Close
Radio Radio Radio Radio

Convergencia Social, el partido del Presidente electo, alcanza los 500 militantes y se legaliza en Ñuble

Mauricio Ulloa

Antes de las elecciones presidenciales, Convergencia Social (CS), partido que buscaba legalizarse en Ñuble, contaba con alrededor de 360 militantes inscritos, número en el que sin duda influyó la recolección de firmas para la inscripción de su candidato, Gabriel Boric, a primarias.

Pese a que no era una cifra menor, aún estaban al debe después de la segunda vuelta, pues la ley les exige 500 militantes a las colectividades para poder constituirse en una región. Sin embargo, tras el amplio triunfo de Boric, y el trabajo territorial desplegado tras la campaña, CS superó el medio millar de firmas, y hoy ya es uno más de los partidos legalmente constituidos presentes en la Región de Ñuble, con un piso mínimo de apoyo, lo que constituye un simbolismo; capacidad para presentar sus propios candidatos sin tener que ceder o negociar, y financiamiento para poder contar con un espacio propio y efectuar trabajo de difusión.

“Convergencia Social, que es un partido socialista, feminista y libertario, comienza en Ñuble en 2019, año en que hubo un cisma al interior de la colectividad, por la firma del Acuerdo del 15 de noviembre. Eso generó tensión, y la mayoría de la militancia activa se retiró del partido. Fue el año pasado cuando reactivamos el partido, con el impulso de las primarias y las elecciones presidenciales”, sostuvo el ingeniero comercial y académico de la UBB, Héctor Garrido, uno de los coordinadores regionales de la colectividad, que mantiene una estructura paritaria.

En la otra coordinación se desempeña la periodista del Serviu a nivel local, Valentina Pradenas, quien resalta la heterogeneidad de la militancia a nivel local.

“Si bien contamos con muchos jóvenes, también se han sumado personas que vienen con un bagaje político y activismo en otros partidos u organizaciones. Lo otro destacable es que no solo contamos con militantes en Chillán, lo que nos motiva, porque sabemos que más adelante tenemos el desafío de formar comunales, ojalá, en toda la región”, afirmó.

La coordinación paritaria fue algo que surgió en Ñuble, “porque nosotros estamos en una reforma de estatutos, y en ella se están probando diversas formas de organización. Como somos un partido feminista, pensamos en esta alternativa”, planteó Garrido, a lo que Valentina Pradenas se sumó.

“Ha sido super valorado, y nos ha hecho llegar de una forma más amigable hacia los militantes, para que comprendan el rol de las mujeres en los partidos”, dijo.

Relegitimar la política

“El sentimiento anti política no es tan generalizado como se cree. Luego del resultado de la Constituyente me sorprendí bastante, y comprendí que la ciudadanía hace tres diferenciaciones: los partidos tradicionales, los nuevos partidos y el mundo independiente. Y en ese sentido, creo que tenemos una oportunidad importante de relegitimar la política, porque la gente nos está dando un voto de confianza y una oportunidad”, sostuvo Héctor Garrido.

Valentina Pradenas también destacó que el hecho de encabezar el gobierno a partir de marzo es un gran desafío.

“Sabemos que van a estar todas las miradas volcadas hacia este nuevo gobierno, pero creemos que tenemos las competencias, las voluntades y las ganas de sacar adelante esta tarea para poder dar cumplimiento al programa de gobierno de Gabriel (Boric), llenar las expectativas de la gente y evitar lo que más se pueda la comisión de errores que se han dado anteriormente”, dijo.

Héctor Garrido agregó que en CS confluyen historias de vida de muchas personas que han sido militantes de la época del movimiento estudiantil. “Tenemos compañeros que pertenecieron a la Izquierda Libertaria, a la Fuerza Universitaria Rebelde, de Revolución Democrática, del PS. Si bien somos un partido nuevo, hemos comenzado bastante empoderados porque hay historias de vida detrás. No es que todos estemos aprendiendo recién , a pesar de nuestra juventud”, aseveró quien precisamente militó anteriormente en Revolución Democrática.

Instalación

Sin duda, el proceso de instalación en la región será el primer examen de CS en Ñuble.

“Gabriel Boric ha dicho que no quiere repetir ciertas prácticas que estaban enquistadas en los partidos tradicionales, como por ejemplo, el rol de los parlamentarios en la distribución de cargos, sobre todo en una instancia como ésta. Se nos ha encomendado lograr el mayor consenso posible al interior de Apruebo Dignidad, y ésa es la propuesta que vamos a presentar. La última palabra, en todo, caso, la tendrá el Presidente”, sostuvo Héctor Garrido, quien destacó que el proceso tiene varias etapas.

“Primero está el triunfo de Gabriel Boric, en que hubo un rol de Apruebo Dignidad y de un mundo ligado a la ex Concertación. Pero también hay 1.330.000 votos que se sumaron en la segunda vuelta que corresponden al mundo independiente, por lo que estamos evaluando si tendremos conversaciones con el mundo de la ex Concertación. Lo que sí nos tiene entusiasmados, y creo que hay consenso en AD al respecto, es que incluiremos a los movimientos sociales. No solo habrá militantes de AD en los nuevos cargos locales, sino que queremos darle espacio a los movimientos sociales”, aseveró, agregando que los nombres locales podrían estar pronto, una vez que se conozca el gabinete ministerial.

Valentina Pradenas agregó que dichas organizaciones trabajaron ya con ellos durante la campaña.

“Nosotros nos relacionamos con el mundo feminista, con gente del ámbito mediambiental, por lo tanto, sabemos que hay personas capacitadas en todos los frentes que nos pueden colaborar en este proceso de instalación. Nos preocupan también los amarres de última hora del actual gobierno. Ojalá que se actúe de buena fe y no se entorpezca el proceso de instalación”, manifestó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top
https://www.ladiscusion.cl/feed/rss/