Close
Radio Radio Radio Radio

Diputados por Ñuble tienen distintas miradas respecto del camino Constitucional

No saldrá humo blanco respecto de cómo continuará el proceso Constituyente antes del 18 de septiembre, “para celebrar bailando cueca”, como manifestó la ministra del Interior, Carolina Tohá, dichos que fueron interpretados por la derecha como “intromisión”.

Finalmente, la reunión entre las diferentes fuerzas con representación parlamentaria que estaba programada para hoy en el congreso, se pospuso para después de fiestas patrias, a la espera de “reconstruir puentes que han quedado dañados”, según comunicaron los presidentes del Senado, Álvaro Elizalde, y de la Cámara de Diputadas y Diputados, Raúl Soto.

A nivel local, los diputados por Ñuble manifestaron distintas posturas en torno a las negociaciones. Si bien todos concuerdan con que debe haber una nueva Constitución, no todos son partidarios de una nueva convención elegida para redactarla.

La diputada independiente de la bancada RN, Sara Concha, sostuvo que es partidaria de un plebiscito de entrada para que la gente decida si quiere o no un nuevo proceso Constituyente. Lamentó, además, que se hablara de acuerdos cuando aún no los había.

“Las cosas no se están haciendo de la mejor manera, hay que recordar que los parlamentarios estamos para representar al pueblo y yo creo que no podemos hacer oídos sordos a lo que los chilenos manifestaron el 4 de septiembre. Por lo menos mi posición no es ser parte de lo que se está dando a conocer a la sociedad, yo creo que acá las decisiones se tienen que tomar, y la protagonista de esto es la ciudadanía, por lo tanto, si no hay un proceso consultivo a las bases no vamos a tener un buen resultado. Está en nuestras manos como parlamentarios poder decidir lo que viene a futuro, y por eso creo que es importante considerar este plebiscito de entrada”, aseveró.

Similar pensamiento tiene su par de RN, Frank Sauerbaum, quien no descarta ningún mecanismo.

“Renovación Nacional tiene un compromiso de seguir adelante con este proceso, pero hay varias alternativas para llevar adelante las reformas, puede ser un plebiscito de entrada, en donde podamos decidir si los chilenos queremos seguir con este proceso y cómo lo queremos hacer; puede ser que se elija una convención nueva, más acotada, quizás con menos personas y tiempo; una comisión de expertos; el congreso, o una mezcla de los tres, de tal manera de disminuir los costos y tiempos, de lo cual los chilenos están pendientes”, aseveró.

Desde la UDI, la diputada Marta Bravo, también resaltó que como sector “tenemos un compromiso, por lo tanto los chilenos y chilenas pueden tener la seguridad de que vamos a cumplir con nuestra palabra, y en eso hemos estado trabajando desde el plebiscito hasta ahora. Lo que hemos manifestado en los últimos días es que todos los sectores políticos logremos un acuerdo. En esa línea, lo que esperamos es que el gobierno cumpla con su compromiso de acompañar el proceso y no tratar de incidir, porque es urgente que retome la agenda y se preocupe de otras materias, como la grave crisis de seguridad que estamos viviendo”, manifestó.

El también diputado de la UDI, Cristóbal Martínez, reafirmó que “Chile Vamos se comprometió a trabajar por una nueva y buena Constitución. Lo importante es llegar a un acuerdo que satisfaga el interés mayoritario de los chilenos y que no repita los mismos errores de la Convención Constitucional anterior, que terminó fracasando ampliamente”.

Agregó que “el gobierno debe cumplir su palabra de solo acompañar el proceso, y no de incidir en él, porque lo que necesitamos es que las autoridades se dediquen a resolver las otras preocupaciones que tienen los chilenos, como la crisis de seguridad y económica que estamos viviendo”, sostuvo.

“Honrar los compromisos sin calculadora”

En tanto, el diputado independiente-DC, Felipe Camaño, planteó que “luego de los difíciles procesos que ha vivido Chile durante el último tiempo, el mundo político tiene la responsabilidad de propiciar los espacios y mecanismos para redactar una nueva Constitución, y para eso, debemos honrar los compromisos y soltar la calculadora. Lo que aquí está en juego, es el futuro de Chile y no satisfacer pequeños gustos, o los intereses de algunos. No podemos desconocer que la ciudadanía aprobó con 78% redactar una nueva Constitución. Lo que rechazó durante la última elección, fue la propuesta de la Constituyente”, aseveró.

Para lograr un acuerdo para una convención elegida, añadió, “es necesario respetar los compromisos y avanzar. Como políticos, no podemos seguir borrando con el codo lo que se escribió con la mano. Debemos reivindicar la política, y ésta es sin duda, una tremenda oportunidad. El Gobierno, debe ser imparcial en este proceso. Creo que fue un gran error que se hiciera parte de la campaña del Apruebo. La nueva Constitución no tiene nada que ver con un programa de gobierno, ni es patrimonio de ningún sector. Todos debemos avanzar unidos en este proceso”, sentenció.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top