Close
Radio Radio Radio Radio

El lento despegue económico y los desafíos pendientes de la región más pobre del país

Mauricio Ulloa

Existe un amplio consenso local sobre los beneficios que trajo para Ñuble la creación de la región. Con distintos matices, desde el mundo empresarial y desde el ámbito público, destacan que en estos cinco años se ha avanzado en algunos temas, como la construcción de infraestructura habilitante, la focalización de recursos de fomento productivo o el desarrollo inmobiliario en Chillán, sin embargo, también se reconocen desafíos clave en materia de construcción de embalses, conectividad digital, transmisión eléctrica y completar la instalación del aparato público, entre otros.

Los números muestran una mejora en indicadores relevantes, como el PIB, el número de empresas, las conexiones fijas a internet, las exportaciones y la tasa de pobreza, pero también ubican a Ñuble como la región con la mayor incidencia de pobreza del país y con los ingresos más bajos.

Avances

En ese contexto, el presidente de la Cámara de Comercio de Chillán, Alejandro Lama, valoró que la creación de la región también permitió conocer información relevante sobre la economía regional, como los niveles de pobreza, el crecimiento del PIB o el comportamiento de las exportaciones.

“Veo cambios en varios ámbitos. Primero, que, al ser región, pudimos observar una gran inversión inmobiliaria en la capital regional, cosa que antes no se había visto. Segundo, las autoridades que toman decisiones mucho más cercanas a todos los sectores productivos, en comparación con la situación de antes, en que había que ir a Concepción con todo lo que eso implica; eso hoy día no sucede, los tenemos mucho más cerca, están mucho más conscientes de los problemas que nos aquejan”, afirmó.

Lama acotó, sin embargo, que “desde el punto de vista administrativo, creo que todavía hay puntos que resolver, sobre todo, el tema de destrabar algunas situaciones donde todavía no cuentan con el personal suficiente para que funcionen bien las seremías y los servicios públicos, sobre todo, cuando se piden permisos. Creo que ahí todavía hay una demora que hay que solucionar”.

Desde el punto de vista económico, el dirigente gremial expuso que, “sin duda que la llegada de mayores recursos para las región ha significado inversiones en vialidad, en pavimentación de caminos, y sobre todo, lo más importante, que nos dimos cuenta de la pobreza que significa Ñuble, gracias a que ahora tenemos datos propios, y que nos han confirmado además, la percepción que teníamos ya en el año 1997, cuando levantamos la voz como gremio para que Ñuble fuese región, de que había muchas falencias”. En esa línea, sostuvo que “hay mucho camino por recorrer todavía, pero en mejores condiciones que antes, porque ya no tenemos que ir a Concepción a comentar nuestra situación. Y eso nos va a ayudar a trabajar mucho más, en el tema eléctrico, por ejemplo, nos dimos cuenta de la precariedad en que se encuentra la transmisión; o en el tema del agua, en que tenemos la necesidad de contar con embalses dada nuestra mínima capacidad de almacenamiento”.

Trabajo por hacer

Por su parte, Carlos González, presidente de la Asociación de Agricultores de Ñuble, planteó que, “Se han notado cambios, es indudable que hemos avanzado en estos cinco años, pero también noto que no ha sido con la celeridad, con la rapidez que, a lo mejor, todos esperábamos y con las necesidades que tiene una región como Ñuble. Creo que ahí tenemos una tarea de todos, tenemos que hacer la pega, cada uno en el nivel que le corresponde, porque esta región tiene mucho más que avanzar, tiene que avanzar a pasos agigantados, y para eso necesitamos que todos nos coloquemos detrás de este desafío, que dejemos los individualismos, todos a trabajar sin colores de ningún tipo, solo pensando en que nuestro objetivo es Ñuble región, sacarla adelante, que sea una región dinámica, potente, fuerte, que salgamos de los lugares que estamos, porque siempre digo que Ñuble no tiene por qué estar donde está, Ñuble es una región rica, rica de recursos, rica de seres humanos, rica de emprendedores, de grandes trabajadores, por lo tanto, nosotros tenemos que estar dentro de las cinco o seis regiones más ricas de este país, pujante, creciendo y sacando adelante todos los dramas que tenemos”.

Precisó que observa avances en materia de seguridad, de apoyo a pequeñas empresas a través de herramientas de fomento, pero también admitió que en el sector agrícola esos avances no se perciben con la misma intensidad: “creo que ha sido el sector menos beneficiado, habría sido un tremendo impacto que La Punilla y Zapallar hubieran estado completados hace mucho tiempo”, aseveró.

No obstante, el timonel del agro comentó que “la región no ha terminado de instalarse, tenemos servicios en que falta un poco más de implementación, de recursos, de personal, para que puedan ser más eficientes y puedan hacer la pega más rápido”.

“Yo tengo la confianza plena en nuestras autoridades, que van a hacer un análisis profundo y ver por qué no hemos avanzado más y en base a ese diagnóstico, ponernos a trabajar. Y por el lado político, nuestros parlamentarios tienen que ponerse las pilas, dejar sus rencillas de lado (…) Ellos tienen que tomar la posta, tomar los desafíos de la región y trabajar para lo que fueron electos y sacar leyes en el congreso que beneficien a la región de Ñuble y qué menos decir a la vuelta a la esquina tenemos el agua y la energía, hay dos cosas clave para que esta región llegue a ser una gran región. Y ahí es donde nuestras autoridades y nuestros parlamentarios tienen que hacer la pega”, agregó González.

