Close
Radio Radio Radio Radio

En Ñuble 217 niños entre 6 y 11 años se han vacunado contra el Covid-19

Cristian Cáceres

Esta semana comenzó la vacunación contra el Covid-19 en los niños de 6 a 11 años de edad, tras la autorización del Instituto de Salud Pública para inocular a este grupo etario con la vacuna CoronaVac del laboratorio Sinovac.

En la región de Ñuble, el grupo etario de 6 a 11 años está conformado por 39.709 menores, de acuerdo a la proyección realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas para el año 2021.

Según información preliminar entregada por el Departamento de Estadísticas e Información del Ministerio de Salud, 217 niños con comorbilidades del segmento señalado en Ñuble han recibido las primeras dosis contra el coronavirus, lo que corresponde a 0,5% de avance en este grupo de edad.

“El Gobierno ha desarrollado uno de los procesos de vacunación más eficientes de Latinoamérica, con una velocidad de población inmunizada que ha sido reconocida internacionalmente. Por ello, tras la aprobación del Instituto de Salud Pública (ISP) estamos incluyendo a los niños desde los 6 años en este proceso que requiere del autocuidado obligatoriamente. La vacuna es un elemento protector que no evita por completo el contagio, pero sí minimiza los riesgos de desarrollar un cuadro respiratorio grave por Covid-19”, afirmó Erick Jiménez, seremi (s) de Salud, quien agregó que las políticas públicas de salud complementarias a la vacunación impulsadas por el Ejecutivo, tales como las Residencias Sanitarias y los testeos masivos, “sencillamente en otras naciones no se conocen, por lo que es importante que la ciudadanía continúe con las medidas de autocuidado para evitar contagios y mantener los actuales indicadores epidemiológicos”.

En base al calendario del Minsal, aquellos con enfermedades específicas fueron convocados en primer lugar. Este lunes el primer grupo a inocular fue el de los menores de 10 y 11 años con comorbilidades específicas. El martes 14 de septiembre les correspondió a los niños de 8 y 9 años; hoy miércoles a los de 6 y 7 años y el jueves a todos los de 6 a 11 que no se pudieron inocular durante la semana.

Para recibir su vacuna deben asistir a los vacunatorios, acompañados por alguno de sus padres o un tutor responsable, con algún documento que certifique que presentan las comorbilidades específicas que están publicadas en la página del Ministerio de Salud. Entre ellas están enfermedad pulmonar crónica, enfermedad neurológica, cardiopatías, enfermedad autoinmune, cáncer, inmunodeficiencias y obesidad severa.

Además, esta semana se retomó la vacunación en los adolescentes de entre 14 y 17 años.

El proceso de inoculación en adolescentes continuará con aquellos entre 12 y 13 años entre el lunes 20 y el miércoles 22. Además, a partir de la semana del 27 de septiembre se iniciará en los establecimientos educacionales la vacunación para todos los niños de 6 a 11 años.

La pediatra inmunóloga de la Clínica Universidad de los Andes, Cecilia Méndez, explicó que, en Chile desde el comienzo de la pandemia a la fecha, alrededor de un 8% a 12% de los contagios por Covid-19 han ocurrido en menores de 18 años, la mayoría de esos casos en niños entre 5 y 18 años, por lo que insistió en la importancia de que este segmento de la población pueda ser inoculada.

“De ese grupo que no es menor, alrededor de un 1% a 1,5% requiere hospitalización y algunos de ellos tienen casos graves con complicaciones del Síndrome Inflamatorios Multisistémico (SIM), por lo tanto, si bien los niños tienen casos de Covid que son más leves, hay un grupo que sí puede desarrollar la enfermedad de manera grave, entonces es importante tener una acción de prevención como lo es la vacuna”, aseveró.

Pese a que todavía existen pocos estudios y publicaciones sobre la vacunación contra el Covid en menores de edad, Méndez sostuvo que las investigaciones que se conocen han arrojado resultados positivos.

“Hay estudios publicados con Sinovac, que es la vacuna que se autorizó recientemente en los más pequeños en nuestro país, y han tenido resultados bastante promisorios, de hecho, uno tiene un 80% de cero positividad después de puesta la vacuna en buenos niveles, puesto que fabrican anticuerpos para el virus en la vacuna. Además, es una vacuna con virus inactivado, no produce ningún riesgo, con efectos adversos que eran muy poco frecuentes, fundamentalmente dolor o una pequeña inflamación en el sitio de punción, por lo tanto, uno pensando en garantizar que los niños tengan las mejores medidas de protección tiene que considerar poner la vacuna”, dijo.

