Close
Radio Radio Radio Radio

La huella de La Discusión

La Discusión de Chillán se fundó un 5 de febrero de 1870, treinta y cinco años después de la fundación del Chillán nuevo o Chillán moderno. Son los tiempos de la consolidación de la República, cuando Chile decide dar un giro y mirar hacia Europa, romper con la estructura de la cultura colonial y apostar por la inspiración de las luces europeas, especialmente francesas. No en vano, Chillán nuevo, en su cuarta fundación, había sido diseñado por un oficial napoleónico de apellido Lozier, de modo que es una prueba de esos nuevos aires y la primera ciudad republicana postcolonial.

En ese contexto nace el segundo diario de Chile, después de El Mercurio de Valparaíso. Y es el tercer diario del hemisferio sur. Fundar un diario en esos tiempos resultó un aporte formidable a la cultura local, incipiente en esos años, pero que explosionaría con inusitada fuerza en la primera mitad del siglo XX.

La Discusión de Chillán es testigo del desarrollo cultural y material de la ciudad y de la región. Sus páginas, de manera ininterrumpida, han registrado ese proceso.

Pero no solo ha sido testigo de ello, sino que un relator en primera línea y protagonista arraigado en la identidad de la ciudad y de la entonces provincia, hoy región de Ñuble. Desde su creación, bajo cualquier circunstancia, ha sido la principal fuente de información de los chillanenses. Desde la guerra civil de 1891, pasando por las dos guerras mundiales y el terremoto de 1939, La Discusión no solo fue quien mantuvo viva la llama de la información, sino que fue aquella ventana hacia lo que pasaba en otros mundos y en nuestro propio territorio asolado cada cierto tiempo por desastres naturales. Y la información en tiempos convulsos es fuente de vida y de esperanza hacia un futuro, por incierto que este parezca.

Chillán es una de las ciudades de Chile que tiene mayor cantidad de patrimonio tangible e intangible, lo que ha permitido una poderosa identidad regional. La Discusión es parte de ese patrimonio, es patrimonio intangible porque es historia viva de la ciudad y componente sustantivo de su identidad. Y es patrimonio tangible porque el edificio que alberga al histórico diario es parte relevante de patrimonio arquitectónico que emerge en Chillán luego de su quinta fundación, a partir del terremoto de 1939.

La Discusión de Chillán esta de cumpleaños, cumple 154 años, debemos ser agradecidos de su constancia y perseverancia, de su aporte nuestra cultura regional, de su apego a la libertad de expresión y a la búsqueda de la verdad, incluso en circunstancias adversas cuándo sufrió la censura luego del golpe de Estado de 1973.

Resulta difícil imaginar a Chillán sin nuestro diario, por lo mismo es la hora de brindar por él, porque brindamos por nuestra propia identidad, por nuestra propia historia y también por el futuro. Cuidar y preservar el patrimonio es escuchar los susurros del pasado para construir el porvenir, y La Discusión es pasado, presente y futuro a la vez. Porque tiene la magia del testimonio escrito, el que perdura por los tiempos de los tiempos, si los que nos nutrimos de ello somos capaces de proyectarlos al futuro. ¡Salud por La Discusión de Chillán!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top