Close
Radio Radio Radio Radio

Participación en Ñuble alcanzó el 16% y superó la primaria de 2017

Cristian Cáceres

Una inédita alta participación a nivel nacional tuvieron las elecciones primarias de ayer, en las que participaron 3.142.512 personas, de acuerdo al reporte oficial del Servel, con un 99,98% de las mesas escrutadas, el número más alto desde que se realizan primarias legales, lo que representó un 21,39% del total de electores con derecho a sufragar (14.693.433).

No obstante lo anterior, al comparar el porcentaje con la participación en las primarias anteriores, se observa que la jornada de ayer no superó el 22,07% de las primarias de 2013, en las que triunfaron Michelle Bachelet y Pablo Longueira; pero sí mostró un aumento importante respecto de las primarias de 2017, en las que votó el 12,93%, con Beatriz Sánchez y Sebastián Piñera como vencedores.

En la región de Ñuble la participación fue bastante menor que a nivel nacional, pues ayer concurrieron a votar 67.744 electores, lo que representa un 16,08%, muy por debajo del 23,62% de las primarias de 2013, pero superior al 11,99% de 2017.

Las únicas regiones que superaron el 20% de participación fueron la Metropolitana (27,55%) y Valparaíso (22,02%).

A nivel comunal, en Ñuble solo Chillán superó dicho umbral, al registrar un 20,25% de participación, seguido de cerca por Chillán Viejo (19,44%). En el otro extremo, las menores tasas se observaron en El Carmen (9,76%) y Trehuaco (9,98%).

Esperanza de cambios

Respecto al aumento de votantes en esta elección, el analista y académico de la Universidad del Bío-Bío, Álvaro Acuña, sostuvo que “el principal factor es que esto es una progresión, es un reflejo de cómo la ciudadanía va creyendo más en la posibilidad de que existan esos cambios por los que salieron a marchar; la mayor participación que ha tenido Chile en política han sido las marchas del estallido social, que no fue un proceso formal, y eso no se veía reflejado en la participación en elecciones, pero hoy vimos que un conglomerado pequeño que representa a muchas personas que quieren, a través de la institucionalidad, generar estos cambios. Tal como decía Gabriel Boric, estas primarias son el reflejo de lo que se vive. Cuando analizábamos las elecciones pasadas, donde ganó Sebastián Piñera, decíamos que los jóvenes no se levantaron después que Beatriz Sánchez no pasó a segunda vuelta, y no sólo los jóvenes, todos aquellos que creían en ese proyecto. Y hoy ese proyecto va tomando mejor forma. Yo siento que se va viendo, a través de la institucionalidad política, que está tan demacrada y que la gente no quiere, se va viendo que hay esperanza. Los programas de gobierno presentados por los candidatos de Apruebo Dignidad eran buenos programas, que por lo menos reflejaban en el papel los cambios que la gente quiere”.

Acuña sostuvo que “también fue una buena votación para la derecha, que tenía más colectividades políticas, con RN y la UDI que son partidos grandes”.

En esa línea, el profesional apuntó al papel que tuvieron los jóvenes en las cifras de participación. “Cuando se analizan los datos de la participación en la primera vuelta de 2017 y los comparas con la segunda vuelta, se observa que los jóvenes dejaron de ir a votar, porque no se sentían representados por Piñera ni Guillier. Entonces, yo creo que esa juventud del estallido social hoy ve la posibilidad de institucionalizar las demandas del estallido social”, lo que, dijo, tiene que ver con una mayor confianza de la ciudadanía, que ha visto la puesta en marcha de la Convención Constitucional, por ejemplo.

De esta forma, Acuña planteó que esta mayor participación también debiera proyectarse a noviembre próximo, cuando se realice la primera vuelta de la elección presidencial.

“Debiera ser alta, porque además de esto, no creo que los número de Apruebo Dignidad o de Chile Vamos bajen, y a eso se van a sumar los adherentes de la exConcertación, que también son un grupo importante”, expuso. “Al sentirse más representados, yo creo que los electores van a actuar en consecuencia”, añadió Acuña, quien pronosticó que la tendencia a la baja en la participación electoral que se venía registrando en las últimas elecciones se romperá.

Gente movilizada

La experta en marketing político y académica de la Universidad del Bío-Bío, Paulina Pinchart, recordó que hace algunos meses anticipó que el número de electores no cambiaría significativamente en estas primarias, pero sí la composición, “donde dije que esta gente que fue a votar ahora, más que ser jóvenes de la universidad o de colegios, es la gente que de verdad se movilizó en Santiago, en Concepción y también en Chillán, en esas marchas masivas de carácter familiar, quienes sentían que si estaban construyendo la historia de Chile, no la iban a querer dejar a la mitad. Lograron lo del 19 de octubre, donde comienza un rebelarse de las frustraciones de un grupo significativo e importantísimo de chilenos que va más allá de lo categorizado como la izquierda tradicional, y de alguna forma Gabriel Boric representa a esa gente que salió a la calle y que no está tan identificada con una visión de un partido político, sino que está identificada con su terrible realidad, esa gente fue la que le dio el triunfo a Boric y agrégale todos los UDI que votaron por él para que no saliera Jadue”.

En el caso de la participación en la primaria de Chile Vamos, Pinchart apuntó al rol de “la derecha progresista, la que no quiere a los UDI conservadores, porque hay mucha gente de derecha que es más progresista que el UDI clásico, y de alguna forma, para ellos Sichel representa una garantía de que no va a ser una derecha extrema”.

En ese sentido, reafirmó que “la gente que votó ahora es distinta, ahora se movió la gente joven, estoy hablando de personas de 30-40 años, que está cabreada de que sus padres se sacaron la mugre, que toda su vida trabajaron y siguen trabajando de jubilados y que no tienen lo mínimo que deberían tener, y también hay una derecha que ve esas realidades, y que no le parece, pero no está dispuesta a meterse la mano al bolsillo para arreglar estas desigualdades, yo creo que la derecha se fue dividiendo entre una que vive en su burbuja y una que baja a pasear a comunas de clase media”.

La académica sostuvo que además del estallido social como factor de esta participación, “existe un elemento adicional, que es el riesgo percibido, y el riesgo percibido de que ganara un comunista, dado un imaginario colectivo de los comunistas que comen guaguas, todavía queda de eso”.

Asimismo, reiteró que está presente el hastío tradicional con los partidos políticos, lo que explica la alta votación de Sichel.

La experta sentenció que los partidos políticos cada vez mueven menos gente, “por las visiones que tienen, por su ideología. En estas últimas elecciones, la gente, particularmente los más jóvenes, es más pragmática, y se mueve por causas, como la causa del agua, de los presos de la revuelta, de los sin casa, de los mapuches, y de alguna forma, quienes pueden mejor representar causas, en cualquier espectro, de izquierda o derecha, son los independientes”.

De cara a la elección de noviembre, Pinchart manifestó que los partidos tradicionales tendrán que adaptarse a nueva forma de hacer política, en torno a determinadas causas. “También va a depender de la cantidad de candidatos que haya y del papel que jueguen los independientes”, concluyó.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top