Close
Radio Radio Radio Radio

Transfieren $1.580 millones al SAG para combatir plagas

El gobernador regional, Óscar Crisóstomo, firmó hoy, junto al director nacional del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) Horacio Bórquez, dos convenios con el propósito de reforzar el control de Polilla del racimo de la vid, Lobesia botrana, y apoyar a la pequeña agricultura en la prevención y manejo de la Mosca de alas manchadas, Drosophila suzukii, en Ñuble, a través de la transferencia de $1.594 millones entre ambos programas.

La iniciativa permitirá implementar herramientas para la vigilancia, control y capacitación a los productores sobre la presencia de ambas plagas, sus efectos y maneras de prevención, así como establecer un centro de multiplicación que permita la producción, liberación y manejo de controladores biológicos.

También asistió el subsecretario de Agricultura, José Ignacio Pinochet y el consejero regional, Javier Ávila, junto al seremi de Agricultura, Juan Carlos Molina y el director regional del SAG, Eduardo Jeria.

Pinochet agradeció “la generosidad, la mirada de futuro del Gobernador Regional de continuar esto sin ninguna mezquindad. Aquí estamos trabajando juntos sobre todo para los pequeños agricultores”. E indicó que “la Lobesia Botrana es sumamente destructiva para los pequeños viñateros y aquí vamos a generar capacidades en la región, vamos a tener un laboratorio, vamos a poder elaborar elementos para combatir la Lobesia Botrana y en el caso de la Drosophila Susukii, que es una mosquita del vinagre muy pequeña y difícil de controlar, no vamos a poder erradicarla, tenemos que aprender a vivir con ella, pero si no la controlamos hay muchos pequeños agricultores, que tienen frambuesas, arándanos, pequeños huertos de cerezos en Ñuble, y todo eso se puede transformar en algo inviable y morirse como una forma de sustento para la pequeña agricultura”.

Con una inversión de $1.234 millones, el proyecto de Lobesia botrana busca potenciar y reforzar el control urbano de esta plaga, a fin de que reducir la presión sobre las producciones de vides y arándanos.

En tanto, Bórquez aseguró que “lo que firmamos es de una importancia tremenda. El tema de la Lobesia, para tratar de eliminarla, junto al Systems Approach que conseguimos con Estados Unidos después de siete años, nos ayudan a volver a ser una región bastante más orgánica”.

El director del SAG también resaltó la importancia del proyecto de Drosophila suzukii, con una inversión de $360 millones para actividades de vigilancia, difusión y capacitación para que los productores frutícolas puedan prevenir la plaga.

“La mosquita de alas manchadas es un problema para todos, especialmente para el pequeño productor, donde ataca a la producción misma, destruye la fruta, está en cerezas, frambuesas, todos los berries en general y es muy difícil de controlar. El trabajo que tenemos que hacer todos es enseñar al manejo de los frutales y del campo para que esta mosquita no se nos desarrolle a futuro y la podamos mantener y controlar y eso se logra trabajando todos juntos”, expresó.

Cooperación

Ambos proyectos, presentados por el SAG Ñuble, obtuvieron el financiamiento con recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), aprobados por el Consejo Regional en junio.

En ese contexto, Cisóstomo destacó que “este convenio se enmarca en un proceso de colaboración que hemos tenido continuamente con diversas institucionalidades que dicen relación con el agro y hemos conversado con el subsecretario y el director del SAG la intención de seguir aportando, sobre todo hoy, a propósito de la crisis hídrica. Desde el Gobierno Regional tenemos una motivación activa en términos de que cada acción que estamos emprendiendo nos permitan ir generando mejores condiciones a la agricultura y para quienes trabajan en ella”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top