Close
Radio Radio Radio Radio

Los pro y contras de las alternativas que se barajan para darle continuidad al proceso Constituyente

Agencias

Los escenarios post plebiscito del 4 de septiembre han sido materia de amplio análisis en las últimas semanas.

Si gana la opción Apruebo, el camino está claro: se deroga la actual Constitución de 1980 y comienza a regir la nueva, la cual incluye un capítulo de normas transitorias que acompañarán la transición entre cartas magnas. Junto con ello, algunos sectores del Apruebo no descartan promover mejoras al texto propuesto, para lo cual se dispuso un quórum de 4/7 para reformas generales y 4/7 más un plebiscito para ciertos capítulos. En este último caso, si se alcanzan los 2/3, no sería necesario el plebiscito.

En tanto, si triunfa el Rechazo, no existe claridad respecto del camino que se tomará para redactar un nuevo texto constitucional.

Todo el procedimiento posterior a la votación del 4 de septiembre está regulado en el Capítulo 15 de la actual Constitución, el que se creó a partir del acuerdo del 15 de noviembre de 2019.

El artículo 142 de dicho capítulo precisa que “si la cuestión planteada a la ciudadanía en el plebiscito ratificatorio fuere rechazada, continuará vigente la presente Constitución”.

Es decir, no se contempla ningún mecanismo para iniciar un proceso constituyente inmediatamente después de un eventual triunfo del Rechazo.

Esto, porque el artículo 132 del mismo Capítulo 15 de la Constitución solamente normaba el proceso constituyente que se inició con el plebiscito de octubre de 2020.

Por esta razón, diversos personeros políticos han hecho sugerencias en relación a una “tercera vía”. Incluso el Presidente, Gabriel Boric, dio a conocer su postura al respecto.

“Chile votó de manera clara en un plebiscito que quiere una nueva Constitución, pero no votó solo esto, votó que quería una nueva Constitución escrita por un organismo especialmente electo para ese fin (…) De ganar la alternativa Rechazo, lo que va a pasar es que vamos a tener que prolongar este proceso por un año más, donde va a tener que discutirse todo de nuevo y partir de cero”, afirmó el Mandatario. En este caso, una nueva reforma constitucional que habilite un nuevo proceso constituyente debe ser aprobada tanto por la Cámara de Diputadas y Diputados como por el Senado.

Entre las alternativas que han surgido, están el realizar una nueva elección de convencionales constituyentes para constituir una nueva Convención Constitucional.

Otra idea es tomar el texto rechazado como una base para que el Congreso pueda realizarle modificaciones y redactar una nueva propuesta.

También se ha planteado el conformar una comisión de expertos y expertas que redacten una nueva propuesta constitucional.

“Reglas vigentes”

El rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, planteó recientemente en una de sus columnas que el Presidente Boric “está en lo correcto, por lo que establece hoy el texto constitucional”.

Peña afirmó que “existe un mandato de la ciudadanía (el resultado del plebiscito de entrada) que decidió contar con una nueva Constitución. Ese mandato (una verdadera obligación político-constitucional) no queda sin efecto porque el texto de la Convención se rechace. La obligación jurídica nacida del plebiscito seguirá pendiente”.

Eso sí, recalcó: “la única pregunta es cómo cumplirla. Y la respuesta se encuentra, si no se le modifica, en el inciso final del artículo 142 de la actual Constitución, donde se prevé la elección de una Convención y luego un plebiscito para el cambio constitucional. Y estas reglas son permanentes, no transitorias. No son reglas de una sola vez, sino reglas vigentes en tanto no se las derogue”.

“Órgano insigne”

La abogada y directora del Área Constitucional de Libertad y Desarrollo, Natalia González, no cree que se deba dejar de lado en un posible nuevo proceso Constituyente a “un órgano insigne y representativo de nuestra democracia, como es el Congreso. Hoy tenemos un Congreso recientemente elegido, con reglas de proporcionalidad, lo que lo hace representativo, y con mucha votación, por lo que yo no descartaría que este órgano también esté dentro de este ‘pool’ de alternativas que debieran barajarse para llevar a cabo un nuevo proceso constitucional”, afirmó.

En torno a la opción de una nueva Convención, planteó que son necesarias renovadas reglas. “Si es una nueva convención, revisemos entonces las reglas para no volver a tropezar con la misma piedra, porque creo que tenemos muchas lecciones que aprender del actual proceso”.

Comité de expertos(as)

Los partidos de Chile Vamos (UDI, RN y Evópoli) plantearon la idea de convocar a una nueva elección para que la ciudadanía elija entre distintas opciones para redactar una nueva Constitución, ya sea mediante una nueva Convención, el Congreso Nacional o un comité de expertos.

Respecto de esta última opción, la doctora en Ciencia Política y profesora del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, María Cristina Escudero, dijo a Radio U. de Chile que “los comités de expertos no es igual a una independencia absoluta, no pueden reemplazar una política previa. Sin perjuicio de que los expertos puedan jugar un rol muy importante, ayudando a las decisiones políticas”.

Agregó que “si se decide por un comité de expertos sería una instancia muy poco heterogénea, porque tienen un tipo de formación, pertenecen a las universidades, tienen esas visiones, que no está mal, pero no necesariamente ven todas las instancias, y menos si es que en un grupo la diversidad son las visiones políticas porque hay muchas otras cosas que se tienen que plasmar en un texto constitucional”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top