Close
Radio Radio Radio Radio

Calefacción en aulas: La dispar realidad en los establecimientos educacionales de Chillán

Esta semana los termómetros han anotado las temperaturas más bajas de los últimos años en Chillán. El miércoles pasado la medición marcó -6,4, dejando un manto blanco que cubrió mayormente el sector norte de la ciudad. Esta condición relevó el valor de la calefacción en los hogares y especialmente en los recintos educacionales, siendo algunos de ellos afectados por la necesidad de suministro.

El Colegio Concepción es uno de los establecimientos con problemas de calefacción y los mismos padres compraron estufas eléctricas para climatizar los espacios y garantizar el bienestar de sus hijos.

“Además de la falta de calefacción se suman otras denuncias como goteras y pozas de agua en las salas. Hoy día (viernes) no mandamos a nuestros hijos de terceros medio al colegio por lo mismo y no tenemos hasta esta hora una respuesta del Centro de Padres ni la rectoría. El Centro de Padres envió un comunicado que tenía una reunión con la corporación pero que aún no tenían fijado el día. Nos sentimos abandonados”, expuso la apoderada identificada con las iniciales A.V.

“Lo que hay hoy día son estufas eléctricas, todas compradas por los apoderados. Ayer (jueves) no se pudieron ocupar porque se cayó el sistema eléctrico”, añadió.

Recordó que en el año 2018 protestaron en la vía pública por el mismo tema de la calefacción, en aquel momento se llegó a un acuerdo para resolver la situación, sin embargo, eso no ocurrió.

“Se hicieron promesas con el antiguo rector que hoy día es Seremi de Educación, pasaron dos años de pandemia donde el colegio estuvo cerrado, pagamos la misma mensualidad de $124 mil porque no se nos rebajó ni un peso y el colegio ni siquiera se pintó. El tema de la calefacción es un punto, pero hoy día también afectan otros problemas”, destacó A.V.

La apoderada aseguró que la asistencia al Colegio Concepción disminuyó considerablemente esta semana debido a las bajas temperaturas, las lluvias y la ausencia de calefacción en los salones.

En tanto, Catherine Delard, apoderada del Colegio Concepción, indicó que “hay varios cursos que faltaron porque los apoderados estimamos que no están las condiciones óptimas para que nuestros hijos estén en las salas de clase. Uno en las casas los tiene calentitos y llegan al colegio que debiera ser un lugar con una temperatura agradable para poder concentrarse. Para mí como mamá es terrible imaginar que mi hijo se sienta y está congelado en sus manos y pies, a mí me parece súper desagradable que el colegio no se comprometa. Llevamos varios años con la misma historia”.

Los padres y apoderados del establecimiento evalúan nuevas acciones para exigir a la corporación respuestas a las problemáticas. La Discusión intentó contactarse con el presidente del Centro General de Padres y Apoderados, pero no se tuvo respuesta.

Similar situación se vivió esta semana en el Colegio Da Vinci, donde cuatro cursos no contaban con calefacción, sin embargo, tras exigencias del Centro de Padres el establecimiento solventó.

“Tuvimos el día lunes un episodio que se cortó la luz por un robo, ese día íbamos hacer una manifestación pacífica de no mandar a los niños al colegio en los días con mucho frío, teníamos listo todo y justamente por el corte de luz la directora nos dijo que por el corte de luz no se pudo hacer los arreglos correspondientes. Hasta el momento están con calefacción porque empezamos a manifestarnos, encontramos una ‘solución’ con estufas parafina Toyotomi que son menos contaminante, igual ellos están con su ventilación”, explicó a Radio La Discusión Clay Calderón, presidenta del Centro de Padres y Apoderados.

Hacia la cobertura total

Si bien algunos recintos particulares subvencionados se encuentran afectados por la necesidad de calefacción, en escuelas municipales la realidad es diferente, destacándose el proceso de reconversión energética que han experimentado al instalarse artefactos sin emisiones contaminantes.

La presidenta de la Unión Comunal de Padres, Madres y Apoderados de Escuelas municipales de Chillán, Verónica Llanos, comentó que hasta el momento no ha recibido quejas por calefacción en los establecimientos que representa.

