Close
Radio Radio Radio Radio

Empresas de Ñuble comienzan a implementar reducción horaria

Mauricio Ulloa

Este martes se aprobó el proyecto que reduce la jornada laboral, de 45 a 40 horas semanales, con lo que quedó listo para ser ley, luego de seis años de tramitación

La ley se implementará de manera gradual en un plazo de cinco años a contar del primer año de su publicación, lo que debiese ocurrir el 1 de mayo. De esta forma, en mayo de 2024 la jornada se reducirá a 44 horas, en mayo de 2026 bajará a 42 horas, y en 2028, a 40 horas.

No obstante, varias empresas comenzaron el año pasado a implementar esta medida de manera voluntaria. De hecho, en Ñuble hay dos que obtuvieron el sello 40 horas, que entrega el Ministerio del Trabajo: Soquipra, de Chillán Viejo, dedicada a la elaboración de detergentes industriales; y Centro Carnes, de Quillón, dedicada a la venta de carnes. A estas dos se suman otras nueve que están en proceso de postulación al sello.

Beneficios

El dueño de Soquipra, Mario de la Fuente, si bien admitió que al principio no estaba del todo convencido de reducir la jornada, afirmó que sumarse a esta iniciativa ha significado mejorar el ambiente laboral y la calidad de vida de sus trabajadores.

Otro caso destacado es el de la librería Bluemix, de Chillán, que hace dos años inició este proceso, al reducir la jornada semanal a 43 horas y media. Su gerente general, Fernando Escrig, destacó los beneficios de la medida y explicó que la implementación se dio de la mano de la pandemia, que modificó los hábitos de consumo de las personas, pues si bien se redujo el horario de atención presencial crecieron en el formato online. “Antes nuestras ventas eran 100% presenciales, ahora las ventas online representan el 20%”, dijo.

Recordó que antes de la pandemia atendían público hasta las 19.30 horas, y detalló que actualmente cierran a las 17.30 horas y los trabajadores se retiran a las 18.00 horas. “La gente se ha ido acostumbrando, uno ve que el comercio cierra más temprano que antes de la pandemia”, reflexionó.

“Los beneficios son múltiples, todo el equipo tiene más tiempo libre, hay una mayor motivación, y lo que antes hacía en 45 horas, quizás se puede hacer en 40”, destacó Escrig.

Gradualidad

Desde la Cámara Chilena de la Construcción sede Chillán, su presidente, Ricardo Salman, manifestó que “su aplicación en forma gradual permitirá a las empresas trabajar en adaptar la jornada y hacer las inversiones necesarias para incrementar la productividad, y de esta manera no afectar el nivel de empleo”.

“Mayores beneficios para el trabajador requieren necesariamente de mayores inversiones. Para esto es de suma importancia seguir avanzando en los proyectos de capacitación que tenemos como Cámara y en conjunto con Sence, así como también apoyar con políticas públicas el fortalecimiento de la capacidad de las empresas para invertir en nuevas tecnologías”, complementó Salman.

Horas extra

Sin embargo, en algunos sectores se anticipan algunos problemas para su implementación, por ejemplo, en la agricultura y la ganadería. Carlos Smith, presidente de Aprocarne Ñuble, explicó que en la ganadería, incluidas las lecherías, “aun cuando se aumente la eficiencia, las jornadas son largas igual, por lo que va a significar horas extra, entonces, lamentablemente, no se va a cumplir el sentido de la ley, que era lograr más horas de descanso para los trabajadores”.

“El problema es que esta ley no vino aparejada con una mejora en la productividad laboral, y no veo que el Sence vaya a solucionar eso, por eso en la práctica se tendrá que lograr con horas extra, y me preocupa que vamos a entrar en una espiral complicada”, sentenció el dirigente.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top