Close
Radio Radio Radio Radio

ICVU demuestra deficiencias en dimensiones laborales y en el factor vivienda en Chillán

C.Cáceres

La reciente publicación de la investigación de los Indices de Calidad de Vida Urbana (Icvu) realizada en conjunto por la Pontificia Universidad Católica y la Cámara Chilena de la Construcción no sólo ayudó a establecer en la región de Ñuble, la necesidad de aunar fuerzas entre las municipalidades de Chillán, Chillán Viejo, San Carlos y Bulnes para que se decrete un área metropolitana en la zona, sino que dejó en evidencia algunos de los desafíos más importantes a resolver, especialmente en la capital regional.

El estudio, que considera seis variables de medición de calidad urbana (dimensión laboral, ambiente de negocios, condiciones culturales, conectividad-movilidad, salud-medioambiente y la dimensión vivienda-entorno) calificadas como bajo, medio bajo, medio alto y alto, pretende demostrar cómo una buena gestión pública de crecimiento urbano redunda en un mayor interés por parte del sector privado en invertir en las comunas que presentan mejores condiciones para la vida de sus vecinos.

Y eso, a su vez, es un alivio para los recursos estatales ya que es el mismo privado el que a su vez aporta la infraestructura, el empleo y el movimiento comercial que satisface las necesidades de sus habitantes.

En este estudio, que consideró para Ñuble las comunas de Chillán, Chillán Viejo y San Carlos, se demuestra que la capital regional ha ido mejorando en su calidad de vida merced de la mayor cantidad de recursos que recibe desde que se transformó en región. Hoy está dentro del 29% de ciudades que ofrece condiciones de vida evaluadas como “medio alto”.

Sin embargo, hay algunas variables que aún asoman con valores “bajo” como las condiciones laborales; y “mediano bajo” como la dimensión de vivienda y entorno.

LA DISCUSIÓN, conversó con directores municipales, con la Cámara Chilena de la Construcción y con los encargados de este estudio para conocer las razones de este “estancamiento” en esas áreas y cuáles serían las fórmulas para superarlas.

Y es en este camino que hay que comenzar por una explicación fundamentada en datos duros pero cuya exposición o mera referencia pública por parte de cualquier autoridad estatal sería un verdadero suicidio político para su carrera. Ninguno de ellos quisiera salir diciendo que se debe aumentar el número de contribuyentes para la ciudad.

Sin embargo esta es una de las principales causas en la lentitud con que la ciudad crece en materia de infraestructura según lo que expone Arturo Orellana, docente PUC, investigador y consultor senior en materia de gobernanza y planificación urbana en territorios y director del Icvu.

Orellana, quien además es un exasesor ministerio de Planificación y Desarrollo y del Minvu explica que en Chillán, “el 70% de las viviendas están exenta del pago de contribuciones, lo que no se ve en otras ciudades, por lo tanto el municipio no cuentan con una entrada de recursos propios significativos lo que limita la capacidad de respuesta frente a ciertas necesidades de desarrollo urbano”.

Descartando (no es necesario siquiera preguntar) que desde el municipio se decida cobrar contribuciones a más casas, la solución que sugiere el profesor Orellana es la de “comenzar a crear mejores ambientes de inversión. Si llegan más empresas, más personas a instalarse con sus marcas o negocios a la ciudad, sí habrá mayores rentas, más empleo y todo eso contribuye de manera directa la calidad de vida”.

Y para eso, lógicamente, se debe mejorar los aspectos más débiles de nuestra ciudad.

Descubrir el potencial oculto

El Icvu está basado en datos estadísticos provistos por entidades públicas, y su objetivo es medir el estado de situación en la producción de bienes y servicios públicos y privados.

La calidad de vida está determinada, a la vez, por las decisiones de sus estamentos públicos, donde los municipios juegan un rol relevante.

