Close
Radio Radio Radio Radio

Diablos Rojos entrenan a bajo ritmo tras medida del club

En medio de la crisis económica que generó el avance del coronavirus, Ñublense fue el primer club en Chile en acogerse a la Ley de Protección al Empleo, que le permitió suspender la relación laboral con sus jugadores y solo lo obliga a cancelar las cotizaciones previsionales, mientras los futbolistas recibirán el pago total de sus sueldos a través del seguro de cesantía, que el primer mes cubre el 70 por ciento, y al “aporte voluntario” que recibirán del club.

Tras la medida, los diablos rojos, que estaban ejecutando planes de trabajo diario a distancia, los que debían informar vía videos que enviaban a un grupo de Wattsapp, decidieron bajar las cargas y trabajar parcialmente esperando el pago de la totalidad de sus sueldos.

En el seno del plantel, al comienzohubo molestia por la decisión del club y algunos incluso, pensaron en tratar de finiquitar sus vínculos para marcharse de la institución y buscar una mejor fórmula.

Sin embargo, con el pasar de las horas, “no nos quedó otra que aceptar la medida, pero sí nos interesa que nos cubran el cien por ciento del sueldo”.

A media máquina

En medio de la espera y la tensión que generó el nuevo escenario, los jugadores del plantel decidieron bajar las cargas de trabajo a distancia o suspender la rutina planificada inicialmente para seguir laborando desde sus casas con sus rutinas, a la espera de que se confirme el pago de sus remuneraciones.

“O sea, se supone que queda a criterio de cada uno en un inicio, pero yo había hablado con Jaime (García) y se decía que iban a dar dos semanas al principio para no estresarnos con todo lo que significa estar entrenando en casa encerrado y además, con todo lo que se vive a diario con la contingencia, y de ahí se retomarían los trabajos para enviar los videos al grupo de Whattsapp. Al menos los porteros, seguimos haciendo algunos trabajos y se los enviamos al profesor Carrillo. Les enviamos algunas rutinas de repente porque seguimos trabajando de manera particular”, cuenta desde San Pedro de La Paz, el portero Miguel Jiménez.

El entrenador de Ñublense, Jaime García, reconoció que en este caso, “no podemos exigir al máximo a cada jugador, pues igual es entendible el nuevo escenario, en rigor, cada uno con su profesionalismo, hace lo que puede, hasta que todo vuelva a la normalidad”.

García espera que el pacto con la cúpula administrativa se cumpla y los funcionarios puedan recibir sus sueldos.

Los jugadores del plantel también esperan que el club cancele los 10 días de diferencia que quedaron de saldo ya que de acuerdo a la Ley de Protección del Empleo, cancelaron solo 20 días trabajados de marzo.

“Y eso que trabajamos hasta el 28 de marzo con los planes de trabajo a distancia que fueron planificados por el cuerpo técnico”, dijeron algunos diablos rojos, quienes esperan que el 15 de abril puedan recibir sus sueldos completos tras cobrar el seguro de cesantía y el aporte solidario del club.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top