Marcenaro obliga a modificar acta en que acusó a ingeniero

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Víctor Orellana 10:50 PM 2016-04-18

La Comisión Obras del Concejo Municipal deberá rehacer el acta correspondiente a la sesión del miércoles 6 de abril pasado, la que tal como está escrita, es la principal arma que tiene el ingeniero Sergio Wycki para demandar por injurias y calumnias al concejal Jorge Macenaro.


Para entender la historia hay que remontarse a la sesión del lunes 4 de abril cuando el alcalde Sergio Zarzar propuso iniciar un estudio para definir  la red eléctrica de la ciudad con el fin de pedir autorizaciones a los Ministerio de Hacienda y Energía para cambiar las luminarias de la ciudad e incorporar la tecnología LED a gran escala.


El jefe comunal pidió entonces que fuera aprobado el inicio de proceso que sería conducido por el ingeniero Sergio Wycki del cual no se conocían mayores antecedentes salvo los que fueron expuestos en la ocasión y que daban cuenta de que era un solvente profesional.


Pero el tema no fue aprobado en aquella sesión, sino que por presión de los concejales se aplazó cualquier decisión para la comisión de Obras que fue fijada para el miércoles donde expondría el ingeniero eléctrico. Durante la cita, convocada por ediles, el concejal  Jorge Marcenaro presentó una serie de antecedentes expuestos en el portal Ciper Chile que daban a conocer investigaciones de Contraloría respecto del ingeniero y de sus empresas para la Municipalidad de Renca.


En la citada reunión Marcenaro le preguntó al profesional si había sido un “operador político” y por qué se había cambiado el apellido, considerando que hasta el 2014 era Sergio Muñoz Caro, lo que desató toda suerte de comentarios críticos de Marcenaro.


Tras esa sesión que culminó con el concejal retirándose anticipadamente tras una seria disputa verbal con Jorge Vaccaro quien presidía la comisión, el abogado Pedro San Martín elaboró un acta que tal como está sería el principal elemento de Wycki para demandar al edil ex RN.


En el documento el asesor jurídico municipal expondría que Marcenaro habría planteado frases injuriosas contra el profesional imputándole eventualmente delitos. 


En aquella ocasión, señalan concejales, Marcenaro no habría realizado comentarios injuriosos, sino que habría, como es su costumbre, presentado los hechos con fuerza quizás desmedida, pero sin llegar a registrar delito alguno, sino que exponer los hechos presentes en Ciper.


La municipalidad pretendía que el acta fuera aprobada tal como fue redactada por el abogado Pedro San Martín, pues ello daba sustento a la demanda que presentaría el ingeniero. Sin embargo, concejales presentes mayoritariamente parecen darle la razón a Marcenaro. Además, no existe registro de audio que permita aclarar los hechos de  manera definitiva. Incluso el abogado Pedro San Martín señaló que su registro escrito pudiera estar teñida “por deformación profesional” de elementos del tipo acusatorio que perjudicaran a Marcenaro.


El hecho que se reprodujeran en el acta palabras y epítetos que no fueron expresados por Marcenaro habrían llevado a éste a pensar en presentar una demanda contra el abogado por “adulteración de instrumento público”.


El tema debiera derivar en que el acta de la comisión del 6 de abril sea modificada, algo a lo que se niega el concejal Jorge Vaccaro, enemigo político y a esta altura personal, de Marcenaro, luego de los fuertes roces que han tenido últimamente.


Al menos ayer quedó registrado en audio las quejas de Marcenaro y los cambios que se solicitan al acta de la referida comisión, que sería usada en su contra por Wycki ante una eventual demanda. “Exijo que se modifique el acta, pues me imputan acusaciones y delitos”, apunta Marcenaro quien acusa que es víctima de una suerte de montaje para perjudicarlo políticamente.


El tema no es baladí para este último pues su apuesta es seguir siendo candidato a alcalde por Chillán con el fin de restarle la mayor cantidad de votos a Zarzar en la elección de octubre próximo.


Ahora será la Comisión Obras la que tendrá que ponerse de acuerdo en una nueva acta, esta vez, sin los elementos “injuriosos” denunciados por el concejal. 

Comentarios