Con 10 votos a favor y una abstención aprueban central de energía

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 08:15 AM 2016-08-09

Con 10 votos a favor y una abstención, la Comisión de Evaluación Ambiental de l a Región del Bío Bío aprobó ayer el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la central de gas natural El Campesino, proyecto que la empresa Biobiogenera busca ejecutar en la comuna de Bulnes.


Tras una hora y media exponiendo las características de la iniciativa privada que se presenta como la central de energía más grande de Ñuble, el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) concluyó que el proyecto cumplía con todos los requerimientos planteados, por lo que sugirió a los 11 integrantes de la comisión darle el visto bueno.


“Considerando todo lo anterior, en especial, el pronunciamiento de los órganos de la administración del Estado con competencia ambiental que han formado parte del comité evaluador del proyecto, que el proyecto cumple con la legislación ambiental vigente incluido los requisitos de otorgamiento de los PAS que le resultan aplicables, identifica y se hace cargo a través del Plan de Medidas de los impactos ambientales significativos que genera. Se recomienda aprobar ambientalmente el proyecto”, precisó.


De los nueve secretarios ministeriales que asistieron a la decisiva sesión, ocho de ellos (Medio Ambiente, Salud, Economía, Energía, Obras Públicas, Agricultura, Minería y Desarrollo Social) le dieron el voto favorable a El Campesino argumentando que Biobiogenera se ajustó a los lineamientos exigidos por la normativa nacional, mientras que el titular regional de la cartera de Vivienda y Urbanismo se abstuvo de la votación por considerar que el impacto visual que generará la central no sería resuelto a corto plazo por la firma, toda vez que no precisa cuánto tiempo le tomará a la vegetación que se planea plantar, mimetizar la gran estructura.


“En atención a los antecedentes tenidos a la vista y a las observaciones hechas, esta Seremi se abstiene de votar este proyecto”, señaló Jaime Arévalo, seremi del Minvu.


Con el voto favorable del director del SEA, Nemesio Rivas, y del intendente regional, Rodrigo Díaz, la millonaria iniciativa cumplió uno de los últimos pasos que le faltaba resolver.


Nemesio Rivas, titular del SEA del Bío Bío, indicó que en un máximo de  tres  semanas se redactará la resolución de calificación ambiental y se notificará el documento para que la sociedad civil pueda entregar sus observaciones e interponer las acciones  legales que estimen convenientes en los siguientes 30 días.


Lamentos
Pese a que de manera anticipada el SEA, a través de un informe consolidado emitido el 29 de julio pasado, planteó que el proyecto debería recibir la aprobación de la Comisión de Evaluación Ambiental, la expectativa de los agricultores y colectivos ciudadanos de Bulnes era que la votación al menos no fuera unánime.


Tras conocerse el resultado final, agricultores de bulnenses increparon duramente a los funcionarios públicos ministeriales y a la máxima autoridad regional.


“Esto es una vergüenza, hay una corrupción declarada...se van a acordar de nosotros el día de mañana cuando las cuentas de la luz suban al doble y cómo se las van a arreglar. Sacrificaron Chile señores...este proyecto está aprobado desde el primer día en que se presentó, acá hay una relación directa entre el Ministerio de Energía y Biobiogenera que tiene nexos con el Gobierno, pero todo se va a destapar en algún momento”, comentó el empresario agrícola de Bulnes, Germán Larraín, en el mismo momento en que un puñado de piedrecillas eran arrojadas a los seremis en demostración del malestar por lo acontecido.


Álvaro Toro, abogado que acoge la defensa de los intereses de la comunidad bulnense que se opone a la central El Campesino, afirmó que aún nada está resuelto y advirtió que el Poder Judicial deberá resolver en los próximos días una acción legal presentada en contra de la planta de regasificación de Penco-Lirquén, columna vertebral de la central de energía que se pretende levantar en Ñuble.


“Nosotros hemos dicho que el proyecto de terminal de gas es ilegal porque no se consultó a la comunidad indígena que existe en esos lugares; en estos momentos tenemos un recurso de protección en la Corte de Apelaciones. El intendente no respondió el informe que le exigió la justicia y le dieron tres días adicionales, pero no cumplió; tenemos la convicción de que la Corte declarará ilegal el proyecto de terminal de gas”, sentenció el profesional de las leyes.


El vocero del Comité Bulnes sin Termoeléctrica, Andrés Parada, si bien lamentó la votación obtenida por la iniciativa, confió en que la justicia dará marcha atrás al millonario proyecto.


“El puerto gasífero es un solo proyecto que va a alimentar a la central, el cual faltó al convenio de la OIT 169 y se ignoró la consulta indígena. Esperábamos cordura de la seremi de Obras Públicas y de Agricultura, pero no se vio eso.  Las comunidades van a seguir manifestándose, la gente está indignada”, precisó.


Protestas
Hasta el cuarto piso del edificio que acoge el Gobierno Regional del Bío Bío, donde la Comisión de Evaluación Ambiental de la región analizaba el proyecto de central termoeléctrica El Campesino, llegaban los cánticos y gritos de aproximadamente medio millar de personas que acudió hasta el frontis de la dependencia pública a protestar por la iniciativa privada.


En el momento en que el SEA explicaba detalles de cómo resolverá Biobiogenera el enorme impacto en la zona de Los Tilos en Bulnes, al menos un centenar de personas se tomó dos de los cuatro carriles de la calle del Gobierno Regional, lo que obligó al Grupo de Operaciones Especiales (GOPE) de Carabineros a dispersar a los manifestantes que hacían flamear banderolas en contra de El Campesino.


Con chorros de agua y bombas lacrimógenas la policía uniformada desarticuló el grupo de protesta en menos de 15 minutos, mientras que en la sala de sesión de la Comisión de Evaluación Ambiental los seremis y asistentes se esforzaban por seguir la explicación que hacía Cristian Urrutia, técnico del SEA.


Comunidad a favor
“Creemos que esta votación nos da la razón de por qué apoyamos un proyecto que a nuestro juicio viene a entregar desarrollo a nuestra comuna y que como apreciamos, cumple con todas las exigencias medio ambientales”. Así de categórico fue Gastón Molinet, presidente del Comité Bulnes con Termoeléctrica, agrupación que se formó al alero de la ciudadanía de dicha comuna para apoyar la llegada de un proyecto industrial a Bulnes, además de levantar la voz ante organizaciones que “se atribuían la representatividad de la comuna”.


Molinet, tras la aprobación de la central termoeléctrica que se instalará en el sector Los Tilos, dejó entrever su satisfacción por el trabajo de más de dos años gestionando apoyos en la comunidad y persuadiendo los beneficios que traerá este proyecto en los ámbitos económico y social a la comuna. “Siempre dijimos que cualquier iniciativa de estas características, que cumpliera con las evaluaciones correspondientes de la institucionalidad ambiental, vendría a dar un nuevo impulso a una comuna que creemos ha sido postergada y que no posee emprendimientos que puedan generar un verdadero impacto en empleos de calidad y oportunidades para el comercio y servicios locales”.


En este sentido, el profesor bulnense agregó que durante tres años, período en que se extiende la construcción de la planta y su respectiva línea de transmisión, “Bulnes tendrá una fuente laboral con estándares que actualmente no existen en nuestra comuna y que difícilmente puedan ser homologados por otras empresas locales”.

 

Comentarios