Close
Radio Radio Radio Radio

Ventas de supermercados confirman que el consumo se desacelera

Las ventas de supermercados en Ñuble anotaron una fuerte caída real de 17,8% en mayo, en comparación con igual mes de 2021, según informó el INE, cuyo boletín también mostró una baja real de 8,4% respecto a abril de 2022.

Desde febrero de 2021 que no se registraba una reducción en la región, aunque la magnitud de la caída no se había observado desde que se tiene registro (2014). De hecho, en diez de los últimos 12 meses el Índice anotó expansiones de dos dígitos.

Para esta medición se consignaron 31 supermercados, que totalizaron ventas por $23.652 millones.

La variación está en línea con la tendencia nacional, que promedió una caída de 14,4% en 12 meses.

En el acumulado, las ventas en los primeros cinco meses del año muestran un alza de 5,7% en comparación con enero-mayo de 2021.

Desaceleración del consumo

Estos resultados confirman el inicio de la desaceleración del consumo en la región, tal como está ocurriendo en el resto del país, con distintos matices, según manifestó el académico de la Escuela de Administración y Negocios de la Universidad de Concepción (EAN UdeC), campus Chillán, Dr. Mauricio Oyarzo Aguilar.

“Es evidente que estamos observando una desaceleración en el consumo a nivel nacional, y esto tiene matices en cada localidad, algunas se van a desacelerar más rápido que otras, porque cada realidad es diferente”, afirmó.

El docente recordó que muchas de las ayudas que se dieron entre 2020 y 2021 y los retiros de las AFP fueron, principalmente, lo que incidió en la mayor demanda de bienes de consumo, lo que se graficó, por ejemplo, con las ventas de automóviles. “Todos esos remanentes de recursos las personas ya se los han ido gastando y ahora estamos volviendo a la situación de prepandemia, o pre-ayudas, por eso vamos a empezar a ver que el consumo se desacelere” y se profundice aún más.

Oyarzo apuntó que en el escenario económico confluyen distintas variables que apuntan no solo a una desaceleración del consumo, sino que a una recesión técnica. “Por un lado, tenemos una caída en el empleo, el mercado laboral no es capaz de absorber a todas las personas que se salieron de la fuerza de trabajo durante la pandemia; por otro lado, la ralentización en el crecimiento económico, diferentes medidas apuntan a que las proyecciones de crecimiento se están ajustando a la baja; y como tercer punto, lo más probable es que en septiembre tengamos una recesión técnica y eso va a traer muchos problemas, más de los que ya tenemos, y obviamente todo eso va a incidir en el retroceso del consumo, y lo más probable es que esto siga, porque yo pienso que el Gobierno no va a repetir, por ejemplo, los IFE, como los conocimos”.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top