Close
Radio Radio Radio Radio

Gas natural: incertidumbre en su acceso a largo plazo juega en contra de su eventual uso para la calefacción

Víctor Orellana

Según estimaciones del Ministerio de Medio Ambiente (MMA), al menos el 86% de las viviendas del área urbana de Chillán y Chillán Viejo utilizan leña como principal fuente energética para calefaccionar y/o cocinar, alcanzándose un consumo de 170 mil metros cúbicos sólidos al año, con un uso promedio por casa de 3.521 kilogramos al año en la capital regional y 3.946 en la comuna histórica.

Las cifras del gobierno se basaron en el inventario de emisiones del año 2012 y fue un insumo importante para la elaboración del Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica (PPDA) de la intercomuna, vigente desde marzo del año 2016.

El documento indica que el uso del combustible vegetal es responsable de al menos el 93% de la saturación del aire por material particulado fino respirable 2,5 (MP2,5), el componente más nocivo para el ser humano que emiten como desecho los cañones de las estufas que combustionan biomasa.

[bg_collapse view=”button-orange” color=”#4a4949″ expand_text=”Leer más” collapse_text=”Menos” inline_css=”width: 100%” ]

Las razones del alto consumo del popular combustible, de acuerdo a lo explicado en el PPDA, se debe a factores como: alta demanda energética de las viviendas, sobre todo por poseer mala o nula aislación térmica; bajas temperaturas desde marzo a septiembre, periodo en que se concentra el uso de leña; el arraigo cultural presente en la población; disponibilidad local y su menor precio de venta comparado con el de otros combustibles como gas, petróleo, parafina y electricidad.

Con la descripción del problema y conociéndose los factores determinantes que año a año ayudan a que se repitan los altos niveles de polución en la intercomuna, el MMA fijó como meta en el texto de descontaminación reducir un 59% los niveles de concentración de MP2,5 con el objetivo de que Chillán y Chillán Viejo salgan de su actual estado de saturación.

Desde la puesta en marcha del PPDA intercomunal, autoridades y parlamentarios locales apuntaron a la necesidad de que el gobierno central atienda de una manera especial a la población de la zona saturada de Ñuble, a la que, afirmaron, se le debería entregar subsidios especiales para que usen gas en la calefacción domiciliaria y dejen de lado la contaminante leña; no obstante, la idea fue desechada por el Ejecutivo y prefirió seguir dando curso a una de las medidas estructurantes de su plan, el programa de recambio de calefactores.

En el séptimo año de ejecución del PPDA y ante el anuncio del Presidente Gabriel Boric de que se reactivará la importación de gas natural argentino, la máxima autoridad de la región, el gobernador de Ñuble, Óscar Crisóstomo, planteó la gran oportunidad que se le podría presentar a Chillán y Chillán Viejo si se promueve el uso de este combustible para la calefacción en otoño-invierno y así disminuir rápida y radicalmente la saturación por el uso y abuso de la leña.

“Para algunas comunas de nuestra región, que hoy están bajo un Plan de Descontaminación Atmosférica, sería bueno que se anunciara el subsidio correspondiente para que las familias pudieran emplear este tipo de energía y así contribuir al medio ambiente, bajar los costos y contribuir al plan”, detalló.

Óscar Crisóstomo apuntó sobre la necesidad de que nuevas iniciativas sobre el uso de gas natural que se piensen para la región del Biobío, también incorporen regalías por concepto territorial, teniendo a Ñuble como beneficiada.

“Cuando hablamos de equidad territorial nos referimos a que éste es un ducto que pasa por nuestra región y en el pasado no dejó ningún dividendo para los que utilizan gas natural en Chillán, que hoy en día son más o menos 3.500 viviendas y más de 170 empresas; por lo tanto, aquí se debe hacer justicia en esa materia y generar un subsidio y beneficio para las familias”, expresó.

La autoridad amplió la mirada y dijo que el nuevo escenario que se configuraría con el acceso al combustible limpio, daría un impulso a los municipios para establecer normativas locales que promuevan la construcción de conjuntos habitacionales y villas con red de cañerías para, entre otras cosas, calefaccionar las viviendas.

El entusiasmo de la autoridad apunta a que, con la masificación del uso del gas natural (y la respectiva extensión del tendido de tuberías) se logre una disminución importante en las cuentas, las que actualmente pueden llegar a superar los 250 mil pesos mensuales en el sector nororiente de la comuna.

Al respecto, el presidente de la junta de vecinos de la Villa San Miguel, Cristián Cortés, pese a contar con una conexión de gas natural para calefaccionar su casa, confiesa que no la usa por el alto gasto monetario que implica.

El dirigente social afirmó que por usar la calefacción con este combustible fósil tres veces por semana cinco horas cada día, una familia puede llegar a pagar hasta $110 mil, monto que llegaría a los $256 mil si se usa los siete días de la semana.

Cristian Cortés afirmó conocer casos de vecinos que, para evitar pagos excesivos, solo encienden la calefacción 15 minutos diarios para que se tempere el hogar, lo que resulta un pago mensual de $30 mil aproximadamente.

Incertidumbre

El optimismo del gobernador de Ñuble por la posibilidad que se le abriría a la intercomuna el contar con gas natural como fuente energética en reemplazo de la leña, se contrapone con los propios reparos que hace respecto a que aún se desconocen detalles del nuevo acuerdo internacional y por los antecedentes históricos que hablan de un incumplimiento argentino en el contrato de suministro el año 2004.

