[Editorial] Baja postulación al FNDR

Por: 10:40 AM 2017-05-18

Ñuble percibe tradicionalmente el 25% de los recursos del presupuesto del Fondo Nacional de Desarrollo Regional que se destina a la Región del Bío Bío. Dicha cifra se acerca bastante al porcentaje de la población regional que reside en la provincia (23%), por lo que se podría afirmar que la tajada de la torta es bastante justa. 

Sin embargo, por la naturaleza de los proyectos que se financian con el FNDR, y que son aprobados por el Consejo Regional de Gobierno, la población no es el único factor a considerar, pues se trata más bien de un mecanismo de asignación basado en la postulación de proyectos que deben cumplir con ciertos requisitos técnicos. Dicho de otra manera, aquellos municipios que presenten más y mejores proyectos tienen más posibilidades de acceder a financiamiento.

Lamentablemente, en las comunas de Ñuble ocurre el mismo fenómeno que en casi todo el país: la escasez de recursos limita la contratación de profesionales que diseñen proyectos de calidad y que cumplan con los requisitos que exige el aparato estatal. 

Este año, sin embargo, tal debilidad está alcanzando niveles preocupantes y ha llevado a los consejeros regionales a alertar públicamente sobre la baja registrada en los proyectos que los municipios de la provincia postulan al Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), principal fuente de financiamiento para la ejecución de grandes proyectos. De hecho, este año no se han presentado ni la mitad de las iniciativas que en años anteriores y hay municipios como los de San Fabián, San Carlos y Portezuelo, que no han postulado proyectos al FNDR. 

Las razones pueden ser variadas. En San Fabián podría atribuirse al cambio de autoridades, en Portezuelo admiten que hubo confusión con las fechas, mientras que en San Carlos argumentan que la burocracia es la causante. Sin embargo, tanto en éstos como en otros municipios el problema no solo es de cantidad, sino también de calidad, incluso con los proyectos que sí han presentado, pues es común encontrar iniciativas que por años esperan financiamiento, no por capricho de la autoridad regional de turno o de los evaluadores, sino porque los proponentes son incapaces de resolver observaciones técnicas y metodológicas. 

Lo anterior está directamente relacionado con la escasez de profesionales, donde no solo inciden las bajas remuneraciones u otras condiciones para atraer a buenos profesionales, pues en no pocos casos las contrataciones se prestan para pagar favores políticos o disfrazar la llegada de operadores políticos en años de elecciones. 

Precisamente, por tratarse de un año electoral, sería interesante examinar las propuestas de los diferentes candidatos y ver quiénes quieren emparejar la cancha, ya que para ser justos, y evitar que se perpetúe la discriminación entre municipios pequeños y grandes, o pobres y ricos, el Estado debe ampliar las posibilidades para que cualquier municipio pueda acceder a recursos exclusivos para armar buenos equipos profesionales, pues de ello depende en buena parte la posibilidad de acceder a mejores niveles de desarrollo y calidad de vida para los habitantes de esas comunas.

Comentarios