Inversiones

De igual forma, Ricardo Salman, presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) Chillán, planteó que “la transformación de Ñuble en región ha tenido un impacto significativo en la dinamización de nuestra economía local. Esto se debe, en gran medida, al aumento de los presupuestos asignados por los ministerios sectoriales, en particular, el Ministerio de Vivienda y el Ministerio de Obras Públicas. Desde 2018 hasta la fecha, hemos sido testigos de un crecimiento sustancial en estos presupuestos. Para el Ministerio de Vivienda, el presupuesto ha aumentado de $6.700 millones en el 2019 a $167.850 millones en 2023, mientras que, para Obras Públicas, ha pasado de $26.896 millones en 2018 a $110.627 millones en 2023”.

Salman apuntó que “este aumento presupuestario ha tenido un impacto directo en nuestra región. Nos ha permitido participar en el plan de emergencia habitacional con una ambiciosa meta regional que busca entregar 6.500 viviendas subsidiadas durante estos cuatro años de gobierno. Si bien esto representa un avance significativo, también reconocemos que aún queda un desafío importante por delante, ya que 24.000 familias siguen postulando para viviendas en propiedad y otras 7 mil buscan subsidios de arriendo”.

Destacó, además, que “el incremento en el presupuesto del MOP ha agilizado las inversiones en infraestructura clave para nuestra región, especialmente en puentes y caminos. Estas inversiones son fundamentales para ampliar la producción agrícola en nuestra región, lo que, a su vez, ha generado más empleos. Además, estas inversiones están permitiendo la producción agrícola con un mayor valor agregado y empleo de mayor calidad”.

“A pesar de estos avances -reflexionó el dirigente gremial-, todavía enfrentamos desafíos importantes, como la necesidad de mejorar la transmisión de energía para impulsar el desarrollo industrial y agroindustrial, así como la construcción de embalses para aprovechar un mayor territorio y crear oportunidades para los pequeños agricultores”.

El líder de la CChC Chillán agregó que, “un efecto positivo e inmediato de nuestra transformación en región ha sido la respuesta positiva del sector privado, con un aumento significativo de las inversiones. Esto, a su vez, ha contribuido a reducir la tasa de pobreza en nuestra región, pasando del 16,1% en 2017 al 12,1% en 2022. En última instancia, la reducción de la pobreza es una consecuencia directa de la inversión, el progreso y el desarrollo económico de nuestra región y sus habitantes”.

Gestión de recursos públicos

Al respecto, el seremi de Economía, Erick Solo de Zaldívar, manifestó que “la creación de la región de Ñuble ha dinamizado la economía regional de varias formas. Al convertirse en una región independiente, Ñuble ha obtenido mayor autonomía y capacidad de gestión en temas económicos, lo que le permite tomar decisiones ágiles y adaptadas a sus necesidades específicas. Además, al contar con una identidad propia y una administración regional enfocada en el desarrollo de Ñuble, se ha fortalecido la promoción de sus recursos y potencialidades económicas. Esto ha generado un mayor interés y confianza por parte de inversionistas y emprendedores, quienes ven en Ñuble un lugar propicio para establecer y hacer crecer sus negocios. Es más, ya se han establecido inversiones que planean expandirse, debido a las ventajas de ubicación estratégica y seguridad que ofrece la región”.

El seremi añadió que “la creación de la región de Ñuble también ha permitido una mayor focalización de los recursos públicos y programas de apoyo hacia el desarrollo económico local. Se han implementado políticas y acciones específicas para potenciar sectores productivos clave de la región, como la agricultura, la agroindustria, el turismo y la industria forestal. Además, se enfrentan importantes desafíos, como la diversificación de la matriz productiva, la calidad del empleo y el cuidado del medio ambiente”.

“Parte importante de estos desafíos -continuó Solo de Zaldívar-, van muy de la mano con poder avanzar en potenciar la infraestructura de transmisión eléctrica en la región de Ñuble, para lo cual el Gobierno ya trazó una hoja de ruta. Dentro de inversiones estratégicas destaco, por ejemplo, la fibra óptica. Esta es una inversión regional qué permitirá a las mipymes tener mayores facilidades para sus proyectos y mejorar la conectividad digital en zonas turísticas de interés”.

Fomento al emprendimiento

En esa misma línea, la directora regional de Corfo, Macarena Dávila, subrayó que “sin duda, fue un tremendo paso convertirnos en región. En términos de cifras, por ejemplo, en 2022 Corfo Ñuble colocó $3.726 millones, que corresponden a un 70% más respecto de 2019. En términos estratégicos, hemos definido con una mirada mucho más local y pertinente dónde poner los recursos. Estamos trabajando para fortalecer sectores donde tenemos un gran potencial, como son el enoturismo y turismo aventura; hemos puesto mayor énfasis en la innovación en el agro, con proyectos de transferencia tecnológica para empresas que trabajan con avellanas, arándanos y castañas, entre otros productos; también estamos sentando las bases de una industria en el sector creativo; apoyando proyectos de fortalecimiento del ecosistema de emprendimiento, como son aquellos que permiten la instalación de coworks, incubadoras y red de mentores que están a disposición de emprendedores y pymes; y también proyectos de formación que mejoran la competitividad de las empresas en áreas como la digitalización, modelos de negocios y sustentabilidad”.

Dávila mencionó, además, que “considerando una de nuestras principales vocaciones productivas, que es el sector agroindustrial, Corfo ha puesto a disposición sus metodologías que fomentan la asociatividad moderna, a través de sus programas de redes, que permiten a las empresas incorporar nuevas tecnologías y ser más competitivas para mercados internacionales”.

“Si bien algunas estrategias toman tiempo -reconoció la directora de Corfo-, también es importante destacar que ahora como región podemos apostar por sectores que agregan más valor en procesos y productos, dan empleo y tienen pertinencia territorial, como es la construcción de viviendas industrializadas, que será un gran desafío y oportunidad para Ñuble”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top