Close
Radio Radio Radio Radio

Resultados de la PAES

Llama la atención la declaración de la directora del Demre, Leonor Varas, una vez conocidos los resultados de comprensión lectora y matemática de la Prueba de Admisión para el sistema de Educación Superior, PAES. Ella se refirió a que la exigencia -al menos en matemática- ahora fue menor: “por primera vez, en 20 años, tenemos una prueba obligatoria en matemáticas que se ajusta a la población. Es una prueba con una mayor cantidad de preguntas, de menor dificultad, más fáciles, que no son para bajar el nivel, son para aumentar la calidad de la prueba”. Ciertamente, con este impulso hacia abajo, la calidad educacional seguirá la misma deficitaria trayectoria que ha tenido los últimos veinte años. Sería conveniente que la autoridad detallara si ocurrió algo similar con las otras evaluaciones.

Con todo, conocidos estos resultados de la Prueba de Admisión para sistema de educación superior PAES, es posible advertir que la diferencia entre los resultados que obtienen los establecimientos públicos versus lo que logran los colegios privados sigue siendo una brecha enorme.

Además, la cantidad de colegios privados con excelentes resultados es abrumadora respecto de los colegios públicos. Solo tres colegios de estas características se encuentran entre los cien establecimientos con mejores resultados. ¿Por qué los niveles de aprendizaje de los establecimientos públicos siguen estancados?, ¿por qué no hay al menos un tercio de colegios públicos en esta nómina? De estos centros educativos, el mejor posicionado fue nuevamente el Augusto D’almar, ubicado en Ñuñoa y cuyo plantel ha estado excepcionalmente bien dirigido por el mismo director por más de 25 años. Cabe notar que Jaime Andrade, ha sido un director con una visión pedagógica que bien vale la pena estudiar.

Junto con la escasísima representación de colegios públicos en la lista de los mejores, llama la atención que un tercio de la nómina sean proyectos educativos con énfasis en la enseñanza de una segunda lengua. También es notorio que más de la mitad de los mejores sean colegios cuyo ideario y programación pedagógica sean de alguna confesión religiosa.

Uno podría pensar que enseñar bajo un enfoque hacia la enseñanza de un segundo idioma o bajo objetivos y contenidos para formar niños y jóvenes en una cultura religiosa, serían colegios que no dispondrían de la dedicación suficiente que implica la enseñanza eficaz del lenguaje, la matemática, la ciencia o la historia. Sin embargo, en la práctica se advierte que junto con cumplir su curriculum diferenciador son capaces de lograr buenos resultados en las pruebas estandarizadas de las materias comunes a todos los centros educativos del país. ¿Qué hacen bien estos colegios?, ¿dónde está la clave que explicaría su buen desempeño?

Una primera observación que podemos formular en este momento, y que se obtiene de conocer específicamente lo que han hecho algunos de estos centros escolares, es que han sabido cumplir adecuadamente con el curriculum: han provisto los conocimientos necesarios y los alumnos lograron los aprendizajes apropiados para haber resuelto los problemas evaluados.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top