“Nosotros nos reunimos todos los meses con las escuelas municipales y ninguna ha informado que no tiene calefacción. Así que los niños y profesores están con las condiciones adecuadas, en ese sentido, valoramos las gestiones. Lo que sí se pidió fue el mantenimiento de las estufas y eso se está haciendo con el departamento de Educación, pero gracias a Dios los niños llegan a un lugar que está, con todas las medidas por Covid-19, como la ventilación, temperado. No tienen necesidad de calefacción hasta el minuto”, aseveró.

Un punto a destacar por la representante, es que además de estar cubierta esa necesidad en la mayoría de los casos, en la gran parte de los recintos se ha optado por sistemas más modernos y amigables con el medio ambiente.

“En el caso de las escuelas municipales nosotros no tenemos ese tipo de problemas, gracias a Dios, porque nosotros contamos con estufas a pellet en la mayoría de los establecimientos, y los que no, tienen aire acondicionado. Estufas a gas casi no quedan porque están haciendo los recambios. Así que los niños de nosotros por lo menos tienen estufas a pellet en las salas de clases como en los comedores en algunos establecimientos”, detalló.

En sintonía con lo dicho, desde la Dirección de Educación Municipal de Chillán aseguraron que las escuelas y liceos tendrán cobertura total de calefacción, destacando que, durante los últimos años, ha habido un avance muy importante en término de implementación de los sistemas de calefacción de los establecimientos educacionales adscritos al municipio y el Daem.

En la actualidad, la mayoría de los establecimientos educacionales tiene calefacción principalmente a pellets.

El director de Educación Municipal, Marco Aguilera Marchant, indicó que debido al enorme gasto que significa la compra y adquisición de estufas a pellets, todavía quedan algunas salas en algunos establecimientos, que requieren de este sistema de calefacción.

“La solución para aquellas salas que aún carecen de calefactores, está en un Convenio de Suministro de Estufas a Pellets que tenemos contratado, lo que quiere decir que si una escuela o liceo no tiene estufas, el director o directora nos hace una solicitud para la implementación de las estufas a pellets y vía convenio se les instala, sin costo para padres y apoderados. Nuestro objetivo es llegar lo antes posible al 100 por ciento de escuelas, liceos y salas cuna con sistemas de calefacción”, detalló.

“En la actualidad las escuelas y liceos, tienen un elevado porcentaje de cobertura, mientras que en las salas cuna y jardines infantiles el sistema de calefacción llega al 100 por ciento”, agregó.

Climatización normada

Por normativa los establecimientos educacionales deben contar con ambientes que reúnan las condiciones necesarias para favorecer los aprendizajes, entre ellas una temperatura adecuada. En julio de 2018, la Superintendencia de Educación, a través del Dictamen N°45, flexibilizó el uso de recursos de la Subvención Escolar Preferencial (SEP) para la climatización de las salas de clases.

“El tema de la calefacción y las temperaturas en las aulas está normado y define para la región de Ñuble un mínimo de 15°C en la educación parvularia y de 12°C de 1ro básico a 4to medio. Para llegar a esa temperatura pueden usar medios de calefacción que no contaminen, pueden ser medios eléctricos como el aire acondicionado”, explicó el seremi de Educación, César Riquelme.

Agregó que los establecimientos educacionales y sostenedores debe hacer las inversiones necesarias para que las salas cuenten con las temperaturas mínimas exigidas. Pueden utilizar los fondos SEP para invertir en la adquisición, instalación y mantenimiento de infraestructura y/o equipamiento orientado a climatizar los ambientes en que concurran los estudiantes. “Eso implica necesariamente que tienen que incorporar estas acciones en sus proyectos de mejoramiento educativo”, dijo Riquelme.

La entidad encargada de fiscalizar que se cumpla la temperatura mínima en los salones de clases es la Superintendencia de Educación. “La Superintendencia está realizando fiscalizaciones. Los establecimientos municipales en general están cumpliendo la norma, muchos tienen sistemas a pellet”, subrayó el Seremi de Educación.

 

Texto: Antonieta Meleán/Susana Núñez

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top