Close
Radio Radio Radio Radio

Exgendarme de Yungay arriesga siete años de cárcel por tráfico de municiones a zona de La Araucanía

El Tribunal Oral en lo Penal de Angol, región de La Araucanía, dictó veredicto condenatorio contra el ñublensino Juan Félix Concha Sepúlveda, funcionario dado de baja de Gendarmería y el civil Raúl Esparza Veloso, por el delito de tráfico ilegal de municiones, las que finalmente eran vendidas en la comuna de Ercilla, Zona del Conflicto Mapuche.

El fiscal Carlos Bustos, de la Fiscalía regional, quien solicitó penas de siete años de cárcel para ambos, explicó que las investigación se remonta al 7 de enero de 2021, y la arista que les permitió dar con esta cadena de tráfico tuvo como punto de partida la muerte del inspector Luis Morales Balcazar, de la Policía de Investigaciones (PDI), abatido mientras realizaba un operativo en la comunidad de Temucuicui, dentro de la misma comuna.

Conforme a lo explicado por el Ministerio Público, fue por medio de interceptaciones telefónicas, que se pudo esclarecer que el entonces cabo primero Juan Concha, quien cumplía funciones en la dotación del Centro de Detención Preventiva de Yungay, mientras ejercía funciones, se hacía con las municiones por la vía legal en la ciudad de Chillán, las que posteriormente eran trasladadas por Esparza Veloso al sector de Collico.

De acuerdo a la carpeta de investigación judicial, Concha Sepúlveda, quien registra domicilio en Bulnes, se abastecía de las municiones a través de personas que mantienen armas inscritas, adquiriendo a dichas personas las municiones de forma legal, para luego traspasarlas a Raúl Esparza.

El día 1 de septiembre de 2021 adquirió en la armería Tiro al Blanco, la cantidad de 1650 municiones calibre .44 y 250 calibre 12, luego depositaron la totalidad de las municiones en el automóvil de Raúl Esparza, quien emprendió viaje hacia el sur siendo sorprendido en el peaje Santa Clara, de la comuna de Pemuco, con la cantidad de 1650 municiones calibre .44 y 250 calibre 12.

Por tal razón se les imputó y acusó por el ilícito de dotar de municiones a milicias armadas, tenencia ilegal de municiones y tráfico ilícito de municiones.

Mejor preparados

Luego que la PDI detuviera al entonces cabo Concha en septiembre del año pasado, la Dirección Regional de Gendarmería tramitó de inmediato la baja del funcionario.

Sin embargo, dentro de la planta misma de funcionarios, el hecho causó repudio e impacto, puesto que “para nosotros, traficar municiones o armas y, peor aún, destinada a movimientos subversivos o milicias armadas es muchísimo más grave y censurable que el traficar drogas al interior de un penal, lo que ya es terrible”, dijo el suboficial, Cristián Montecinos, presidente regional de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios.

Lo anterior, explica, porque “una munición o un arma que se entrega o se vende en estas circunstancias no puede sino tener un final criminal, llegando incluso al homicidio”.

Montecinos, insiste en que como gremio han estado realizando al Nivel Central, para que se mejore la malla curricular de Gendarmería y contar con el egreso de funcionarios mejor preparados, incluso en temas éticos.

“Nosotros hemos estado realizando una campaña interna que se llama ¿De qué lado de la Reja Estás?, porque sabemos que nuestra función es compleja en muchos sentidos y en especial por el tipo de personas con las que debemos lidiar a diario. No queremos ver a Gendarmería inmiscuida en delitos, en casos de corrupción, pero necesitamos apoyo e incluso hemos pedido que antes de que una persona ingrese a la institución se le revisen no sólo los antecedentes penales, sino que conocer su círculo familiar y social más cercano y filtrar mejor a quienes serán nuestros futuros funcionarios”.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top