Empanadas y fiestas fueron cuestionadas por Contraloría Regional

Por: Edgar Brizuela 09:45 AM 2017-09-03

El pasado viernes 1 de septiembre miles de adultos mayores se reunieron en diversas comunas de Ñuble con el fin de saludar el paso al nuevo mes que trae aires primaverales y de renovación. En cada celebración estuvieron presentes las empanadas chilenas, menos en Chillán. Acá obedeciendo al pie de la letra dictámenes de Contraloría se abstuvieron de entregar el beneficio. El caso parece anecdótico, pero es bastante más profundo, pues ajustándose a diversas normas y dictámenes, Chillán ha tenido que modificar conductas que tenían el peso de las costumbres, de tal manera que no solo se ha suspendido la entrega del alimento típico, sino que también una serie de festividades que formaban parte del acervo cultural comunal.

Lo cierto es que la municipalidad está presionada por el organismo contralor, que en una muestra de su poder inició un juicio de cuentas contra altos personeros municipales por haber aprobado fondos para fiestas muncipales durante el 2016. Como resultado de ello, fueron eliminadas de la agenda local las celebraciones para los días del Niño, del Padre, del Dirigente y además la entidad edilicia tuvo que reprogramar y modificar otras actividades, entre ellas Los Muchachos de Agosto. El alcalde Sergio Zarzar indicó que las resoluciones de Contraloría están para ser cumplidas y en ese sentido han tenido que readecuarse internamente, pues destaca que “actividades que antes jamás fueron cuestionadas lo son ahora”.

Contraloría más cerca

En otras comunas de Ñuble, esta presencia mucho más cercana del organismo de control ha derivado en que se genere  una mayor diligencia y cuidado en los procedimientos internos, destaca el asesor jurídico de varias comunas de Ñuble, Esteban San Martín. El abogado especialista en temas municipales, recalcó que efectivamente en los últimos años Contraloría ha crecido en cantidad de profesionales y ha redoblado sus labores de fiscalización no solo en municipios, sino que en entidades estatales sobre las que tiene competencia.

San Martín planteó que no le sorprende que la entidad de control haya puesto en tela de juicio determinados gastos en festividades y agasajos, pues su función es precisamente cautelar que los recursos fiscales sean bien usados. El especialista agregó que sin esta presencia de Contraloría probablemente muchos “concejales seguirían viajando con vacaciones pagadas” para asistir a cursos de especialización en otros países.

Lo que busca el organismo, reafirmó, no es otra cosa que subir el nivel ético de las gestiones municipales detrás de actvidades que ejecutan entidades públicas y generar las condiciones para que los municipios sean manejados de manera transparente. El ingeniero civil y asesor en administración municipal, Luis Díaz Acuña, sostuvo que al proceder de este manera “Contraloría da señales claras de que no permitirá que se ejecuten acciones reñidas con las leyes”.

De alguna manera, resaltó, lo que ocurre parece responder a una reacción natural y entendible frente a situaciones pasadas que no fueron claras y sobre las que pesan sombras de duda. El consultor agregó que efectivamente Contraloría “está manifestando una posición mucho más dura que en el pasado, lo que se comprueba, por ejemplo, en la severa disputa que tiene con Codelco antes inexpugnable, por la entrega de indemnizaciones a trabajadores a los que despedía y que eran beneficios históricos”.

A su entender, los municipios de Ñuble deberán acostumbrarse a una fiscalización mucho más dura en el futuro, pues con la creación de la Región existirá una unidad regional de la entidad de control, la que obviamente estará más cerca y presta a investigar cualquier tipo de acto que tenga asomo de ilegalidad. Desde este punto de vista, afirmó, el ente contralor que tendrá oficinas en Chillán y personal calificado, probablemente recibirá sin dudas muchas denuncias y requerimientos de investigación hacia los municipios de las provincias.

Bulnes

El alcalde de Bulnes, Jorge Hidalgo, reconoció que la Contraloría ha generado además nuevos instrumentos para acercarse a los municipios y trabajar con ellos de manera conjunta en temas clave, como es el manejo de contratos y recursos fiscales. En este sentido, el organismo propuso una alianza estratégica que tiene como finalidad revisar de manera preventiva las licitaciones y bases de grandes contrataciones municipales antes de que se produzcan y confirmen los actos administrativos con las empresas.

“Este tipo de iniciativas van en la línea de asegurar que los actos de las municipalidades se encuadren dentro de las leyes y me parece bien que así sea. Es más, esto debería haber estado en vigencia desde hace varios años”.

Hidalgo recalcó que si la Contraloría hubiese estado más cerca de los municipios en el pasado revisando constantemente cada decisión alcaldicia, la comuna no tendría en la actualidad los millonarios déficit municipales y en educación, lo que da como resultado que al menos durante este año tengan más que ajustadas las arcas edilicias. Adicionalmente, los deficientes manejos de las autoridades anteriores derivaron en que creciera de manera desproporcionada la deuda por el bono SAE, cuya cancelación parece imposible dadas las altas sumas  involucradas y fue lo que gatilló que fuera encarcelado una vez.

Chillán Viejo

En Chillán Viejo, el administrador, Ulises Aedo, más bien cauto en sus apreciaciones, reconoció que al interior de la entidad edilicia “se ha ajustado el accionar municipal de acuerdo a las orientaciones y dictámenes” de Contraloría. Agregó que la relación con el organismo contralor “es la contenida en la Ley y se ajusta a los planes anuales de fiscalización del órgano de control, además de las consultas de los concejales. Cabe mencionar que esta relación se manifiesta entre el Órgano de Control y la Dirección de Control Interno, esta última creada en el municipio precisamente en virtud de los cambios en la normativa”. 

En el caso de festividades comunales, refirió que no han sido modificadas: “Las actividades están planificadas y la Municipalidad de Chillán Viejo ha ido ajustando su comportamiento a las orientaciones del órgano de control y siempre atento y dispuesto a los criterios administrativos que emanan de dicho organismo”.

Ránquil

En Ránquil, en tanto, el alcalde Benito Bravo reconoció que la entidad tiene niveles de exigencias mayores, lo que responde a la necesidad de avanzar hacia niveles cada vez mayores de responsabilidad en el ámbito de las decisiones y gastos públicos. Bravo destacó que en el caso puntual de la celebración de Muchachos de Agosto la actividad fue desarrollada como se acostumbra en la comuna “con empanadas y jugo, pues evitamos la entrega de alcohol”.

El jefe comunal afirmó que “hasta el momento no hemos tenido problemas con la entrega de empanadas en actos oficiales para nuestra comunidad. Estamos atentos a las recomendaciones, sugerencias y dictámenes de ese organismo, pues somos obedientes e incluimos en nuestra actividad interna todas sus apreciaciones, enfatizó. Agregó que por el momento no ve que deba suspender fiestas municipales que tienen el imperio del uso y la costumbre y han sido históricamente realizadas en la comuna. 

Comentarios