“Indudablemente que el tener disponible este combustible ayudaría mucho, lo que debería redundar en menos contaminación siempre y cuando este tratado sea a largo plazo y que no pase como la vez anterior y sea respetado”, explicó.

En esa misma línea, si bien autoridades locales y regionales admiten la importancia de contar con un sistema de calefacción basado en el empleo de gas por cañería, advierten la necesidad de eliminar todas aquellas dudas que harían poco factible el que por ahora se pueda ampliar el número de conexiones, administradas todas por la empresa Intergas y que suman 20 mil entre Chillán, Los Ángeles y Temuco.

El alcalde de Chillán Viejo, Jorge Del Pozo, comentó que debe tomarse en cuenta y analizarse todas las alternativas que permitan a la población cambiar la leña por energías más limpias y poco contaminantes; en tal sentido, recalcó que los esfuerzos públicos y privados son bienvenidos en su comuna, por lo que aplaudiría iniciativas de ampliar el trazado. Asimismo, añadió que si a esto se le suma que los precios serán justos, se estaría en presencia de una verdadera revolución, que abriría la puerta a una serie de acciones que hoy en día no se pueden ejecutar, por los estados de calidad del aire de Preemergencia y Emergencia Ambiental que se decretan permanentemente.

No obstante, enfatizó que todos los planes de desarrollo que apunten al cambio de la matriz energética domiciliaria en la calefacción, deben ir de la mano con las certezas jurídicas y comerciales que garanticen un suministro permanente y constante.

“En esa dirección, se debe trabajar en contratos a largo plazo que den fundamentos a las inversiones y que no nos hagan caer en incertidumbres constantes. Si queremos de verdad trabajar por un mejor medio ambiente y una mejor calidad de vida de quienes acá vivimos, debemos hacerlo con hechos, con acciones concretas, no con palabras de buena crianza y anuncios rimbombantes. El gobierno debe hacer su trabajo, la Subsecretaría de Relaciones Internacionales también y los empresarios cumplir con los contratos y dar estabilidad y constancia en la entrega y distribución”, opinó.

Como el gran sueño de la intercomuna y de otras ciudades con altos niveles de saturación por humo de leña, calificó el diputado Frank Sauerbaum la intención de que se pueda usar gas natural para calefaccionar hogares.

El parlamentario puntualizó que para hacer realidad esa idea, se necesitaría una extensión significativa de la red actual, lo que se lograría con una inversión millonaria que solo sería posible si es que se tienen contratos que perduren en el tiempo.

“Si hay una seguridad de que en el largo plazo, en los próximos 30 años, vamos a tener gas natural, claramente habrá empresas que van a querer invertir en una red mucho más amplia y que no sean solo los sectores más acomodados de Chillán los que tengan el servicio”, indicó.

Frank Sauerbaum, además de señalar que es optimista con lo que se plantea, advirtió que también es prudente, ya que anteriormente se vivió una situación compleja hace casi 20 años. En ese contexto, recordó y lamentó que no se hayan concretado planes como la termoeléctrica de Bulnes, desde donde se iba a distribuir gas para Ñuble y Biobío, lo que a su entender podría haber servido para masificar su consumo para la calefacción en lugar de leña.

Mientras se despejan algunas dudas que puedan existir en cuanto al nuevo acuerdo entre Chile y Argentina, el legislador precisó que el gobierno regional de Ñuble podría promover estudios preliminares sobre demanda y costos o hacer convocatorias a empresas privadas para que se interesen en elaborar proyectos para la zona.

Trabajo colaborativo

En referencia al anuncio del mandatario Gabriel Boric, el jefe de atención clientes de Intergas, Javier Rojas, aclaró que la firma está coordinando con las autoridades del Ministerio de Energía para definir los descuentos que se aplicarán a la brevedad a sus consumidores chillanejos.

El ejecutivo evitó pronunciarse de manera explícita sobre la idea de ampliar el sistema de ductos subterráneos en otros sectores de la comuna; no obstante, destacó que la calefacción con gas natural ha sido una ayuda efectiva para disminuir los gravísimos niveles de contaminación por humo de leña durante el invierno de Chillán, Los Ángeles y Temuco, ciudades donde tienen presencia como empresa.

Por su parte, el seremi de Medio Ambiente de Ñuble, Mario Rivas, aseguró que la cartera que lidera en la región junto a otras entidades, tienen la labor de promover alternativas más sustentables para mejorar la calidad de vida de las vecinas y vecinos de la intercomuna.

“En este trabajo en conjunto se deben evaluar diversos parámetros para que una estructura de este tipo (extensión de la red de cañerías) sea factible, considerando que el gas natural es uno de los combustibles menos contaminantes al momento de calefaccionar”, manifestó.

Mario Rivas recalcó que con la finalidad de disminuir los episodios de alta contaminación ambiental, su despacho y el Gobierno Regional están trabajando colaborativamente en el Programa de Recambio de Calefactores, el que efectivamente busca que las personas pasen de un combustible como la leña, a otro menos contaminante como el pellet o la electricidad (aire acondicionado).

El seremi anunció que pronto el MMA realizará una nueva convocatoria para la postulación a equipos de calefacción de la línea kerosene, al igual que otras alternativas que cada año se van evaluando para mejorar los niveles de saturación que hay en la intercomuna.

Texto: Jorge Chávez

[/bg_collapse]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top