Close
Radio Radio Radio Radio

“Creo que con el tiempo la cárcel será urgente sacarla de ahí”

Para el coronel Rafael Ruiz Fernández fue toda una sorpresa que la Dirección Nacional de Gendarmería lo nombrara para el principal cargo en Ñuble.

Esto porque tras una serie de pasos, y en distintos cargos, por Talca, Peumo, Santa Cruz, Chañaral, Puente Alto y Colina 2, “vuelvo a la tierra donde nací. Soy chillanejo y a los 19 años dejé la ciudad para venirme a la Escuela de Gendarmería y tras todos estos años, soy de la generación 94-95, jamás pensé que algún día me iba a tocar volver”, explica.

Su último paso fue Colina 2, una realidad completamente opuesta a la de Chillán, y que le hizo comprender que el principal obstáculo para realizar cualquier proyecto de reinserción o sencillamente para conducir un penal en paz, es el narcotráfico.

-¿Le llamó la atención que en la cárcel de Chillán hubiera que blindarla con una malla metálica de los lanzamientos de drogas?

-Bueno, esa es una realidad que en muchas partes va en aumento, más allá de los trabajos que se haga en conjunto con las policías, con Seguridad Ciudadana, y hoy eso es una complicación, porque tratar con internos bajo efectos de las drogas es realmente peligroso.

-Si es una realidad en aumento, ¿se puede anticipar a que pase en las cárceles de San Carlos, Bulnes o Yungay?

-Lamentablemente, y por un problema de recursos, siempre se espera que a pase algo para poder reaccionar. No es que seamos por naturaleza reactivos antes que preventivos, pero si somos honestos, en Gendarmería los recursos son siempre muy bajos y eso hace difícil administrar. Siempre dependemos de apoyos, como por ejemplo, los que puede entregar el Gobierno Regional, que por lo que he sabido, acá en Ñuble ha habido mucho.

-Usted ha sido director de logística y planificación. Bajo su experiencia, ¿hasta qué punto es un riesgo que la cárcel siga en el centro de la ciudad?

-Evidentemente no es lo mejor y creo que con el tiempo será urgente sacarla de ahí, porque hay que garantizar un bienestar a los internos y a los mismos funcionarios. Ya estamos en el 2021 y claramente, la casa se va haciendo chica. Hoy lo que tenemos es chico y los espacios no son los adecuados. Se requiere de complejos y unidades más grandes.

-Considerando la eterna oposición ciudadana, ¿cree posible que eso suceda?

-No puedo ser tajante y decir que sí o que no, pero sí creo que en la ciudadanía está muy arraigado lo que pasó en Colina 2, cuya periferia se pobló con tomas de familiares de internos, lo que terminó alterando la tranquilidad de la comuna. Pero hay muchas otras experiencias que demostraron que fue algo positivo.  Si se hace una buena elección del lugar y eso se acompaña con una buena política en los planos reguladores, no debería haber problemas.

-¿Cuáles son sus objetivos para este presente cargo?

-Seguir combatiendo el narcotráfico, buscar alternativas. Ya me reuní con mi general (María Teresa Araya) de Carabineros y conversamos sobre este tema. Y el otro tema que me interesa mucho es mejorar la calidad de vida de los funcionarios y de los internos. Las unidades penales de esta región no son muy grandes y son muy antiguas, hay algunas que incluso son de madera y debemos que garantizar la seguridad -por ejemplo- contra incendios, mejorar los espacios de habitabilidad, la población penal va creciendo pero los espacios, no”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top