Close
Radio Radio Radio Radio

Alcaldía sostiene que recientes desvinculaciones en el municipio no tienen signo político

Cristian Cáceres

“En el último tiempo se ha iniciado una especie de “cacería de brujas dentro del municipio, por una serie de despidos que se han concretado”, acusó el concejal Joseph Careaga (UDI) durante la última sesión del Concejo Municipal de Chillán realizada ayer. En aquella instancia, el edil cuestionó al alcalde de Chillán, Camilo Benavente, por el despido de 25 funcionarios municipales que fueron contratados a honorarios por la administración anterior, liderada por Sergio Zarzar.

“El alcalde hizo un compromiso con la ciudadanía, él planteó que no iba a despedir funcionarios por su ideología política, sino que iba valorar la gestión municipal y la experiencia. Entonces, cuando despide a funcionarios que han prestado años de servicios al municipio a mí me parece que es persecución” acusó Careaga en la instancia.

El concejal indicó estar preocupado por el bienestar mental de los funcionarios, que según él estarían atemorizados, incluso sin poder dormir debido a la incertidumbre de los despidos, precisando que “eso es una falta grave a los derechos humanos. Me preocupa que la vida dentro del municipio no sea un buen ambiente de trabajo, que las personas que están adentro no trabajen de manera óptima y se sientan insegura, porque su puesto de trabajo corre peligro en cualquier minuto”.

Y precisó: “Dentro mi rol también esta fiscalizar, lo hice con Sergio Zarzar, a pesar de pertenecer a la misma línea política de mi partido, así de que la misma manera lo haré con Camilo Benavente. Cuando ocurren hechos como estos, hay que levantar la voz, no tuve miedo con Sergio Zarzar, menos voy a tener miedo con Camilo Benavente”.

Funcionarios de confianza

Tras la acusación en el Concejo, el alcalde Camilo Benavente respondió asegurando que tras el cambio de administración y una nueva línea estratégica, necesita de funcionarios de confianza, con competencias y experiencias que le permitan fortalecer ciertos puntos claves. “La gente que hemos desvinculado evidentemente hay un estudio jurídico respecto a nuestros argumentos, tenemos sendos documentos que nos permiten estar tranquilos en un futuro litigio judicial. Estamos muy contentos con esta postura de no tener insignia política, respecto a que las desvinculaciones no han sido por situaciones políticas. Lamentablemente ese 1% no ha estado cumpliendo su rol”, comentó.

El administrador municipal, Richard Guzmán, informó que el motivo de los despidos es múltiple y que estos estarían argumentados en cada caso, ya que existían algunos funcionarios con doble contrato, que recibían dobles pagos por la municipalidad y habían otros que fueron candidatos a concejal, que dedicaron jornadas laborales a hacer campaña sin pedir permisos administrativos.

Además, precisó que algunos de los trabajadores que fueron despedidos no cumplían funciones ni en la municipalidad ni en formato telemático, a pesar de tener contratos de jornada completa. “Esto nos parece grave, pues se malgastan los recursos municipales y se perjudica a las personas más vulnerables, que necesitan que la municipalidad para su buen funcionamiento se rija por criterios profesionales y del compromiso de todos los funcionarios”, indicó el administrador municipal.

“El alcalde ha sido enfático en señalar que trabajaremos con todos sin importar sus tendencias políticas. Este compromiso se mantiene, pero no quiere decir que tengamos que avalar situaciones derechamente inaceptables y que se confrontan con el compromiso de probidad que hemos asumido con la ciudadanía. Si bien sabemos que nos exponemos a las críticas de ciertos sectores, creemos que no haber hecho nada y perpetuar esta situación nos habría transformado en cómplices de una situación que no se puede tolerar”, agregó el administrador municipal.

Reacciones del Concejo

La concejala Quenne Aitken (PC) comentó que “cada vez que llega un nuevo administrador, que en este caso es el alcalde, es normal que se produzcan este tipo de despidos”. Respecto a la intervención del concejal, indicó que “estuvieron 12 años administrando el poder municipal, entonces es obvio que sientan rabia. Yo también he hecho las consultas, pero en el espacio que corresponde, haciendo consultas directas a la administración, pero ocupar un espacio de incidencias para la comunidad, yo siento que es para ganar tribuna en vez de discutir lo realmente importante”.

Durante la sesión, la edil Yanina Contreras definió las acusaciones de Careaga como graves, ya que habría documentos que justificarían las desvinculaciones. Además, agregó que a ningún funcionario de la municipalidad se le ha prohibido ingresar a las dependencias, según la investigación que ella ha realizado.

Por su parte, Rodrigo Ramírez (UDI) comentó que cada uno puede tener sus inquietudes y todas deben ser escuchadas. Además, indicó quedar tranquilo con el informe que el alcalde Benavente se comprometió a entregarles, respecto al motivo de las desvinculaciones. “Los que hemos estado trabajando el servicio público entendemos que esto ocurre no solo en los municipios, sino que también en los gobiernos, porque son los espacios que las nuevas administraciones usan para meter a su equipo y así poder a andar la máquina”, precisó.

Texto: Isaac Aguilera

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
https://www.ladiscusion.cl/feed/rss/