse, ante la menor oferta y mayor demanda.

“Lamentablemente, en estos escenarios de escasez suelen aparecer especuladores y ahí junto a la autoridad estamos haciendo un llamado muy claro a denunciar. (…) No se haga la denuncia por la marca de la bolsa, sino que se tomen los datos de la página web o dirección donde se está vendiendo ese pellet. (…) Los productores de nuestra asociación han indicado no subir los precios en este periodo”, dijo.

Desde la Asociación destacaron que en los últimos años se han concretado importantes inversiones por parte del sector privado para satisfacer las crecientes necesidades del mercado nacional, y se proyectan nuevas plantas que prontamente empezarán a funcionar. Dos de ellas debieran iniciar producción los próximos días, una de ellas en la Región del Biobío y la otra en la Región de Los Ríos. Ñuble, en tanto, sigue en deuda, porque aún no cuenta con este tipo de infraestructura para la producción. Para el 2023 también se esperan nuevas inversiones en capacidad de producción y nuevas tecnologías.

Respecto a la ley de biocombustible en trámite en el Congreso, Minte expresó que ojalá ésta permita potenciar el desarrollo del sector para así tener una mejor respuesta a los consumidores finales. 

“Para nosotros es importante, porque podría haber un fomento a la industria. Hoy estamos colocando millones de dólares a controlar el precio de las bencinas y la parafina, que es 70% más caro. En vez de estar destinando recursos a un combustible que se produce en regiones, pero como no hay reconocimiento, no existen esos aportes”, manifestó.

Consultados algunos puntos de venta en Chillán como Centro Pellet, de avenida Collín, que vende de la marca de Río Claro y Wood Pellet (venta digital), de Indef, comentaron que está agotado este tipo de combustible hace días.

En el caso del primero comentaron que volverían a tener stock de pellet el 29 de julio a un precio de $4.790 los 18 kilos. Mientras que el segundo a principios de agosto llegaría el producto ya reservado para sus clientes a $3.790.

Falta regulación al mercado

Uno de los desafíos que enfrenta el mercado del pellet es su regulación que hasta ahora no existe. Actualmente se tramita en el Congreso una Ley de biocombustibles que busca catastrar, fiscalizar y exigir planes anuales de emergencias a las empresas.

“El pellet hasta el día de hoy no es un combustible regulado, de hecho, ahora recién lo estamos regulando con la Ley de biocombustibles, por lo tanto, como ministerio y Medio Ambiente no tenemos muchas herramientas legales para poder hacer gestión sobre pellet a diferencia del petróleo, el diésel, el gas, la parafina, lo mismo con la electricidad”, enfatizó el Seremi de Energía, Ricardo León.

A través de redes sociales la escasez del combustible ha sido un tema de discusión entre algunos usuarios locales quienes acusan que habría una supuesta falta de planificación de la política pública al incentivar el uso de estufas a pellet en un mercado que no daría abasto para cubrir la demanda.

A lo que el seremi de Energía respondió a La Discusión que cuando los gobiernos anteriores crearon el programa de recambio apostaron a crear un mercado del pellet que en ese momento no había.

 “Cuando se parte con este programa de recambio de calefactores a pellet fue una apuesta para crear un mercado, porque no existía en ese minuto, y se optó por ese mercado, porque el pellet es una solución económicamente viable para calefacción. No es tan caro como el gas y la electricidad y no es tan barato como la leña. Está en un punto medio”, expuso.

“Eso ha traído problemas en el mercado no solo este año. Hace unos años atrás pasó lo mismo y en respuesta a eso el gobierno ha desarrollado este proyecto de la Ley de Biocombustible y el resto lo tenemos que hacer nosotros es tratar de fomentar una mayor oferta de producción local cosa que estamos haciendo. Estamos hablando con algunas empresas para que, por ejemplo, Ñuble también cuente con un suministro local de pellet, que hoy no lo tiene”, añadió.

Diputada oficia al Ministerio de Energía

“Es preocupante lo que está ocurriendo en las comunas donde hay muchas personas cuya única fuente de calefacción es la estufa a pellet, las que han sido entregadas como parte del Programa de Recambio de Calefactores, en el marco del Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica (PPDA)”, recalcó la legisladora.

En un recorrido por distintos puntos de venta de la capital de Ñuble, el equipo parlamentario de la diputada Bravo, pudo constatar no sólo la falta de pellet, sino también las extensas filas que se forman en los comercios que mantienen stock.

“Vivimos un invierno crítico. Al alza en el precio de la vida, y de los combustibles, ahora debemos sumar la preocupación de muchas familias que, de no existir una solución, tendrán también problemas para calefaccionar sus hogares”, subrayó la legisladora.

Por este motivo, la diputada Marta Bravo anunció que oficiará al Ministerio de Energía a fin de conocer si el país, y la región de Ñuble, están preparadas para enfrentar un eventual quiebre de stock de pellet.

“Los vecinos de Chillán y de las comunas afectadas por la falta de este tipo de combustible, no pueden quedar a la deriva y sin calefacción. Tres Gobiernos consecutivos han impulsado políticas de recambio de calefactores y esto en nada ayuda a que las personas hagan la migración a estufas a pellet”, recalcó.

[/bg_collapse]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top