Close
Radio Radio Radio Radio

Traslado de la población penal femenina a Bulnes se concretaría en octubre

Mauricio Ulloa

La seremi de Justicia de Ñuble, Elizabeth Riquelme, confirmó que a través del Gobierno Regional, Gendarmería logró obtener recursos por 140 millones de pesos, los que se ocuparán para solucionar los últimos detalles e implementación del futuro centro penitenciario femenino, en la comuna de Bulnes, obra que pese a contar con un avance del 95% para junio de 2020, su recepción fue dilatada precisamente a la luz de algunos detalles que la institución celadora debía superar.

La titular de la secretaría ministerial explicó que “tuvimos una mesa intersectorial, con la Corte de Apelaciones y con Gendarmería, en las que suelen revisar acciones administrativas y otros protocolos, y se puso en tabla la necesidad de contar con esta nueva inyección de recursos, aprobándose la solicitud. De esta manera se puede hablar de un total de 1.400 millones  de pesos que es lo que en definitiva costará el nuevo centro y ya estamos cerca de empezar a implementar los últimos detalles para el traslado”.

El proceso ha tenido ya diversas estaciones cumplidas, como la construcción casi total del recinto, la exposición frente al Core para debatir respecto a la situación de infraestructura y “la necesidad de avanzar con fuerza en este proyecto porque los actuales planteles penitenciarios, no sólo en Chillán sino que en la mayoría de las comunas del país, están con problemas de sobrepoblación”, explica.

La obra de 1.290 metros cuadrados, sobre un paño de tierra de 3.500 metros, incorpora cuatro secciones, para separar imputadas de condenadas. Hay también una sección materno-infantil, la que según detalló la seremi, “nos va a poder proporcionar ocho plazas de funcionamiento interno, y contar con todo el equipamiento necesario. A esto hay que agregar espacios para el desarrollo y protección a los infantes, para quienes se contemplan espacios seguros, con implementos para trabajar en su estimulación y su futuro desarrollo”.

Conforme a la información que se entrega desde Gendarmería a la seremi de Justicia, “el traslado definitivo debería concretarse entre los meses de septiembre y octubre de este año. La verdad es que esto ya no puede seguir esperando”.

Actualmente, hay 57 mujeres privadas de libertad en la Región de Ñuble, todas ellas internas en un ala de la cárcel de Chillán, donde se debió adaptar un espacio para ellas en el ala de Vegas de Saldías del recinto penal, tras el terremoto de 2010. Antes del histórico megasismo las reclusas contaban con un centro de cumplimiento penitenciario ubicado en una casa habitación ubicado en calle Constitución, la que quedó inhabitable tras el movimiento telúrico.

El futuro recinto femenino contempla un máximo de 104 internas.

El espacio que se adaptó para las internas hasta entonces era ocupado por la población penal juvenil, la que desde entonces se reacomodó en los espacios para imputados y rematados adultos, sumando en la actualidad sobre 600 personas.

“Una vez que las mujeres sean trasladadas se deberá definir el uso que se le dará al espacio que estaban ocupando. Una opción puede ser la de instalar talleres de trabajo u otra opción que apunte a descongestionar el lugar”, adelantó la seremi.

De esta manera se descarta que en esta ala se adapte un lugar como centro de reclusión para menores de edad (actualmente en Coronel, Biobío), puesto que los ñublensinos que actualmente ha sido trasladado a ese centro representa un número muy bajo.

Dos terrenos en carpeta

Finalmente, Elizabeth Riquelme se refirió al siempre pendiente proyecto de la nueva cárcel regional.

Junto con insistir en que se trata de una prioridad nacional, añadió que “aún estamos en proceso de búsqueda de un terreno, ha habido intentos anteriores que por diversos motivos no han prosperado, pero al menos ya tenemos dos predios en carpeta y estamos trabajando en concretar al menos uno de ellos, junto a la Seremi de Bienes Nacionales. Esperamos que esta vez se pueda aprobar”.

Conforme a la seremi, hoy hay un argumento que pesa incluso más que la necesidad de sacar el recinto del centro de Chillán. “El tema de la sobrepoblación es real, no es algo que se desconozca y en el Gobierno esperan solucionarlo”, aseguró.

Felipe Ahumada

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top