Close
Radio Radio Radio Radio

“Diablos rojos” entrenaron con el aliento de sus hinchas y familiares

Federico Mateos juguetea con su perrita raza Golden Retriever, mientras su novia lo espera sentada en la cancha del estadio Nelson Oyarzún.

Bernardo Cerezo juega a la ronda con sus hijas, Matías Moya juguetea con su perro “Clifford” acompañado de su novia “Laly” y lo propio hacen los goleadores Alexander Aravena y Nicolás Guerra, amantes de sus “perritos”, quienes accedieron al césped del Nelson Oyarzún, de la mano de sus novias que siempre los han apoyado.

  [bg_collapse view=”button-orange” color=”#4a4949″ expand_text=”Leer más” collapse_text=”Menos” inline_css=”width: 100%” ]

Mientras tanto, en la galería norte y en la Tribuna Pacífico, un puñado de hinchas alienta al equipo que acaba de terminar su práctica en la antesala del duelo de este domingo, a las 16.00 horas, con Colo Colo, en Chillán, en el que el Rojo, con un empate, clasificará directo a la fase de grupo de la Copa Libertadores de América.

“Entrenamiento Solidario”, se denominó la actividad que convocó el municipio de Chillán y Ñublense, para que los hinchas pudieran presenciar la práctica, solo haciendo un aporte para la Teletón.

“Contento por la gente que vino. Ojalá que esto perdure en el tiempo, agradecer al municipio. Esta es la conexión que debe tener el club con la hinchada”, comentó Jaime García, DT de Ñublense.

“El partido del domingo es el que cualquier jugador sueña jugar, con motivación, más por lo que nos estamos jugando ante el campeón del fútbol chileno”, sentenció.

Con la ilusión a tope

“Creo que en este momento que estamos viviendo, es de todos, especialmente de la gente que está en las buenas y las no tan buenas y esto es una inyección anímica para poder gana el domingo y alcanzar el Chile 2”, comentó el zaguero central Rafael Caroca, uno de los mejores jugadores de esta temporada.

“Estamos agradecidos de toda la hinchada que siempre nos viene a apoyar y más ahora, que nos queda el último pasito. Nunca me imaginé que llegaríamos acá, nos queda el último paso, el gran objetivo”, recalcó Matías Moya.

“Es lindo poder compartir un rato con la familia, que la gente nos pueda ver entrenar y que todo el ambiente esté lindo. Vivir todo esto, es un sueño cuando uno mira para atrás. El domingo tenemos que hacer un partido intenso, no especular con el empate, vamos a ir por los tres puntos con mucha intensidad”, sentenció Federico Mateos, tras tomarse una foto con sus seres queridos y amigos del plantel al caer la tarde en el césped del “Mítico”.

El plantel de Ñublense destila unión, ilusión y está focalizado para lograr el sueño continental que anhela toda una región.

[/bg_collapse]

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top