Close
Radio Radio Radio Radio

Campeón de tenis adaptado podría perder su pierna tras una tromboflebitis

El destacado campeón de tenis adaptado, Eduardo Pérez, nacido en Mulchén, pero radicado en Chillán, ciudad a la que ha representado con apoyo de la autoridad local y la empresa privada, en más de una ocasión, fue nominado por www.revistatenis.com como uno de los mejores exponentes de la temporada.

Esto, por sus logros representando a Chile en diversos torneos. Pérez ha sido campeón nacional de tenis adaptado en Coquimbo, el 2019 fue tercero en el Torneo Internacional de Houston 2018 y el año pasado en Estados Unidos, logró un doble título en singles y dobles.

“La gente tiene que votar por mí en la revistatenis.com así que ojalá pueda ganar la votación hasta el 30 de diciembre y así podré asistir a la gala”, detalla Eduardo, quien sufre de una discapacidad en su extremidad derecha, pero pese a la cual, brilla en la arcilla con su derecho y despliegue.

“Puedo perder la pierna”

Sin embargo, la alegría de esta nominación, no se compara con la preocupación que lo embarga tras sufrir una tromboflebitis (inflamación de una zona del cuerpo debido a un coágulo en la sangre), que su pierna izquierda, la que podría perder si no se somete antes de fin de mes a una cirugía de várices.

“Este año estuve parado, me dio una trombosis a la pierna. Se me puso roja la pierna. Me vio un cirujano vascular y me dijo que tenía que operar el 30 de diciembre de las dos piernas porque me puede venir una trombosis y ahí incluso puedo perder la pierna”, relata Pérez, quien por esta dolencia y la pandemia, prácticamente no pudo entrenar tenis.

“Recién tomé la raqueta ahora en diciembre, para moverme un poco, pero no puedo forzar mucho la rodilla, no puedo tener piques rápidos. Ahora estoy esperando para que me operen en el hospital”, enfatiza el tenista que también ha ganado roce internacional disputado torneos en Suecia y Japón.

Eduardo Pérez, quien trabaja en un servicentro en Avenida O’Higgins, revela que heredó las várices de su madre y que ahora se han transformado en un problema de salud que puede truncar su carrera como tenista adaptado.

“En la pandemia, como no pude entrenar, engordé un poco y ahora con la trombosis, no he jugado, hace poco tomé la raqueta, porque estuve como tres semanas con las piernas en alto. Las várices las heredé de mi madre, pero ojalá que 15 días después de la operación pueda entrenar”, asegura Eduardo, quien llama a la familia del tenis chillanejo, a votar por él para que, pueda cerrar con una alegría el nefasto año 2020.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top