Con Carabineros autoridad destruyó represa que desvía aguas de río

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa 08:15 PM 2017-02-28

Tensión hubo, y eso es innegable. Forcejeos y una discusión entre un grupo de carabineros y uno de los familiares del fallecido dueño del predio allanado por resolución judicial. Pero fueron momentos breves, que con el correr de los minutos quedaron hundidos bajo lo que realmente será parte de la historia.


Y es que tras más de 100 años de instalada una pequeña represa ubicada en el fundo Los Pellines, ubicado en el sector del mismo nombre hacia la izquierda de la ruta que une Pinto con Los Lleuques, se dio orden judicial para destruirla y dejar que el agua que se acumulaba a beneficio del predio, corriera por el río Chillán para beneficio de centenares de otras familias que reclamaban con urgencia el acceso a ese recurso cada vez más escaso.


Fue el mismo gobernador de Ñuble, Álvaro Miguieles,  quien encabezó la comitiva que se completó con carabineros de Chillán Viejo, Pinto, Recinto y Las Trancas, representantes de la Junta de Vigilancia del río Chillán, operarios de maquinaria y trabajadores.


Todo luego que el representante legal de la Junta de Vigilancia del río Chillán, Héctor Jaque, emplazara a la autoridad a hacer cumplir la resolución de la Dirección General de Aguas (DGA), ratificada por la Corte Suprema en octubre pasado, que dictaminó la destrucción de las obras de desvío del río Chillán.


“La denuncia que nosotros hicimos a la Dirección General de Aguas fue que este señor, Carlos Penroz Penroz,  estaba sacando 440 litros por segundo, cuando en estricto derecho tiene 59. Ellos han apelado a la DGA, a la DGA en Santiago, a la Corte de Apelaciones de Chillán y en todas partes se la denegaron, por lo que nosotros ahora pedimos el cúmplase de lo resuelto por la DGA”, explicó Jaque, quien tildó lo acontecido como “una usurpación que afecta a todos los accionistas del río Chillán y a más de 1.500 usuarios del río”.


“En Ñuble se cumple la ley”
En el acceso, a portón cerrado, les esperaba Marcelo Ruiz Penroz, hijo del dueño original, quien falleció el 16 de diciembre de 2016.


“Esta es una acción que se relaciona con una sanción en contra de Carlos Penroz, quien murió en 2016, y nos oponemos porque esta sanción es en contra del difunto, no en contra del resto de la sucesión”, explicó el encargado, quien respecto a la acusación de que se quedaban con más litros de agua por segundo que los que realmente les correspondían, aseguró que “eso es falso, en el conservador de bienes raíces está el documento que dice existe una merced por 150 litros por segundo, y hemos hecho uso histórico de ella por más de cien años, mi familia llegó hace más de 200 años acá y esta legalmente inscrita”.


Ruiz estipula que lo que les queda por hacer es regularizar el registro, a la vez que apunta a que con esta intervención se afecta a una comunidad educativa completa, perteneciente a su familia, y que se dedicaba a trabajar con colegios y escuelas para crear conciencia medioambiental. “Esa agua se usa en un gran porcentaje para generación eléctrica para las familias y de todas maneras el agua termina cayendo igual en el río, por lo que las acciones de la Junta de Vigilancia son totalmente infundadas”, argumentó a LA DISCUSIÓN.


El gobernador Álvaro Miguieles recordó que “desde el año 1994 que la Junta de Vigilancia del río Chillán había iniciado acciones para restituir el cauce natural del río. Hay una resolución de la DGA de octubre de 2012 que ordenaba que esto se efectivamente ocurriese y además una resolución de la Corte Suprema, no obstante esto no había podido realizarse, por lo que esta Gobernación el 14 de febrero dicta una resolución en la que pide el auxilio de la fuerza pública para restituir el imperio de la ley. En la Provincia de Ñuble el gobierno de la Presidenta Bachelet hace cumplir la ley, porque solo así se garantiza la existencia del estado de derecho”.

Comentarios