Según expertos es "descabellado" intervenir la Plaza de Armas

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Víctor Orellana 09:25 PM 2018-06-16

La municipalidad tiene un proyecto paralelo para modificar la plaza y su entorno. 

7.000 millones de pesos costaría transformar la plaza y toda la zona aledaña.

Visiones contrapuestas siguen existiendo respecto de la necesidad de construir un gran edificio de estacionamientos bajo la Plaza de Armas. Expertos de diversos ámbitos y profesionales municipales plantean, por un lado, la pertinencia del proyecto, mientras que otros reclaman que una idea como esa solo incentivará la llegada de vehículos al centro de la urbe, lo que va contra las nuevas ideas urbanas recomendadas por la propia ministra de Transportes al alcalde Sergio Zarzar.

El ingeniero en Tránsito y exasesor de la Seremi de Transportes, Víctor Fuenzalida,  sostiene que lamentablemente “el incremento de los vehículos en Chile ha implicado un aumento sostenido de estacionamientos en las ciudades”, lo que es una realidad de la que no se puede abstraer Chillán y que deriva en que se busquen opciones para estacionar bajo tierra, tal como ocurre en otras urbes del país.

Para el asesor privado, el escenario ideal sería otro, de tal manera que las calles carecieran de estacionamientos de superficie en el centro y se priorizaran medios de transporte alternativos, como bicicletas.

Fuenzalida recalca que en Concepción, donde existen varios aparcaderos subterráneos, se ha avanzado en este sentido de tal manera que el municipio “ha logrado eliminar estacionamientos en vías céntricas como O’Higgins, las que se han destinado a ciclovías o vías exclusivas para el transporte público” modo fundamental para evitar la llegada de autos particulares al centro.

Y en materia de estacionamientos bajo tierra, como lo que se propone en Chillán, advierte que su ubicación debería ser estratégica y establecer adicionalmente algún perímetro de exclusión, donde no se puedan emplazar aparcaderos de superficie.

Su mirada apunta a eliminar estacionamientos de superficie, generar nuevas vías peatonales o ciclorutas y cuando sea necesario construir estacionamientos bajo tierra, generar perímetros de exclusión para evitar aparcaderos en las calles aledañas.

Prohibición de estacionamientos de superficie

El director de Tránsito de Concepción, Sergio Marín, planteó que en Concepción la construcción de unos 150 estacionamientos bajo la Plaza de la Independencia llevó a que se realizaran intervenciones de gran magnitud en aquel paseo ciudadano.

La Municipalidad determinó además que en un radio de dos cuadras a la redonda se prohibieran los estacionamientos de superficie, con la finalidad de ampliar la capacidad de carga de las calles y avenidas.

El profesional indica que en el centro penquista existe un segundo proyecto municipal concesionado a largo plazo, bajo la Plaza de Tribunales, donde igualmente existen unos 150 cupos, los que tienen un alto uso. En este lugar igualmente hay un perímetro de exclusión para aparcaderos de superficie.

En Chillán el presidente del Colegio de Arquitectos, Pedro Ramos, reclama que si bien rechazan la intervención de la Plaza de Armas para estos fines, entienden que desde el punto del progreso parece ser una necesidad construir un edificio bajo tierra en algún punto del centro, lo que debe ser encarado con responsabilidad y con alto grado de consenso.

“Concordamos que cualquier intervención que se realice a la Plaza de Armas, sobre o bajo esta, es descabellada, impropia e inaceptable, ya que atenta contra el patrimonio cultural y también histórico de la ciudad. Debe ser consensuada antes con sus habitantes, específicamente si todos sabemos que existe un déficit de áreas verdes” remarca el profesional.

Ramos apunta que a partir de este tema se debe pensar en la necesidad de buscar soluciones frente al diálogo permanente que debe haber entre el modo vehículo y la ciudad. Chillán “requiere de una solución integral, donde el espacio público central respete el desplazamiento y uso del peatón, principal actor de la ciudad”.

Agrega que “el alto costo que conlleva la construcción de espacios para estacionamientos se sugiere dejarlo a la concesión de manos privadas y lamentablemente se traspasará a los usuarios, pero el progreso y desarrollo de la nueva capital de Ñuble amerita el sacrifico y estamos muy a tiempo de pensar en la mejor decisión”.

El arquitecto y urbanista chillanejo, José Luis Gacitúa, critica la propuesta ya que, a su parecer, se estaría dando importancia al uso de vehículos más que fomentar el tránsito peatonal y otros medios alternativos al privado. No obstante, detalla que si definitivamente se decide ejecutar la obra, deberá considerarse otros elementos del entramado urbano.

Comentarios