Alza de atenciones respiratorias coincide con aumento de contaminación

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 09:35 PM 2016-08-20

El 24% de las atenciones de urgencia registradas entre abril y julio pasado en el Hospital Clínico Herminda Martín de Chillán fueron a causa de males respiratorios, según cifras oficiales de la Secretaría Regional del Ministerio de Salud.

Las estadísticas gubernamentales indican que un total de 42.594 personas acudieron al principal recinto hospitalario de la provincia en busca del servicio de urgencia, de los cuales 10.364 lo hicieron a raíz de alguna afección respiratoria, dejando un promedio diario de atención de 84 pacientes por aquellas patologías.

El desagregado mensual indica que el número total de personas atendidas en abril ascendió a 9.653, contabilizándose 1.916 prestaciones por patologías al aparato respiratorio (19,84%). En mayo los casos  contabilizados ascendieron a 2.561 (22,6%) y en junio subieron a 2.878 (26,16%).

Si bien en julio se constató menor presencia de pacientes en el servicio de urgencia, se configuró como el mes peak de atenciones por enfermedades respiratorias al acumular 3.009 servicios (28,37%).

En términos porcentuales, las cifras históricas de la temporada otoño-invierno del Centro de Salud Familiar (Cesfam) Violeta Parra superan con creces lo presentado en el hospital.

De acuerdo a información entregada por la dependencia de salud, en abril pasado el número de atenciones por males respiratorios vía servicio de urgencia representó el 36,2% del total, mientras que en mayo la cifra creció hasta los 37,8%.

En junio los casos significaron un 50,8%, mientras que julio se alzó como el mes del año con más presencia de pacientes con alguna enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), al sumar 54,1%.

Contaminación y Salud

Pese a que desde el pasado 28 de marzo está vigente en la intercomuna el Plan de Descontaminación Ambiental (PDA), con el que se busca reducir los altos niveles de polución causado por la combustión masiva de leña de mala calidad ya sea húmeda o verde, casi cinco meses después de su puesta en marcha los resultados no son los más auspiciosos.

De acuerdo a la información técnica ofrecida por la Seremi de Medio Ambiente, un 12,8% más de días extremos por contaminación se han constatado entre abril y agosto de este año en Chillán y Chillán Viejo, si se compara con igual periodo de 2015.

La estadística de la repartición pública precisa que se han producido un total de 44 episodios críticos, cinco más que en igual época del año pasado, siendo el estado medioambiental de Preemergencia el que más se ha repetido, al alcanzar 31 días, mientras que las Emergencias suman 13 este 2016, dos y tres eventos más respectivamente que los vividos en 2015.

Pese a que científicamente no se ha establecido una relación determinante entre el aumento de casos por enfermedades respiratorias y la saturación de un ambiente con material particulado, los peak mensuales en la atención de urgencia de la presente temporada en el principal establecimiento de salud chillanejo, coinciden con los días más extremos de contaminación por humo de leña constatados en el monitor de la estación Purén, según el registro histórico que consigna el instrumento de medición.

Según los indicadores técnicos, en la última semana de abril se concentraron los únicos días con elevados índices de MP2,5, al identificarse una Alerta y cuatro Preemergencias Ambientales, espacio de tiempo que en la unidad de Urgencia del Hospital Herminda Martín se alcanzó dos de los mayores días con presencia de pacientes que buscaban chequeos médicos a razón de patologías respiratorias; alcanzándose atender el 25 y 28 de ese mes 87 y 90 personas respectivamente.

Tres de los mayores peak de servicios por EPOC se constataron en los últimos nueve días de mayo, con prestaciones de entre 100 y 105 personas, precisamente cuando se detectaron los peores niveles de saturación con MP2,5 al producirse tres Preemergencias los días 23, 26 y 27, de acuerdo al monitor de la estación Purén.

Una Alerta, una Preemergencia y dos Emergencias Ambientales se vivieron en la última semana de junio, siendo el 30 de ese mes uno de los días que más casos por males respiratorios recibió la sala de Urgencia del Hospital Herminda Martín, al acumular aproximadamente 130 prestaciones.

Tras un “arrastre” de contaminación que partió el 25 de junio con una Alerta y que se extendió con tres Preemergencias y dos Emergencias los primeros días de julio, el día cuatro de ese mes se alcanzó el peak histórico del año en el hospital chillanejo, al sumar 150 casos por enfermedades respiratorias.

LA DISCUSIÓN solicitó a la Dirección de Salud de la  Municipal de Chillán información sobre los casos de males respiratorios en los  seis Cesfam de su administración entre abril y julio pasado, sin embargo la oficina comunal no entregó las estadísticas.

