Close
Radio Radio Radio Radio

Muerte del cabo Rivas resume todos los temores ciudadanos de Ñuble: delincuencia juvenil, armas, drogas, violencia e impunidad

Cristian Cáceres

Armas de fuego en manos de delincuentes, drogas, menores de edad delinquiendo, una creciente insurrección hacia las policías. Otro carabinero asesinado.

El zumo completo de lo que hoy nutre la cada vez mayor sensación de inseguridad reinante en Chillán, Ñuble y el resto del país, se alinearon en un solo hecho, la muerte de el cabo Breant Rivas, tras recibir dos impactos de bala por la espalda durante un procedimiento registrado en el límite entre Chillán y Chillán Viejo, en la madrugada de ayer jueves.

Con el joven cabo aún con signos vitales tendido en el suelo en la intersección de los pasajes de Eduardo Ossandón y Juan Francisco González, en el sector suroriente de Chillán, sus compañeros de patrulla deciden no esperar por la ambulancia y se lo llevaron en el mismo carro policial al Hospital Herminda Martín, lugar donde fallecería minutos después, debido a las heridas que le provocaron dos impactos balísticos recibidos por la espalda. Era padre un hijo de dos meses, tenía 23 años de edad y registraba 2 años y 10 meses de servicio.

Delincuencia juvenil

El informe policial da cuenta que pasada las 01.15 horas, la patrulla en la que viajaba el cabo Rivas decide descender del vehículo para realizarle un control de identidad a dos ocupantes de un vehículo Nissan Versa color blanco con los vidrios polarizados, en la esquina de las calles Ossandon con Francisco González, de Chillán Viejo, casi en el límite con Chillán.

El documento da cuenta que “por un descuido” los dos ocupantes fiscalizados intentan huir a pie, siendo uno de ellos, F.Z.E, de 16 años y domiciliado en Chillán, alcanzado por el cabo Rivas cuando trataba de acceder a un sitio eriazo saltando una pandereta.

Fue en ese momento, cuando inesperadamente, otro adolescente de 16 años (J.M.M.) de 16 años y oriundo de San Pedro de la Paz (Región del Biobío), irrumpe en el lugar y percuta tres veces por la espalda del carabineros, con una pistola de 9 milímetros.

Acto seguido, el sargento que tenía el mando del procedimiento sacó su arma de servicio y fulminó al agresor.

Al registro del vehículo, se encontraron 75 gramos de marihuana, mientras que el segundo ocupante del auto logró arrancar.

El detenido, quien tenía tres órdenes vigentes por ley de drogas y por receptación, fue formalizado en el Juzgado de Garantía de Chillán, quedando en libertad, con la medida cautelar de arraigo nacional.

En tanto, por una de las causas de droga vigente, se le condenó a 61 días de libertad asistida.

Adolescentes

Conforme a las estadísticas de la Defensoría Penal Pública de Ñuble, entre el 3 de enero y el 5 de mayo de este 2022, un total de 49 adolescentes de entre 14 y 17 años han sido imputados por algún delito en la región.

Sin embargo, de los 374 internos que hoy se encuentran privados de libertad en la cárcel local, ninguno es menor de 18 años.

Y en el Centro de Reclusión Provisoria de Coronel, solo un interno es de Ñuble.

“Demora” de la ambulancia

Otro aspecto aún sin aclarar del todo, en torno a este procedimiento, apunta a una supuesta demora por parte de la ambulancia.

Así se constante en un audio al que tuvo acceso La Discusión, en el que se informaba que se había efectuado el llamado “al personal del Samu y debido a la demora que estos mantenían, se dispuso por parte de esta Cenco que el funcionario fuera trasladado de forma inmediata por el carro policial a un centro asistencial”.

Consultados al respecto desde el Servicio de Salud Ñuble, el doctor Max Besser, subdirector de Gestión Asistencial del servicio, dijo que “a la 1.29 horas de la madrugada el Centro Regulador del SAMU Cordillera Ñuble recibió un llamado de efectivos de Carabineros para acudir al rescate del funcionario herido”.

Añade que “al minuto” recibieron una segunda llamada con la que informaron “que se dirigían con la persona herida en el carro policial hasta el hospital. Todo lo anterior consta en los registros de llamadas de nuestro centro regulador”.

El registro muestra que Carabineros solicitó la ambulancia minutos cerca de las 01.29 horas de esa madrugada.

Al decidir no esperar más por la llegada del SAMU, trasladan al cabo Rivas al hospital Herminda Martín, donde se registra el ingreso a la 01.42 horas.

Tras ser intervenido por personal médico, se constató la muerte del funcionario policial a las 02.50 horas.

“Reenviado muchas veces”

Las críticas por la falta de apoyo logístico, jurídico y político que ha afectado a Carabineros es un tema que, a raíz de este homicidio, se discutió latamente en cada rotativo y sitios digitales de prensa, radios y canales de televisión del país.

Sin embargo, no todas las sugerencias que llegaron desde el mundo político apuntaban únicamente a un respaldo hacia la institución, sino también a la necesidad de profesionalizar a los funcionarios.

Y esto también a raíz de ciertas circunstancias relativas a este caso, como la filtración a redes sociales de un audio de la Cenco en la que incluso se daba el nombre del funcionario que disparó y dio muerte al autor de los disparos que le costaron la vida al cabo Rivas, un adolescente .

También circula por redes sociales un set de tres fotos tomadas a no más de dos metros de distancia (una desde arriba) del cadáver del adolescente, que aún tenía el arma en sus manos y que solo pudieron haber sido tomadas por un funcionario policial.

Tanto los archivos de audio y fotos llegan a los celulares con la leyenda “reenviado muchas veces” propia de los mensajes virales.

El abogado penalista y exfiscal militar de Angol, Rodrigo Vera Lama, explicó que “hoy el sistema de comunicación interna que tiene Carabineros es un medio tan poco profesional como WhatsApp. Esas fotos se mandan por esta red a la XVI zona, al alto mando y a los seremis y ministros pertinentes y la cadena es tan larga que es casi imposible saber quién filtra materia sensible”.

Añade que “incluso se filtra información cuando van a hacer procedimientos o controles porque también eso los coordinan por WhatsApp. Insisto, eso no es propio de una policía profesional”.

La filtración de las fotos y del nombre del funcionario quien abatió al adolescente también fueron criticadas por la diputada Marta Bravo, quien pidió “más respeto a las familias de los afectados”.

También se refirió a este tema el presidente de la comisión de seguridad del Consejo Regional de Ñuble, quien por un lado lamentó la poca rigurosidad con la que se mantuvo en reserva este tipo de documentos, por otro, criticó que “no hay voluntad política real, más allá de los discursos, la poesía política y la retórica para garantizar la seguridad de nuestros funcionarios. Hoy vemos un bajo interés por postular a Carabineros, pero más y más alcaldes pidiendo mayor dotación. ¿Quién querría mandar a su hijo de 17 años a postular a una carrera que le puede costar la vida y sin que haga carrera sintiéndose respaldado ni por el Gobierno ni por nadie? Así no se puede”.

[/bg_collapse]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top