Close
Radio Radio Radio Radio

¿Cómo llegamos a este histórico 4 de septiembre? Una revisión al pasado

El año 1925, cuando el Presidente Arturo Alessandri Palma convocó a un plebiscito para aprobar una nueva Constitución que cambiaría el régimen parlamentarista que estaba vigente desde la Revolución de 1891; en Ñuble no estaban dadas las condiciones para que la población votara.

En esa época existía el llamado ‘sufragio censitario’, que básicamente establecía una serie de limitaciones para que la comunidad acudiera a las urnas, de tal manera que solamente participaron los hombres mayores de 21 años y que supieran leer y escribir.

Casi 100 años después, el escenario es totalmente distinto. Al igual que en 1925, una crisis social y un profundo descontento generaron que la clase política debiera dar una salida democrática a las demandas, lo que dio pie, en 2019, al denominado “Acuerdo por la Paz Social y Nueva Constitución”.

Un largo proceso que incluyó un plebiscito de entrada y elección de convencionales constituyentes, y que hoy concluye -en lo electoral-, con el plebiscito de salida que definirá si las chilenas y chilenos aprobamos o rechazamos la propuesta de nueva Constitución, que reemplazaría al texto impuesto en 1980 por la dictadura.

Si bien hubo un plebiscito ratificatorio hace 42 años para dicha carta magna redactada por una comisión mandatada por la Junta Militar; aquella votación se efectuó sin registros electorales, por lo que su validez ha sido ampliamente cuestionada.

Hoy, todos los electores(as) mayores de 18 de años del país y los chilenos(as) en el exterior podrán pronunciarse respecto del texto construido durante un año por la Convención, un hito más que se suma a una historia Constitucional que si bien en un principio fue protagonizada por unos pocos, hoy incluirá a todas y todos.

image (8)
image (9)
image (10)
image (11)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top