En la medida en que cada comuna tiene, por ejemplo, una dotación suficiente de comercio y servicio a través de la inversión privada, a los vecinos les permite no salir de sus ciudades, disminuir los viajes lo que contribuye al ahorro y a la calidad de vida.

Con estos preceptos a modo de introducción, Carlos Orellana explica que “el estudio tiene como objetivo entregar insumos para mejorar la calidad de vida de los habitantes, descubrir el potencial oculto. Refleja aspectos de nuestras ciudades que quizás no conocíamos en profundidad, nos invita a descubrir otras ventajas que tenemos que nos puedan significar un cambio significativo en nuestras vidas y nos puede dar enfoques distintos e innovadores en la búsqueda de soluciones”.

A su juicio, las administraciones municipales son claves, porque nos muestra cómo las decisiones adecuadas pueden marcar la diferencia en la calidad de vida en todos nuestros ciudadanos.

Según indicó el alcalde de Chillán Camilo Benavente, la capital regional tiene “grandes ventajas para convertirse en una ciudad atrayente para el desarrollo de negocios, pues posee una posición estratégica a nivel regional y nacional”.

Esta posición, destacó, “sin lugar a dudas se potenciará en el tiempo y eso lo vemos en los inversionistas que están presentando cada vez más proyectos de infraestructura para satisfacer las necesidades de una urbe que se potencia como articuladora de servicios”.

El director de la Dirección de Desarrollo Económico y Productivo de la Municipalidad, Renato Segura, indicó que “efectivamente la comuna de Chillán ha estado evolucionando y tomando efectivamente el rol de capital regional”.

Esto, expuso, “queda claramente establecido en el nivel de mejoramiento que ha tenido el Índice de Calidad de la vida. En particular Ñuble es una región nueva, no hay que olvidar eso, y Chillán como capital regional es la única ciudad urbana del territorio. Esto implica que frente al mayor peso del desarrollo económico que Ñuble vaya teniendo, Chillán va a ser el epicentro”.

Además, resaltó que “dentro del proyecto para generar una Zona Metropolitana que incorpora las comunas cercanas a Chillán, sin duda que Chillán va a seguir desarrollándose, va a seguir generando nuevos espacios para el emprendimiento, va a seguir generando un mejor ambiente de negocios”.

Segura, añede que “sumémosle a esto la llegada del tren rápido que va a poder conectarnos mejor y obviamente siendo una ciudad destino de vuelos comerciales y de carga, vamos a poder, además, tener esta posibilidad de poder desarrollarnos”.

Es por ello, que “tengo la convicción que el indicador de Chillán como Ambiente de Negocios debería seguir al alza en los próximos años superando sin dudas al actual que es bastante bueno, dado todos los factores favorables planteados y al crecimiento de la ciudad como eje de servicios, turismo, productividad y desarrollo en múltiples áreas del quehacer humano y empresarial”.

El alcalde Benavente, puso de relieve que “tenemos edificios de oficinas en construcción lo que habla de que Chillán podrá satisfacer las necesidades de empresas y entidades públicas que requieren espacios modernos para trabajar”.

Vivienda y entorno

Con respecto al informe del Índice de Calidad de Vida Urbana, en el que se indica que Chillán no mejora en el ítem de Vivienda y Entorno, la directora de Dirección de Desarrollo Comunitario (Dideco) de la Municipalida de Chillán, Zoraya Martínez, dijo que la situación se puede explicar por la diferencia entre demanda y oferta en la postulación a la casa propia.

“Creo que esto responde a la gran espera que han tenido los comité de vivienda en los últimos años, tiempo el que lamentablemente la política habitacional se ha estancado y no hemos tenido el tiraje de entrega de subsidios habitacionales, principalmente en viviendas sociales”.

Sin embargo, agregó que a través de Departamento de Vivienda se trabaja constantemente en la asesoría y conformación de grupos de personas que postulan a una casa, situación que actualmente contempla ayuda a más de mil familias.

