Close
Radio Radio Radio Radio

Biblioteca de Quillón reabre sus puertas tras dos años de cierre: hay cerca de 5 mil libros

Cerca de 5 mil libros y cinco computadores forman parte de las nuevas instalaciones de la nueva biblioteca municipal de Quillón, que reabrió sus puertas tras dos años de receso, producto de la pandemia.
El inmueble se trasladó de su antigua ubicación, frente a la plaza de armas, y fue emplazado en avenida O’Higgins, donde recibirá a los amantes de la lectura y a quienes quieran aprender computación, ya sea niños, jóvenes, adultos o adultos mayores.
“Estamos muy felices de participar de la reapertura de nuestra biblioteca municipal, algo que era necesario, luego de haber cerrado por covid. Sin embargo, ya hemos podido retornar a la presencialidad. Sabemos que la nueva ubicación de la biblioteca no es del agrado de la gente, pero tuvimos que escoger un lugar que cumpliera con la normativa exigida por la autoridad sanitaria y que también fuera cómodo y acogedor. Y creemos que este lugar cumple con todas las exigencias para que nuestros vecinos y vecinas puedan ocuparlo sin problemas”, indicó el alcalde Miguel Peña.
En el frontis de las nuevas instalaciones, se realizó la ceremonia de inauguración, encabezada por el alcalde Miguel Peña y que contó con la presencia del seremi de Educación, César Riquelme, el director del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural Ñuble, José Pedro Urzúa, y el coordinador regional de Bibliotecas Públicas, Pablo Mardones.
“Es muy importante para nosotros como Dirección del Patrimonio, dependiente de la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, que este espacio vuelva a existir. Estuvo mucho tiempo parado por efectos de la pandemia y hoy tenemos este espacio renovado que es de mucha calidad y muy acogedor, y consideramos que es clave que Quillón vuelva a tener su biblioteca. Esta biblioteca es parte de una red de 25 bibliotecas públicas coordinadas y que son parte de nuestro trabajo, que es generar la integración y el trabajo en común de las mismas”, explicó el director del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural Ñuble, José Pedro Urzúa.
Dos años estuvo cerrada la biblioteca municipal, una verdadera eternidad para los amantes de la lectura. El sitio tranquilo tornó su silencio ensordecedor y sus libros extrañaron el cosquilleo de dedos humedecidos.
Durante 19 años funcionó asentada en la calle 18 de Septiembre, frente a la plaza de armas. Y anteriormente, desde su creación y por 26 temporadas, estuvo situada en lo que actualmente es la Oficina de Turismo y Cultura de la municipalidad, alimentando a varias generaciones, hambrientas de lectura y conocimiento.
Una de ellas es Elizabeth Gallardo, quien a sus 90 años, era una asidua visitante de la biblioteca y ya había leído gran parte de sus ejemplares.
La pandemia la alejó de su gran pasión, adquirida desde que leyó su primer libro a los siete años.
“Me inscribí en 2017 en la biblioteca y desde ahí he llevado libros a mi casa, por la confianza que me tienen. Me llevaba tres libros para no ir tan seguido. A los siete años aprendí a leer y mi padre me compró libros de cuentos y de ahí que no he parado. Sufrí harto con el cierre de la biblioteca y tuve que ir a un kiosko a buscar colecciones de distintos autores. La biblioteca es uno de los lugares donde uno más puede aprender, porque ahí hay de todo. Yo le aconsejaría a los niños que dejen un poco el celular y tomen un libro”, contó la lectora.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top