La pediatra recordó que para evitar contagios por coronavirus es necesario implementar todas las herramientas y medidas establecidas conocidas para así reducir el riesgo.

“La vacuna es un mecanismo de protección pero tiene que ir en conjunto de los otros mecanismos que hemos conversado durante toda la pandemia: lavado de mano, evitar aglomeraciones innecesarias, uso de mascarilla en forma correcta que tiene que ser del tamaño adecuado de la carita del niño, en los menores de dos años quizás es difícil que mantengan la mascarilla puesta pero en los niños más grandes, la verdad es que, si uno les enseña el uso responsable pueden tolerar bastante bien la mascarilla”, destacó Cecilia Méndez.

El pediatra chillanejo, Carlos Hernández, reconoció la importancia de las vacunas a lo largo de la historia de la medicina y el poder que han tenido para salvar vidas.

Si bien existe reciente evidencia científica frente a la pandemia por Covid-19, las investigaciones de las vacunas han otorgado garantías de seguridad y tranquilidad para la población pediátrica, destacó el profesional.

“Hay que reconocer el valor de las vacunas en el control de muchas enfermedades, a través del tiempo, en la salud. Las vacunas han permitido erradicar infecciones y por lo tanto evitar enfermos y muchas muertes en los niños especialmente. Las vacunas se distribuyen de acuerdo al lugar donde que uno viva y la epidemiología. Ahora las vacunas en su uso contra el Covid-19  han demostrado en todos los estudios, según las fuentes científicas de información de las instituciones a cargo a nivel mundial, que no son dañinas para los niños, que tienen seguridad al ser aplicadas, por lo tanto, la única forma que tenemos de cuidar a los niños de que puedan enfermar gravemente es vacunándolos”, sostuvo.

Para el médico es fundamental que los niños puedan adherirse al proceso de inoculación como factor protector, considerando que en esta población es más complejo que puedan seguir con rigurosidad las medidas de prevención básicas frente al virus.

“Ahora sabemos que los niños por su comportamiento social son de tocarse, juntarse, de abrasarse, darse besos, ellos de por si naturalmente que puedan cumplir las indicaciones de aforo, distanciamiento, el uso de la mascarilla, lo toleran poco, entonces, la vacuna es la única forma de protegerlos”, indicó.

A modo de recomendación, el profesional destacó que es importante que los padres mantengan al día los chequeos médicos de rutina para descartar o confirmar algún enfermedad, considerando que aquellos niños con comorbilidades especificas fueron los primeros convocados en este llamado.

“En primer lugar, tener bien claro sus controles, si tiene alguna enfermedad o comorbilidad que hayan tenido o estén en tratamiento, que tengan claro esas indicaciones para comentarlas cuando vayan a vacunarlos, para que se cumplan los protocolos, porque hay vacunación para niños con comorbilidades y niños sanos. Entonces, conocer la condición de salud de sus niños, si es portador de alguna enfermedad o si ha tenido algún cuadro respiratorio. No darles medicamentos anticipado a los niños, hay que esperar primero la reacción si tienen o no fiebre, pero no darle medicación antes, pueden tener alergia y eso sería negativo”, detalló.

“Los niños no vacunados son el nuevo target del virus”

El pediatra y académico de la Universidad de Santiago, Javier Bravo, sostuvo que “los niños no vacunados son el nuevo target del virus y debemos protegerlos, inoculándolos con toda seguridad”.

El director de la Sociedad Chilena de Emergencia Pediátrica (SOCHEMP) advirtió que “un niño puede presentar, después de 1 o 2 meses de la infección por Covid, a pesar de que fuera un cuadro simple, el Síndrome Inflamatorio Multisistémico (PIMS), donde el virus desordena el sistema inmunológico”.

“El 18 sí causa temor, ya que la pandemia todavía existe y la cepa Delta ya entró al país. Si quiero prevenir que mi hijo pase por un ventilador o manejo invasivo, vacunemos a nuestros hijos”, concluyó el académico.

Texto: Antonieta Meleán| Susana Núñez

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top