Vecinos reclaman por falta de puntos verdes

Por: Carolina Fuentealba Fotografía: Mauricio Ulloa 12:35 PM 2018-05-21

Critican su ubicación o sencillamente ni siquiera los conocen. La opinión de los vecinos es crítica frente a los llamados puntos verdes, instalados por el municipio en el sector de los corralones municipales para ir a dejar desechos reciclables. 

Tales puntos fueron pieza medular del Plan Maestro de Residuos, el cual consideraba una serie de factores para fomentar el reciclaje pero que hoy  se encuentra prácticamente en letra muerta, según reveló LA DISCUSIÓN en su última edición dominical, donde quedó en evidencia, además, un preocupante aumento de la cantidad de basura que generan los chillanejos, al crecer diez mil toneladas en los últimos siete años.

Buena parte de esta basura podría ir a reciclaje. Dirigentes vecinales coinciden en el análisis y tienen conciencia sobre la necesidad de reciclar. Sin embargo, critican la falta de continuidad de iniciativas que alguna vez surgieron y reconocen, además, la falta de educación y cultura por parte de los propios vecinos.

“Trajeron tres contenedores para reciclaje, tuvimos problemas porque los contenedores de botellas se llenaron de hormigas, estaban en la sede de la junta vecinal y al final después tuvimos que pedir a la municipalidad que fumigaran porque la gente ponía las botellas sin lavar. Para que funcionaran mejor se cambiaron de lugar, se los llevaron a la escuela Arturo Mutizábal Sotomayor, ahí deberían estar, pero no sé si está funcionando o no”, declara Adelaida Ramírez, presidenta de la Junta de Vecinos de la Población Bernardo O’Higgins.

Cecilia Henríquez, presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán reconoce la inexistencia hoy de puntos verdes en las cercanías de los principales barrios de Chillán. 

“Yo puntos verdes en realidad no veo, hay que ser realistas, algunos se han instalado recién, en Chillán hay alrededor de 170 juntas de vecinos o más, la cantidad que se cubre de puntos verdes es nada”, sostiene. 

Respecto a los puntos verdes de los corralones, la dirigenta es crítica. “El punto verde de los corralones está muy lejos, no hay retiro, no sirve de nada, estamos acumulando, debieran ser empresas externas que se dedicaran a esta labor”, sostiene.

La concejala, Brígida Hormazábal, reconoce que el municipio está preocupado del reciclaje, prueba de ellos, afirma, es que “mañana (hoy) se inaugura un punto verde de Quilamapu y tenemos uno que estamos peleando con la presidenta de la población El Roble para que se instale ahí, estamos en estudios de tratar de colocar a través de toda la ciudad”. 

Comentarios