Close
Radio Radio Radio Radio

Hasta un 75% se redujo la movilidad en centro de Chillán durante la cuarentena

Entre fines de marzo e inicios de mayo los habitantes de la intercomuna Chillán-Chillán Viejo cumplieron una de las primeras cuarentenas y cordón sanitario en el país, las medidas más estrictas de confinamiento, debido a al menos dos brotes de casos de Covid-19 que tenían por entonces a Ñuble como la segunda región del país con más contagios.

Cuatro meses después, se conoce el primer estudio que reveló el impacto de dichas medidas en la reducción de la movilidad de la población, uno de los efectos que se busca para evitar la proliferación de contagios.

La investigación a la que tuvo acceso LA DISCUSIÓN fue realizada por el Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI) el cual reúne a profesionales de escuelas de economía e ingeniería de destacadas universidades del país para proponer soluciones creativas a problemas de alto impacto en el bienestar social.

En este caso, figuran como autores del estudio, Sebastián Astroza, Sebastián Cancino y Juan Antonio Carrasco (Facultad de Ingeniería, Universidad de Concepción) Helen De la Fuente (Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Geografía, Universidad de Concepción) Julio Covarrubia (Facultad de Economía y Negocios, Universidad de Chile) y Leonardo Basso (Ingeniería Civil – Transporte, Universidad de Chile).

El estudio se realizó gracias a datos estadísticos e información del uso de infraestructura de telecomunicaciones, entregados por Entel de manera anonimizada, agregada y agrupados a nivel de zona censal.

La cuarentena rigió en la intercomuna entre el 30 de marzo y el 23 de abril, mientras que el cordón sanitario entre el 23 de marzo y el 3 de mayo.

Efectos en comunas aledañas

El estudio demostró que la reducción de la movilidad comienza con la suspensión de las clases el 15 de marzo y se acrecienta con el confinamiento y cordón sanitario, medidas que también afectaron a comunas aledañas.

La Figura 1 muestra cómo desde que se cierran los establecimientos educacionales se produce una reducción pronunciada de la movilidad en las comunas de la región. Durante el periodo de cuarentena en Chillán y Chillán Viejo (comunas que de inmediato bajaron en alrededor de un 40% la movilidad), se mantiene esa reducción con un leve crecimiento de movilidad a medida que pasan las semanas.

Durante el confinamiento la movilidad hacia la intercomuna desde Bulnes y San Carlos se redujo en cerca de un 70% (Figura 2).

Sin embargo, al levantar la cuarentena la reducción de movilidad se hace cada vez menor, llegando rápidamente a niveles cercanos al 20% para Chillán, Chillán Viejo y San Carlos y al 30% para Bulnes.

Hacia el centro de Chillán

El estudio estimó además la movilidad hacia el centro de Chillán, desde el resto de los sectores de Chillán y Chillán Viejo. El objetivo de este análisis fue estudiar el efecto de la cuarentena decretada en Chillán y Chillán Viejo, buscando entender si existe alguna diferencia en el impacto de la cuarentena respecto a la medida de cordón sanitario. En contraste con un cordón sanitario, que afecta los movimientos hacia y fuera la intercomuna, la cuarentena debería tener un efecto directo en los movimientos de los habitantes dentro de Chillán y Chillán Viejo. El centro se delimitó considerando como límites la Avenida Ecuador, Avenida Argentina, Avenida Collín y Avenida Brasil y acorde a las zonas censales correspondientes.

De esta manera, la reducción de movimientos hacia el centro de Chillán fue pronunciada con el cierre de establecimiento educacionales (en torno a un 60%), bajando un poco más durante el período de cuarentena, acercándose al 75% (Figura 3).

Para la última semana de cuarentena, sin embargo, se aprecia un leve aumento de movilidad hacia el centro y, cuando la cuarentena finalmente se levanta, la reducción de movilidad se hace rápidamente menor, llegando a niveles cercanos al 40%.

Conclusiones

De acuerdo al estudio del ISCI, los datos muestran una importante baja en la movilidad respecto a la semana base luego del cierre de establecimientos educacionales en la región. A su vez, los gráficos muestran el impacto de las cuarentenas y cordones sanitarios decretados en Chillán y Chillán Viejo durante los días laborales. “Es destacable que no solo existe un impacto en esas comunas, sino que también en otras aledañas, dependientes funcionalmente de ellas, como es el caso de San Carlos, que disminuye de manera muy similar a esas dos comunas, y Bulnes que también disminuye su movilidad, aunque en menor grado”, afirman los autores.

Sin embargo, agregan, este efecto sólo permanece mientras son aplicadas esas medidas, manifestándose un aumento de la movilidad en esas comunas, una vez que dejaron de aplicarse. Para todas las comunas, esa disminución actualmente es del rango de 20% a 30%, similar a Biobío, por ejemplo.

Para estudiar con mayor detalle lo anterior, se estudió la movilidad desde otras comunas hacia la intercomuna de Chillán y Chillán Viejo, mostrando una tendencia similar. Finalmente, si se considera la movilidad hacia la zona céntrica de Chillán, el impacto es bastante alto, acorde a lo esperado (75% de disminución), aunque mostrando que existe un mínimo de movilidad que no se ve afectada por esas medidas.

Mayor impacto que la restricción vehicular

El dato que arrojó el estudio del ISCI respecto a la reducción de la movilidad hacia el centro durante la cuarentena (75%) contrasta con la escasa reducción de la movilidad alcanzada durante la medida de restricción vehicular que rige desde el 23 de junio, según reveló otro estudio publicado por LA DISCUSIÓN, elaborado por el Instituto de Data Science (IDS) de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Desarrollo (UDD), elaborado con el apoyo de Telefónica Chile y CISCO.

Según ese informe, la reducción de la movilidad en Chillán fue de -20.2, Chillán Viejo (-32.9) y San Carlos (-27.2).

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
https://www.ladiscusion.cl/feed/rss/