Close
Radio Radio Radio Radio

Agresividad de la campaña podría influir en el nivel de participación

Cristian Cáceres

Faltan solo cuatro días para la segunda vuelta presidencial, y los comandos de José Antonio Kast y Gabriel Boric están utilizando todas las estrategias posibles para aumentar su caudal de votación.

Si bien los balotajes tradicionalmente atraen a un mayor número de electores, como en 2017, cuando sufragaron 300 mil personas más en segunda vuelta; en el actual contexto, con una campaña extremadamente agresiva, analistas prevén que el porcentaje de votación sería similar al del pasado 21 de noviembre, y que lo que sí podría variar sería la composición del electorado.

Así lo planteó la experta en marketing político, Paulina Pinchart.

“A lo mejor votará un número un poco mayor de electores que en primera vuelta, pero creo que los electores serán distintos, habrá un recambio. En general, todos aquellos que perciban un riesgo alto concurrirá, pues ambos candidatos son más extremos que en otras oportunidades. Hay un segmento del mercado electoral que percibe que esta elección es muy riesgosa, que se puede perder mucho, y eso es para lado y lado, no es solo como lo quiere hacer ver Kast, el miedo está para ambos lados”, sostuvo.

La académica también advirtió que de votar más jóvenes que la vez pasada, las opciones se abren para Gabriel Boric.

“Si bien creo que hay grupos de jóvenes que están con Kast, creo que mayoritariamente todos aquellos que salieron a marchar para el 18 de octubre de 2019 y después, están con Boric, por lo tanto, si fueran más jóvenes a las urnas este domingo, las posibilidades de Boric se incrementan, lo mismo que las de Kast si concurren más votantes mayores de 60 años”, aseveró.

Tres clivajes

Similar opina el cientista político y director de Tresquintos, Kenneth Bunker.

“Hay algunos clivajes que hay que considerar cuando hablamos de quién vota por quién. Hay un aspecto geográfico, en lo urbano gana Boric y en lo rural Kast; hay otro de género, las mujeres votan más por Boric y los hombres por Kast; y hay un tercero relativo a los grupos etáreos, los jóvenes votan tal vez más por Boric. Ahí Boric tiene más posibilidades de ganar si entran más jóvenes, uno podría pensar que de cada diez jóvenes que entraran y votaran, siete lo harían por Boric”, manifestó.

Bunker también cree que por el nivel de agresividad de esta campaña de segunda vuelta, lo más probable es que no aumente la participación considerablemente.

“Mi sensación es que cuando las campañas son tan virulentas, agresivas y polarizadas como la actual, no aumenta necesariamente el número de votantes, sino que se mantiene igual o disminuye. Ahora, es imposible saber qué pasará, precisamente por lo anterior, pues cuando las campañas son polarizadas, existe la sensación de competitividad, los candidatos tienen mayor trecho que recorrer para llegar al centro, por lo tanto, hay más incertidumbre sobre lo que puede pasar mientras recorren ese trecho”, apuntó.

Aún así, agregó, “no debiese haber un recambio de votantes, yo creo que si a las personas no las convencieron en primera vuelta, no irán ahora a votar. Me refiero a que no creo que entren votantes nuevos, esos votantes nuevos ya no fueron convencidos, me parece que quienes van a entrar serían quienes ya están movilizados de alguna forma, es decir, quienes ya votaron por otra opción, ya sea Yasna Provoste, Sebastián Sichel, Marco Enríquez-Ominami y Franco Parisi en particular. Esos votantes se movilizarán en esta segunda vuelta”, puntualizó.

Kenneth Bunker añadió que las estrategias que están utilizando los candidatos no son proactivas.

“Más del 50% de los electores chilenos no participa, no vota en elecciones, no se siente identificado con ninguna propuesta política, con ningún político y con ninguna institución, por lo que cuando la política se torna tan agresiva, confrontacional y coyuntural como en esta campaña, menos incentivos tendrán para votar. Aquí los políticos no están haciendo mucho para movilizar a la gente, lo que están haciendo estos candidatos es movilizar a sus bases primero, y luego construir sobre eso, no hay una invitación para que la gente participe, ésta no es una campaña proactiva, sino una que moviliza en torno a miedos, y obviamente eso no es atractivo para quienes se identifican como de centro, moderados o independientes”, dijo.

El director de Tresquintos agregó que los candidatos han utilizado en esta segunda vuelta dos estrategias de campaña.

“Complementar lo que se hizo en primera vuelta para ganar votos que no estaban, que es lo que ha hecho Boric, y otra, profundizar lo que se hizo en primera vuelta, que es lo que está haciendo Kast, que está redoblando sus puntos sobre orden, seguridad y paz. Boric, en tanto, está tratando de complementar, buscando otro tipo de votantes, jóvenes y también público mayor, basta ver cuál es la estética de su campaña en esta segunda vuelta, y dónde está haciendo campaña, no solo en sectores urbanos, sino también en zonas rurales y territorios donde hay hartos votos por ganar, como Antofagasta”, aseveró.

Más que edad o género: posturas

Para la politóloga y académica de la U. de Concepción, Jeanne Simon, es difícil anticipar el nivel de participación debido a dos elementos.

“Primero, la campaña negativa genera muchas dudas en las personas indecisas, afectando su motivación para salir a votar. Y segundo, la polarización de la campaña sobre el futuro deseado del país favorece que las personas con una fuerte identificación política salgan a votar como un voto épico. Puede favorecer que salgan personas que no votaron en la primera vuelta”, indicó.

Según Jeanne Simon, “mas que la edad o el sexo para definir quién apoya a quién, es la posición que tienen sobre la mejor manera de lograr mayor seguridad y paz. Si están a favor de valores más conservadores y una mano dura contra la delincuencia, votarán Kast. Si están a favor de valores más progresistas (por ejemplo, derechos de disidencias sexuales) y perciben que mayor inteligencia policial y mayor focalización de políticas públicas hacia los territorios más vulnerables será la mejor manera de combatir la delincuencia, votarán Boric”, aseveró. En suma, dijo, “las personas que ya tienen decidido su voto, están votando por enfoques muy distintos. La campaña negativa afectará principalmente a las personas que no han decidido su voto. Pienso que bajará levemente la participación de la primera vuelta porque hay muchas y muchos viudos. En las comunas donde se realizan más puerta a puerta, podría subir la participación. Creo que bajará la votación del sector rural, porque los candidatos no logran llegar a los territorios más apartados”, aseveró.

Las cifras de 2017

La participación en Ñuble en las pasadas elecciones presidenciales de 2017 aumentó de 47,6% en primera vuelta, a 52,8% en segunda vuelta.

A nivel nacional, en tanto, la concurrencia a las urnas creció de un 46,7% a un 49% entre ambas instancias electorales.

Las comunas que más aumentaron su participación fueron Cobquecura (+8,9%); Ninhue (+7,9%) y Pinto (+7%).

En la pasada primera vuelta del 21 de noviembre, en tanto, la concurrencia a las urnas en la Región de Ñuble alcanzó un 45%, menor que el nivel de participación nacional, que llegó al 47,3%.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
https://www.ladiscusion.cl/feed/rss/