Close
Radio Radio Radio Radio

Reos intentaron quemar celda tras incautación de drogas

Con un palo de escoba, en cuya punta había un gancho, los reos que estaban apostados en una de las ventanas del módulo de encierro, trataron de alcanzar la bolsa con droga, que segundos antes, habían lanzado desde el exterior, cerca de las 20.15 horas del miércoles pasado.

Sin embargo, así como se presume que ese “pelotazo”, lo habían coordinado telefónicamente desde esa mismo dormitorio, el OS7 de Carabineros y Gendarmería, ya estaban enterados de esa maniobra y solo aguardaban a que ocurriera.

Así, el lanzamiento tuvo tres consecuencias. Primero, el lanzador -un joven de 19 años- fue detenido; segundo, los gendarmes lograron incautar la bolsa antes que llegara a destino; y tercero, como reacción, los internos comenzaron a incendiar elementos al interior del módulo para generar caos.

“Hubo una represalia coordinada de los cuatro dormitorios de condenados. Empezaron a quemar distintos tipos de materiales al interior de las dependencias y golpear los barrotes, por lo que se activó el plan de enlace, con lo que funcionarios ubicados más cerca de la unidad llegaron a prestar apoyo”, explicaría minutos después el suboficial Cristian Montecinos.

El procedimiento terminó sin lesionados, aunque un interno fingió estarlo para generar confusión, “pero se evacuó al interno y se siguió con el procedimiento”, añadió.

Formalizado por microtráfico de drogas y con arraigo nacional quedó Matías Enrique Bustos Arias, de 19 años, quien fue detenido la tarde de ayer tras lanzar, desde la calle, un paquete con diferentes drogas hacia el patio de la cárcel de Chillán.

Este trabajo coordinado entre la Fiscalía, Carabineros del OS7 y Gendarmería permitió la incautación de 73,8 gramos de marihuana, 33,6 gramos de cocaína, 4,9 gramos de pasta base y 27 tabletas de clonazepam.

“El jefe de Carabineros del OS7, capitán Juan Guzmán, comentó que “el trabajo realizado el día de ayer complementa y refuerza las coordinaciones permanentes que tiene Carabineros, a través de esta unidad especializada, y personal de la Unidad de Inteligencia de Gendarmería”. 

En relación a la incautación y detención del imputado, precisó que continúan las diligencias de investigación, con el fin de establecer la procedencia de la droga y los internos que la recibirían.

El procedimiento fue destacado por el director regional de Gendarmería, coronel Gonzalo Hermosilla, quien destacó “el profesionalismo de nuestros gendarmes y las coordinaciones entre Carabineros y la Fiscalía”.

No ha habido agresiones

Desde que se terminó de instalar la malla perimetral en la cárcel de Chillán, no solo los lanzamientos de drogas han sido incautados en su totalidad, sino que “los funcionarios ya nos han vuelto a ser agredidos, como era común antes de que pusieran la malla. Recordemos que entonces se debía incautar estos paquetes cuando caían al patio, y era ahí donde se producían los ataques y las riñas con los otros internos”, comentó Montecinos.

En materia judicial, el fiscal Eduardo Planck formalizó al lanzador, identificado como Matías Bustos Arias, por el delito de tráfico de pequeñas cantidades de droga, quedando con la medida cautelar de arraigo nacional, por disposición del tribunal.

El Juzgado de Garantía dio cinco meses para investigar judicialmente la causa.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top