Más que el año pasado

Un total de 1.667 hospitalizaciones por enfermedades respiratorias se han presentado en la Provincia de Ñuble al 6 de agosto de 2016, lo que implica un incremento del 36,5% respecto a igual fecha del año anterior, donde se registraban 1.221 hospitalizaciones, según estadísticas de la Seremi de Salud.
A nivel regional se repite el fenómeno provincial, donde a la semana 31 se da cuenta de un total de 9.393 hospitalizaciones por temas respiratorios, que equivale a 12,6% más que el año pasado a igual fecha (8.343).

“Ñuble agrupa el 17,74% de las hospitalizaciones por respiratorias a nivel regional, constituyendo el segundo porcentaje más bajo, tras Arauco, que presenta un 8.04%.  Bío Bío agrupa el 38,56% de los casos, mientras la Provincia de Concepción, el 35,66%”, declaró la enfermera de la Unidad de Epidemiología de la Seremi de Salud, Andrea Gutiérrez.

En materia de consultas por enfermedades respiratorias, añade la profesional, en nuestra provincia se observa un 1% menos que a igual fecha del año anterior, con 68.064 consultas el 2016, respecto a las 68.760 del año 2015.

Que las consultas no se incrementen, pese a que se produjo un aumento de hospitalizaciones, se explica porque la complejidad o gravedad de los casos consultados, que requirieron ser hospitalizados y no tratados ambulatoriamente, explican desde la repartición pública.

“Las consultas de urgencia por respiratorias en Ñuble representan un 14,85% respecto al total regional, que es presidido por la Provincia de Concepción, con el 55,89% de los casos; y la Provincia del Bío Bío, que reúne el 22,17% de los casos. La Provincia de Arauco, en tanto, presenta un 7,22% de las consultas por respiratorias a nivel regional”, declaró el seremi de Salud del Bío Bío, Mauricio Careaga.

En materia de circulación viral, Ñuble registra 259 virus circulantes, con mayor preponderancia del virus respiratorio sincicial (186), seguido por Parainfluenza (34), Influenza A (17), Adenovirus (9), Influenza B (8) y Metapneumovirus (5).

Peligros a la Salud

El director del Departamento de Medio Ambiente del Colegio Médico de Chile, Andrei Tchernitchin, advierte sobre los serios riesgos que corre una comunidad que constantemente está siendo afectada por altos niveles de contaminación ambiental como Chillán.

Tchernitchin aclara que la mayoría de los elementos de la contaminación no perdura como tóxico por mucho tiempo en el organismo, pero las secuelas quedan. 
“Cuando un joven o adulto está expuesto al humo de leña puede producirle inflamación del aparato respiratorio y varios síntomas agudos en el momento; el problema es que además estos compuestos dejan secuelas crónicas con el tiempo, entonces lo que se acumula son los daños, no el tóxico”, comenta.

El toxicólogo de profesión explica que, al producirse daños a los cromosomas en las células de los bronquios, después de años de acumulación de la polución la probabilidad de producir cáncer pulmonar aumenta.

De hecho, precisa que si se diera el caso de que un menor de 10 años respire entre dos o tres horas diarias del MP2,5 que se presenta en la intercomuna por la quema de leña en la calefacción domiciliaria, en menos de tres décadas, se verán las consecuencias.

“Una exposición a muy temprana edad, en los primeros años de vida o vía el vientre materno, deja secuelas permanentes en el bebé. Más allá de eso, para un cáncer se necesitaría aproximadamente 30 años de exposición, por lo que ese niño o adolescente de hoy lo sufriría a los 50 años más o menos. Ahora las enfermedades asmáticas u otras respiratorias se dan más precozmente, así como las del miocardio, que son inmediatas y se dan especialmente cuando hay días de muchas contaminación”, afirma.
El profesional añade que aparte de las declaratorias de calidad del aire que se hacen cada día durante otoño-invierno, el Gobierno debería informar sobre el estado horario del ambiente respirable para que los chillanejos tomen sus resguardos.

“Si la población tiene temor, está bien que lo tenga, porque va a ejercer presión en las autoridades. Creo que sería una buena idea que la comunidad de Chillán esté enterada sobre los peak horarios de contaminación que se está produciendo, para que la gente se cuide y esté en reposo, para que respire menos durante esos momentos críticos”, recalcó.

El presidente del Colegio Médico en Chillán, Carlos Rojas, resalta que si bien los efectos inmediatos de la contaminación por humo de leña se presenta por la irritación de los ojos y las vías respiratorias, lo más peligroso es lo que se viene gestando en el organismo y que no se advierte.

“La gente muchas veces se asusta por la ropa pasada a humo y la irritación de los ojos en los periodos críticos, pero lo que no se tiene bien claro es que lo que se está respirando se deposita en los pulmones y afecta el área cardiovascular, obviamente que la contaminación no es la única causa. Está claro que el daño en el organismo es acumulativo y que los efectos mayores se producen en el largo plazo”, enfatizó el profesional.

Comentarios