Close
Radio Radio Radio Radio

¿Qué decían los parlamentarios por Ñuble hace tres meses sobre el nuevo proceso Constituyente?

????????????????????????????????????

Poco más de tres meses han transcurrido desde que el 62% de la población rechazara la propuesta Constitucional emanada desde la Convención, la cual trabajó durante un año en el texto.

Un resultado que sin duda definió las conversaciones posteriores, pues muchos atribuyeron esa negativa a un sentimiento “anti Convención”, logrando instaurar la idea de que un órgano 100% electo no debe repetirse en este segundo proceso.

Y es precisamente este último punto el que ha entrampado las conversaciones entre las fuerzas políticas, una discusión que para muchos es más bien artificial, pues lo que estaría realmente en juego sería mantener el statu quo versus lograr definitivamente cambios.

Las miradas de hace tres meses

Inmediatamente después del resultado del plebiscito del 4 de septiembre, los parlamentarios por Ñuble expresaron su voluntad para que el proceso Constituyente no terminara allí.

El diputado Frank Sauerbaum (RN), expresó que “confirmamos nuestro compromiso para hacer las modificaciones que la Constitución requiere. Estamos claros que hay que hacer un texto que nos interprete a todos, que sea más inclusivo y que dé oportunidades de desarrollo a todos, eso no está en cuestión. Respecto del procedimiento, habrá que discutir, hay tres opciones, una es que el congreso se haga cargo, a partir del texto rechazado, el actual y el de Michelle Bachelet; que haya una nueva Convención, con ciudadanos elegidos y más acotada, quizás a seis meses; o que sea un grupo de expertos que redacte la propuesta, con un plebiscito de salida”, afirmó.

La diputada de la UDI, Marta Bravo, enfatizó en aquel momento que su sector “cumpliría su compromiso”.

“Lo más importante es que los chilenos tengan certeza de que vamos a honrar nuestro compromiso y, en conjunto, en sintonía con la gente, hacernos cargo de los problemas de nuestro país, donde primen siempre los acuerdos por sobre las imposiciones, uniendo y no dividiendo a Chile”.

Cristóbal Martínez, también de la UDI, recordó que “antes del histórico plebiscito nosotros nos comprometimos como partido y sector a que el proceso constituyente no se agotaría con la elección del 4 de septiembre. Existe un amplio consenso en torno a que la actual Constitución Política ya cumplió un ciclo en nuestro país, que nos permitió, por ejemplo, reducir ampliamente la pobreza y avanzar hacia el camino del desarrollo, destacándonos muy por sobre nuestros pares en Latinoamérica. Pero ahora es necesario tener un nuevo texto de acuerdo con la realidad actual de Chile, y en eso estamos absolutamente comprometidos y a bordo”, reiteró el parlamentario, quien abogó en aquel entonces porque todos los partidos políticos -o los que se quisieran sentar a conversar-, en conjunto con el Gobierno, avanzaran en un acuerdo sobre el mecanismo que definiría la nueva propuesta constitucional.

La independiente, Sara Concha, dijo inmediatamente después del triunfo del Rechazo, que lo esencial para el nuevo proceso era el diálogo.

“Para poder avanzar y respaldar el nuevo proceso de cambios para Chile necesitamos diálogo y puntos de encuentro; y acuerdos entre los partidos, la ciudadanía y el congreso. Debemos iniciar un nuevo proceso, pero con la responsabilidad que ello significa, cambios que sean definitivos y favorezcan a todos los chilenos”, aseveró.

El diputado independiente-DC, Felipe Camaño, hizo un llamado a “dejar atrás las mezquindades”.

“Chile no necesita más polarización, sino que sus representantes concilien ideas que inviten a mirar al futuro. Nuestro rol como políticos es dejar a un lado los revanchismos, la soberbia y el egoísmo político. Debemos dejarnos de pequeñeces y dejar atrás las mezquindades, no queremos más división. Llegó el tiempo de los cambios, de una nueva política centrada en las y los ciudadanos”, manifestó.

Pasaje sin retorno

Desde el Senado, la representante del PPD, Loreto Carvajal, afirmó que el proceso Constituyente era un “pasaje de ida, jamás de vuelta”.

“Sin duda lo que dijo el Presidente el día del triunfo del Rechazo confirma que éste es un proceso que no va a parar, es un pasaje de ida, jamás de vuelta. Estoy convencida que la conversación radicada en el congreso tiene que generarse con una condición de equilibrio, que garantice que el proceso Constitucional avance, con paridad e inclusión”, dijo.

Gustavo Sanhueza, en tanto, aseguró que desde la UDI y Chile Vamos, cumplirían con la palabra empeñada.

“Eso significa escuchar, conversar las bases de acuerdo con todos los actores políticos, donde esperamos que el gobierno asuma un liderazgo político que tenga como norte unir a Chile. No podemos dejar de nuevo el destino del país en manos de visiones sesgadas y extremas como las de la Convención”, sostuvo en aquel momento.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top