Close
Radio Radio Radio Radio

Chillaneja es pionera en creación de empresa de base tecnológica universitaria

Cedida

“El año pasado postulamos cinco proyectos y no ganamos ninguno, pero jamás nos rendimos y este 2021 nos adjudicamos un Startup Chile y un Crea y Valida de Corfo. Además, ProChile nos podría apoyar en la internacionalización de la empresa”, sostiene Yessenia Vega Orrego.

Tiene solo 31 años y ya es gerente general de un emprendimiento muy especial para ella: Bioprotegens Innovations SpA, pues se trata de la primera empresa de base tecnológica universitaria (EBTU) creada en la Universidad de Concepción.

Una EBTU es una empresa en la que participa al menos un trabajador contratado por la Universidad y en la que se utiliza, a través del licenciamiento, tecnología generada en la UdeC, para llegar a su comercialización en el mercado.

Así, en 2019, la normativa de la Universidad permitió que Yessenia y su socio, el Dr. Ernesto Moya Elizondo, gerente de I+D+I en la empresa y director de investigación de la Facultad de Agronomía, UdeC, lograran este significativo hito en sus carreras, tras años de investigación para dar soluciones sostenibles al rubro agrícola.

“Perseverar y resistir”

Yessenia Vega es ingeniera agrónoma UdeC y candidata a magíster en ciencias agronómicas con mención en sanidad vegetal, es de Chillán, cuidad donde estudió y hoy trabaja para aplicar en la industria las largas horas de pruebas, ensayos y estudios.

Se trata de una tecnología licenciada, un bioestimulante que facilita el crecimiento de cultivos, reduce el uso de fertilizantes y disminuye las pérdidas. Una investigación que fue financiada en su primera etapa por el programa Valorización de la Investigación en la Universidad (VIU), de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, ANID.

Si bien ha recibido varios apoyos, cuenta que no hay que rendirse al primer o quinto rechazo, como fue su caso. Desde que era universitaria, el “ADN” emprendedor siempre lo tuvo, pero más bien por necesidad, levantaba pequeños emprendimientos de todo tipo para solventar sus necesidades. Años más tarde, a esa necesidad, se le sumó la curiosidad y oportunidad, al comenzar a trabajar en equipo junto al Dr. Moya, quien fuera su profesor y hoy, su socio.

Señala que ha sido muy gratificante liderar esta empresa, les ha ido mejor de lo que esperaban, y este año las cosas parecen marchar mejor que nunca, ganaron un Startup Chile y un Crea y Valida de Corfo. Además, están en conversaciones con ProChile para la internacionalización de la empresa.

-¿Cuáles fueron los principales obstáculos al iniciar el proyecto?

Comenzamos la empresa (2020) en plena pandemia, la burocracia que hay hoy en día para todos los procesos legales es tediosa y en la situación que hubo el año pasado más aún. Sumado a esto nuestro trabajo se desarrolla la mayoría del tiempo en terreno con diversas empresas por lo que teníamos que adaptarnos a cada uno de los protocolos internos de las empresas que visitamos.

Al mismo tiempo fue un año en que postulamos a varios fondos públicos donde ninguno fue aprobado, es difícil recibir un no, pero estamos conscientes que somos más científicos que nada, por lo que Corfo se nos hizo más complejo y hoy estamos muy felices, ya que este 2021 nos adjudicamos dos proyectos y las ventas de la empresa en el año 2020 fueron superiores a lo que habíamos pronosticado debido a la situación país.

-¿Y las ventajas o facilitadores para el avance de esta empresa?

En nuestro caso, uno de los principales facilitadores para lograr el desarrollo de la empresa de base tecnológica, fue la Universidad de Concepción, ya que a través de diversas entidades que hay en la universidad nos han entregado apoyo. De parte de Incuba UdeC que ha estado desde el momento en que esto era solo un proyecto, nos han entregado diversas capacitaciones que nos han permitido visibilizar de mejor manera nuestras debilidades en las cuales trabajamos cada día para mejorar estas áreas débiles que aún tenemos como empresa.

Por otra parte, la OTL UdeC nos ha entregado apoyo con la parte legal y, además en cada una de las postulaciones una de sus gestoras tecnológicas, Muriel Sandoval Latif, nos brinda el apoyo para mejorar la postulación. También la Facultad de Agronomía juega un rol importante ya que al ser una empresa de base tecnológica podemos acceder a cierta infraestructura que hoy nos permite operar como empresa de biotecnología agrícola.

-¿Qué consejo o reflexión le darías a alumnos de la UdeC que tengan la pasión e ingenio para conseguir lanzar sus emprendimientos de base tecnológica u otros?

Que si tienen una idea o inquietud por emprender lo lleven a cabo, es un camino difícil, pero emprender tiene muchas cosas positivas, conoces gente, desarrollas habilidades que jamás pensaste, puedes generar impacto en la sociedad y muchas cosas más. Lo único que deben hacer siempre es ser constantes, aunque reciban muchos no, como nosotros que el año pasado nos rechazaron cinco proyectos. Si nos hubiésemos rendido este año no estaríamos celebrando que nos adjudicamos dos proyectos que nos van a permitir el desarrollo de un producto que llevamos mucho tiempo trabajando para poder lanzar al mercado de forma masiva, creo que eso es lo más importante cuando uno emprende: persistir y resistir.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Leave a comment
scroll to top