Close
Radio Radio Radio Radio

Chillanejos relataron sus experiencias de votar en el Plebiscito

Mauricio Ulloa

Patricia, Eduardo, José y Betzabeth fueron parte de los más de 435 mil electores habilitados para sufragar en la región de Ñuble en el Plebiscito Constitucional de Salida. Más allá de la obligación del voto, expresaron que el deseo de cumplir con el deber cívico y ser parte de la toma de decisiones del país fue una de las principales motivaciones que los llevó a participar de este ejercicio democrático.

Patricia Reyes acompañó a votar a Maclovia Salgado, una vecina de Avenida Brasil y profesora jubilada de 95 años, quien a pesar de utilizar un bastón para caminar debido a sus dificultades de movilidad, asistió hasta la Escuela México para cumplir con su deber cívico.

Su cuidadora, quien trabaja hace 40 años en su casa, valoró la atención del personal a cargo del lugar de votación, ya que brindaron las condiciones necesaria para que pudiera ejercer su voto.

“Todo estuvo muy bien, Servel es un siete. Se dispuso una silla de ruedas, todo se movieron para que ella pudiera votar. Adaptaron un lugar para ella en el primer piso altiro. Vine en la mañana con mi mamá, de 78 años, es una organización muy buena para el adulto mayor. Los felicito. No esperaron nada, entre la ayuda de Carabineros y Servel, se portaron muy bien con el adulto mayor”, expresó Patricia.

A eso de las 15 horas asistieron a la Escuela México, donde el proceso fue expedido y rápido por las características propias de esta votación. A  la salida de sufragar, Maclovia, junto a patricia, fue trasladada por una trabajadora del Servel en silla de ruedas hasta su domicilio.

“Por su edad, le cuesta mucho para caminar y se cansa. Tiene un problema en sus piernas, ella no está postrada, pero sí se mantiene acostada por el frío más que nada. Ella utiliza bastón, pero para el regreso a su casa nos facilitaron una silla de rueda en el colegio. Ella asistió por el deber cívico, porque le gusta ser responsable y cumplir”, indicó.

Junto a su esposa y sus dos hijos, el chillanejo y vecino del sector de Jardín del Este, Eduardo Flores, asistió a votar al Colegio Concepción, donde destacó la importancia de participar y la fluidez en la atención.

“Es muy importante, porque al final va marcar un antes y después en el país, en el sentido en las condiciones que va transitar el país desde esta fecha en adelante. Es por eso que es muy importante la decisión que tomen los ciudadanos. Es un deber como ciudadanos esta obligación de sufragar, porque las decisiones son importantes. El voto obligatorio es una buena decisión”, enfatizó.

La pareja destacó que el local de votación designado hasta el cual llegaron en su auto particular, ha sido el más cercano a su casa.

“La verdad es que el horario fue totalmente estratégico, como tenemos un bebé con mi señora, primero hay que atenderlo a él para luego partir a cumplir con este acto. No hay nada de filas, ni la gente esperaba, la verdad es que fue súper expedito, una muy buena experiencia a diferencia de la anterior que fue la presidencial. En el ingreso había un poco de fila, pero siempre avanzado”, detalló.

José Sobarzo, vecino de la población Purén, ayudó a su madre, Betzabeth Neculmán Sanhueza, de 98 años, a ejercer el voto asistido debido a su escasa visión.

“Fue bien especial, nos preparamos con mi madre, porque le tocaba votar en la Escuela México y en la mañana nos organizamos, tomamos desayuno y me avisó que ya estaba preparada para votar. Nos atendieron bien, inclusive nos dieron un aplauso, porque ella tiene 98 años y yo le decía que quizás iba ser su última votación, así que vinimos, pero todo bien y tranquilo”, comentó José.

A juicio del vecino, este Plebiscito tiene un significado especial para los ciudadanos, argumentando que está de acuerdo que el voto sea obligatorio. “Se debe votar, porque todo va en beneficio de nuestro país, todo lo que podamos hacer que vaya en son de paz hay que hacerlo. Esta elección va ser tan importante para la generación que viene y me di cuenta que hay mucha juventud participando en esta votación y espero que los resultados sean beneficiosos para toda nuestra nación. La verdad es que el voto es una gran responsabilidad, pero nosotros los chilenos sino nos obligan a veces no hacemos las cosas bien. Como muchos aspectos de la vida tiene que ser una responsabilidad y una obligación”, destacó.

Su madre, Betzabeth Neculmán Sanhueza, quien tiene 10 hijos y vive con José, valoró su compañía y su asistencia al sufragar.

“Mi deseo es que en nuestro país reine la paz, la persona que va al frente de nuestro país sea valiente y lo ayude el señor, porque sin él no somos nada. Hay que prepararse para todo y tengo ganas de ir a votar pese a que mi vista está muy mala y no escucho casi nada, pero el deseo de mi corazón era venir a votar. Mi hijo me ayudó mucho, y en todo, porque yo no veo nada”, indicó.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top