Close
Radio Radio Radio Radio

Transmisión eléctrica en Ñuble está operando a su máxima capacidad

Con un evidente rezago en infraestructura, la red de transmisión eléctrica en Ñuble está operando en algunas zonas a su máxima capacidad, debido al aumento del consumo durante el verano, que en la región está asociado al mayor dinamismo de actividades como la agricultura, la agroindustria y el turismo.

Así lo reconoció el seremi de Energía, Ricardo León, quien abordó la situación de la línea de transmisión de 66 KV Charrúa-Chillán, de CGE, sin embargo, destacó que se está ejecutando un proyecto que permitirá triplicar su capacidad (potencia).

“La situación de la región de Ñuble en general, con respecto a la transmisión, es que hay una restricción en cuanto a la potencia instalada. Tenemos un déficit de transmisión particularmente enfocado en la zona sur de la región, que efectivamente es alimentada por esta línea de 66 KV, que hoy está al límite de sus capacidades. No obstante, hay un proyecto de ampliación de esa línea que permitiría que, en un par de años, la zona sur prácticamente triplique la capacidad en potencia, lo que va a generar alivio”, precisó León.

El proyecto de ampliación de la línea de 66KV Charrúa-Chillán representa una inversión de US$15,8 millones y considera obras en las subestaciones Charrúa, en Cabrero, y Chillán, así como en todo el trazado de la línea de 56,4 kilómetros de longitud.

En el corto plazo, en tanto, apuntó a la construcción de la nueva línea de transmisión de 66 kV Montenegro-Lucero, el cual estará localizado entre las comunas de San Ignacio y Bulnes, una obra definida como urgente por el Coordinador Eléctrico Nacional, que se traduce en una inversión de US$6,1 millones.

“Este año va a haber una obra que va a permitir también entregar un poco más de alivio. Precisamente hoy (ayer) se aprobó en la Comisión de Evaluación Ambiental de Ñuble, el seccionamiento de una línea y la construcción de la nueva Subestación Seccionadora Montenegro, en San Ignacio, que es una obra que está haciendo la empresa STS, filial de Saesa”, añadió.

En ese sentido, el seremi hizo hincapié en que “hay proyectos, se está trabajando en el tema. En paralelo, nosotros también estamos trabajando para poder mejorar la operación de esa zona con las capacidades que tenemos hoy”.

Igualmente, desestimó las aprensiones por un eventual problema de abastecimiento eléctrico del futuro Hospital Regional de Ñuble. “Esa situación también se está monitoreando y hoy podemos decir que no es correcto afirmar que el Hospital no va a tener energía, no solo por los proyectos que se están ejecutando, sino porque ya hay una obra que se hizo en 2022, que le entregó más energía a toda la conurbación Chillán-Chillán Viejo (el cambio de circuitos de 1×154 kV Charrúa-TAP Chillán y 1×154 kV Charrúa-Monterrico, de Transelec), por lo tanto, podemos estar tranquilos que tanto las nuevas inversiones que se están proyectando como las que ya están en construcción, van a poder contar con capacidad de energía para conectarse; ése es un compromiso que hacemos nosotros, es un desafío que el presidente Boric nos encomendó abordar cuando vino a la región”, reafirmó el profesional.

Generación y almacenamiento

El seremi de Economía destacó, por otra parte, los numerosos proyectos de generación en la región de Ñuble a partir de fuentes renovables, como los parques fotovoltaicos y los eólicos.

“Uno de los principales aportes que se han hecho a la región han sido las plantas fotovoltaicas, que empresas como Copelec han fomentado; ese tipo de generación le está dando mucho alivio a la zona, en el sentido de que libera capacidad. Hoy lo que tenemos que empujar es que estas centrales, que solo funcionan durante el día, también puedan aumentar su producción en la noche a través de sistemas de almacenamiento (baterías); para eso el año pasado se aprobó la ley que regula los sistemas de almacenamiento, por lo tanto, nosotros creemos que a futuro ese tipo de soluciones también van a entregar mucho más alivio a mejorar la situación de la transmisión en la zona”, analizó el profesional.

Consumo

Según el INE, en noviembre de 2022 el consumo eléctrico en la región fue 60.534 MWh, cifra que aumentó 3,7% (2.158 MWh adicionales) respecto de noviembre de 2021.

El aumento se explicó, en parte, por los sectores Residencial e Industrial. El sector Residencial incrementó la distribución eléctrica en 2.177 MWh en doce meses (7,4%); seguido del sector Industrial, con 536 MWh adicionales (9,0%). En tanto, el sector Comercial exhibió una reducción de 51 MWh (-0,5%).

Con esto, la variación acumulada de enero-noviembre de 2022 asciende a 8,8% en comparación con igual periodo de 2021.

 

Texto: Jorge Hernán Quijada| Roberto Fernández

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top