La Municipalidad de Chillán, especialmente de la mano de actual administración, enfoca muchos esfuerzos profesionales para ayudar en la demanda de los comités de vivienda, es así como la fecha tenemos más de 1.200 familias ya ingresadas a Serviu, en colaboración con las entidades patrocinantes y de organización de la demanda, trabajando el protocolo de acceso a la vivienda. Lo anterior va de la mano con la política habitacional que se enmarca en el Plan de Emergencia Habitacional que impulsa el Ministerio de Vivienda y que ha alineado a todos los actores, incluida la Municipalidad de Chillán para canalizar demanda, focalizar esfuerzo y tener en el mediano plazo soluciones constructivas a la gran demanda habitacional que tenemos en Chillán y Ñuble”.

Abordando la temática del mejoramiento al entorno de villas o poblaciones u otros sectores de la comuna, la directora de Dideco agregó que existe un trabajo coordinado entre diferentes entes municipales y de la sociedad civil.

De todas formas, de acuerdo al estudio del Icvu, la tasa de hacinamiento en la capital regional y en Ñuble en general, es mucho menor al promedio nacional.

Esto, conforme al equipo investigador, obedece a que a diferencia de otras regiones, como por ejemplo, las del norte de Chile, “hay un crecimiento demográfico más bien moderado lo que es una ventaja si se considera que no hay tanta presión por una necesidad de infraestructura”, explicaron.

Dentro de las tareas pendientes para Chillán que se destaca en el estudio, están el aumentar las áreas verdes con mantenimiento, mejorar el gasto municipal por habitante, reducir las incidencias de asaltos y otros delitos y-hasta lo que había en 2022- aumentar la cantidad de inspectores y guardias.

Sin embargo, ya para inicios de este 2023, el municipio invirtió sobre mil millones en seguridad.

Se cuenta con una red de televigilancia que ya suma operativos con detenidos y delitos frustrados; y se cuenta con una inédita dotación de cerca de 60 inspectores municipales.

El factor pandemia en lo laboral

Conforme al Icvu, tras la pandemia y en estos primeros años de recuperación, prácticamente ninguna comuna del país pudo mejorar sus índices laborales respecto a los años anteriores a la llegada del coronavirus.

El profesor Orellana explica que “al ser las ciudades, fundamentalmente lugares donde hay mucha incidencia de las áreas de comercio y de servicios, se vieron muy afectadas por la pandemia, y aquí particularmente las comunas con vocación más turísticas y el rubro de restorantes, de distracción donde se notó mucho más las condiciones laborales, aunque esta condición no afectó tanto a Chillán, al menos no es la principal”.

Ricardo Salman, presidente de la Cámara Chilena de la Construcción de Chillán, añade que “la dimensión condición laboral se mantiene en un nivel bajo en Chillán, esta dimensión mide cinco variables en donde la variable con menos calificación o más baja corresponde al porcentaje de la población con pensión solidaria de vejez y le sigue el índice demora en crédito de consumo a 90 o más días”.

El valor de estas variables significa en el caso de la población con pensiones básicas solidarias es que en Chillán hay un porcentaje muy alto y en el caso del índice de mora. “La morosidad en Chillán es muy alta, y corresponde a un porcentaje de población con carencia de trabajo, aunque no hay mucha población en esta situación.

Otro aspecto que destaca es el porcentaje de población con subsidio único familiar y el porcentaje de personas inscritas en la municipalidad en busca de empleo, “que presentan números más altos indicando que hay un menor porcentaje que percibe el subsidio único familiar y también un bajo porcentaje inscrito en la municipalidad buscando empleo”, acotó.

Las tareas pendientes en esta materia son el fomentar que las familias no dependan solo de pensiones y becas solidarias, del subsidio único familiar, bajar los índices de mora en consumos por sobre 90 días y reducir la cantidad de personas con pobreza multidimencional.

Felipe Ahumada

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top