Close
Radio Radio Radio Radio

Detenido pareja de extranjera asesinada y arrojada al canal de la Luz

Se identificó como Carlos, ante reporteros de La Discusión, en la noche del 11 de julio de 2020, y dijo lo siguiente: “Si me preguntan a mí, yo creo que la mataron. No es normal lo que le pasó, y no creo que simplemente se haya caído casualmente, y menos creo en el suicidio. Tuvimos un hijo hace poco, y estábamos saliendo adelante. Pero no quiero decir nada más. Se lo dejo todo en manos de la PDI, ellos sabrán que hacer”.

Y fue, precisamente, el personal de la Brigada de Homicidios (BH), el que informó a los medios locales el día de ayer, que habían detenido a Carlos, y que estaba en calidad de imputado por el femicidio de la ciudadana colombiana, Gladys Ardila, cuyo cadáver fue encontrado en el lecho del canal de la Luz, en el tramo de la población Santa Elvira, el pasado 9 de julio de ese mismo año.

[bg_collapse view=”button-orange” color=”#4a4949″ expand_text=”Leer más” collapse_text=”Menos” inline_css=”width: 100%” ]

Pese a que en los primeros meses de investigación las causas de la muerte de la víctima eran inciertas, y que en el mismo certificado extendido por el Servicio Médico Legal de Chillán se notificaba que eran causas “indeterminadas”, casi dos años de investigación, la PDI determinó que su muerte se debió a “una compresión cervical por acción de terceros”.

Conforme al jefe de la BH, subprefecto Luis Garrido Aravena, “en ese momento evidenciaba levemente un indicio de intervención de terceros en la región cervical, por lo tanto, se trabajó con cautela, debíamos ser bastante responsables en poder evidenciar ese rastro en el cuello, por lo cual, por instrucciones del Ministerio Público, el cuerpo fue sometido a diversos peritajes a estudios tanatológicos e informes médicos criminalísticos, lo cual permitió determinar que efectivamente esta persona había sido víctima de un homicidio. En concreto, una situación de contracción manual en la región cervical que provoca la muerte”, detalló.

El sospechoso, identificado como Carlos Merino González, quien no está confeso, fue detenido en Arica el pasado lunes.

“Desde el primer momento mantuvimos como persona de interés en el proceso investigativo a la expareja de esta persona, con quien tenían un hijo en común y además otro hijo de nacionalidad colombiana, con quien esta persona había llegado a Chile”, agregó.

El fiscal, Mauricio Mieres, dijo que ya se había hecho el control de detención de Merino González, sin embargo se había solicitado ampliar la detención, para trasladarlo hasta Chillán.

Por lo tanto, para hoy el fiscal espera poder realizar la audiencia de formalización del imputado, por el delito de femicidio.

La audiencia se realizará vía remota desde Jugado de Garantía de Chillán, oportunidad en que la fiscalía “dará a conocer los cargos y los fundamentos de la imputación”, anticipó el fiscal.

Violencia intrafamiliar

Como prácticamente en todos los casos de femicidio registrados en Chile y en la región, la revisión de los antecedentes de la pareja arroja que “existían episodios de violencia en la pareja.

Ante la reiteración de esta constante, la directora regional del Servicio de la Mujer y Equidad de Género (Sernameg), Viviana Cáceres, insistió en la importancia de realizar las denuncias y permitir (si corresponde) una intervención oportuna, aclarando además que como servicio presentarán una querella.

“Estamos a la espera de coordinar con algún familiar de la víctima, (no tiene en Chile), lo que impedir asumir una representación legal por ahora”, comentó.

El imputado, de 43 años, sin antecedentes penales, hasta entonces vivía junto a Gladys y los dos menores en la comuna de Coihueco.

“Solo espero que al menos sus hijos, cuando crezcan, sepan qué fue lo que le pasó a su mamá”, había dicho a La Discusión en esa misma noche del 11 de julio del año 2020.

[/bg_collapse]

Felipe Ahumada

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top